Lunes 15 de julio 2024

El cine tardó más de medio siglo en enseñar un retrete en funcionamiento: Hollywood pensaba que era excesivo



649 vistas

Xataka.- Fue un auténtico clásico del cine el que se atrevió a mostrar algo tan aparentemente inocente como la cisterna de un retrete en funcionamiento: nada menos que 'Psicosis' de Alfred Hitchcock, un director que, pese a su tremendo éxito comercial, se especializó en derribar tabús de todo tipo a lo largo de su filmografía. Algunos relacionados con la exhibición, como la prohibición de dejar entrar a espectadores una vez hubiera comenzado la película. Y otros, relacionados con la iconografía que se mostraba en pantalla.

Hablamos de la secuencia, inmediatamente anterior a la famosa escena de la ducha, en la que Marion Crane decide deshacerse de algunas pruebas incriminatorias, las echa por el retrete y tira de la cadena. Se ha dicho que 'Psicosis' era la primera película en la que se veía esta pieza del mobiliario del cuarto de baño, y eso no es del todo cierto, como no lo es que fuera la primera vez que se oía el sonido de la cisterna. Pero 'Psicosis' fue la primera película que mostró el agua yéndose por las cañerías, en este caso con los papeles que ha tirado Marion.

Pero, ¿por qué hubo que esperar más de medio siglo para ver algo tan inocente en pantalla? La culpa es del Código Hays, el famoso código de censura que desde los años treinta constreñía todo lo que se podía ver y no ver en pantalla, sobre todo en términos morales: los criminales no podían quedar impunes, los hombres tenían que ser muy masculinos y las mujeres muy femeninas, no se podían oír palabras malsonantes y el comportamiento poco ético debía ser castigado.

Hitchcock había estado en contra del Código desde siempre, y algunas películas suyas (como 'La soga' y sus asesinos gays) lo habían desafiado. Pero 'Psicosis' está plagada de cortes de manga a la censura: por ejemplo, los protagonistas aparecen semidesnudos en la cama, con Marion en ropa interior. Y por supuesto, todo lo relacionado con Norman Bates y su madre es puro veneno para el Código. Incluso en los detalles: el Código no permitía el "mal gusto" de mostrar una cisterna en funcionamiento, así que Hitchcock se dio el gusto de enseñarla en toda su gloria. Por supuesto, en 1960 ya la censura se iba relajando, no era como en los años cuarenta, pero los hitos son los hitos y a Hitchcock lo que es de Hitchcock.


Más contenido de #Espectáculos

Anuncio