Sábado 25 de mayo 2024

Ugandés es padre de 102 hijos, 12 esposas y 578 nietos



790 vistas

"Al principio era una broma [...] pero ahora son problemas" afirma Musa Hasahya Kesera, un residente de Uganda y padre de 102 hijos que reconoce que cada día le cuesta más satisfacer sus necesidades o incluso recordar sus nombres.

A sus 68 años, está al frente de una familia de 12 mujeres, 102 hijos -el menor de 10 años y el mayor de 50- y 578 nietos.

Se ha convertido en toda una atracción en su aldea, Bugisa, en el este de Uganda. Pero asegura que quiere detenerse y no tener más. "Ya he aprendido [la lección] de mi actitud irresponsable, de haber tenido tantos hijos de los que no puedo ocuparme", confiesa.

Su gran familia vive en una casa muy deteriorada con tejado de chapa y una veintena de cabañas de adobe situadas cerca.

"Con mi débil salud y menos de una hectárea de tierra para una familia tan grande, dos de mis esposas se han ido porque no podía satisfacerlas en lo más esencial, como la comida, la educación o la ropa", cuenta el padre de familia desempleado.

Para evitar que la familia crezca aún más, sus esposas toman anticonceptivos. Él no se cuida, dice.

Reuniones de familia mensuales

La poligamia está autorizada en Uganda. El padre de 102 hijos se casó por primera vez en 1972, cuando tenía 17 años, mediante una ceremonia tradicional. El mayor de su prole nació un año después.

"Como solo éramos dos hijos (en su familia), mi hermano, mis padres y mis amigos me aconsejaron que me casara con varias mujeres para tener muchos hijos y aumentar nuestro patrimonio familiar", explica.

Atraídos por su estatus de vendedor de ganado y carnicero, varios lugareños le ofrecieron la mano de sus hijas, algunas de ellas todavía menores (una práctica prohibida desde 1995).

Con los años ya no puede ni identificar a sus propios hijos. "Solo me acuerdo de los nombres del primero que nació y del último, no me acuerdo de la mayoría de los otros", confiesa, revisando entre montones de viejos cuadernos para encontrar detalles sobre sus nacimientos. "Son sus madres las que me ayudan a identificarlos", señala.

El padre de 102 hijos admite que también le cuesta recordar el nombre de algunas de sus esposas. Tiene que pedirle a uno de sus hijos, Shaban Magino, un maestro de 30 años, que le ayude a gestionar los asuntos de la familia. Es uno de los pocos que fueron a la escuela.

Para resolver las disputas, que no faltan en la familia, se organiza una reunión cada mes.
 

Una comida diaria

El pueblo de Bugisa vive en gran parte de la agricultura, con pequeños cultivos de arroz, mandioca y café, y de la ganadería.

En la familia del padre de 102 hijos algunos intentan ganar dinero o comida haciendo tareas domésticas para sus vecinos o se pasan el día buscando leña y agua, para lo que muchas veces tienen que recorrer largas distancias a pie.

Otros se quedan en casa. Las mujeres tejen esteras o hacen trenzas en el pelo, mientras que los hombres juegan a las cartas a la sombra de un árbol.

Cuando está listo el almuerzo -la mayoría de las veces, mandioca hervida-, el padre de 102 hijos sale de su cabaña y llama a gritos a sus familiares para que se pongan en fila para comer.

"Pero apenas tenemos comida suficiente. Estamos obligados a dar de comer a los hijos una vez, o dos en los días buenos", explica Zabina, la tercera esposa de Musa Hasahya Kesera, quien asegura que nunca se hubiera casado de haber sabido que su marido tenía otras mujeres.

"Trajo a la cuarta, luego a la quinta y así hasta llegar a doce", dice, suspirando.

Solo siete de sus esposas siguen viviendo con él en Bugisa. Dos lo dejaron y tres se fueron a otra localidad, a dos kilómetros de distancia, porque con lo que da la granja familiar no alcanza para que coman todos.


Más contenido de #Temas