Jueves 13 de junio 2024

Un grupo de personas toma la sede de la Apdhb y activistas apuntan a paralela del MAS



1467 vistas

Página Siete.- En una sorpresiva acción, aproximadamente a las 10:15 de este viernes, cerca de medio centenar de personas tomaron la sede de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), ubicada en la avenida 6 de Agosto de la ciudad de La Paz.

Los atacantes no quisieron identificarse ante la prensa, pero los activistas apuntan a Édgar Salazar, líder de la asamblea paralela afín al Movimiento Al Socialismo (MAS).

La vicepresidenta de la Apdhb, María Eugenia Cárdenas, denunció que las cuatro personas que se encontraban en los ambientes fueron sacadas por la fuerza.

Con engaños

Un testigo relató que aproximadamente a las 10:15 un grupo ingresó al recinto con engaños, pidiendo que se abriera un caso, pero grande fue la sorpresa cuando “se metieron” de forma rápida y procedieron a la toma.

“Se metieron querían que se les atienda un caso, les abrimos las puertas para que entren a la sala de reuniones y se metieron. No tenemos idea de quienes son las personas”, declaró a Página Siete.

Sin mucha esperanza, Cárdenas señaló que es improbable que los operadores de justicia asuman acciones por esta situación, debido a que Salazar es afín al MAS.

“Él es (de) una asamblea oficialista. No sé cuál va a ser la respuesta. Yo creo que los abogados más los miembros de la asamblea tendremos que tener una reunión y decidir qué se va a hacer, pero legalmente yo creo que todo está tomado, porque justicia no nos dan, la justicia va con ellos”, manifestó Cárdenas, en un contacto con Panamericana.

Al ser consultada sobre si Édgar Salazar participó de esta toma, Cárdenas respondió: “Sí él está”.

Cárdenas enfatizó que el proceso por el NIT que el Servicio de Impuestos Nacionales entregó a Salazar está vigente y advirtió que los documentos de propiedad de la Apdhb estaban dentro de las oficinas, al igual que otros casos de investigación.

“No me puedo identificar”

Las puertas de la Apdhb fueron cerradas y ninguna de las personas al interior quiso brindar una declaración respecto.

“No me puedo identificar”, dijo un joven a Página Siete que coordinaba el ingreso al recinto. El susodicho argumentó que no es una “persona pública”.

Una de las primeras cosas que hicieron los que tomaron la sede fue bajar del mástil una bandera, en medio de reproches de la gente que hace vigilia, según un video difundido por un periodista de este medio, desde el lugar de los hechos.

Otras imágenes muestran que dos personas del grupo que tomó la sede coordinaban con efectivos de la Policía. Al quedar en evidencia, uno de ellos inmediatamente se subió el barbijo, expresó su molestia y amenazó a la prensa con una demanda.

“Por qué está sacando fotografías, no puede sacarme fotos por favor, no me puede grabar no autorizo mi grabación y si sale mi grabación yo lo voy a denunciar a usted (...). No haremos más grande esto”, manifestó.


Más contenido de Portada

Anuncio