Domingo 26 de junio 2022 Contacto

Detectan por primera vez cómo modifica el cerebro un tratamiento contra la depresión




26/05/2022 - 16:47:34

Infobae.- El trastorno depresivo mayor es la principal causa de discapacidad en el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que se trata de más 300 millones de personas. Se estima que aproximadamente el 40% de los pacientes con depresión mayor no responden a los antidepresivos y sufren de depresión resistente al tratamiento. La estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr) es una opción de tratamiento de primera línea para ese tipo de casos, y se está implementando ampliamente en todo el mundo. La rTMS se dirige más comúnmente a la corteza prefrontal dorsolateral derecha o izquierda (DLPFC), las cuales logran una eficacia y tolerabilidad similares.

Un estudio único en su tipo realizado como parte de un ensayo clínico publicado en el American Journal of Psychiatry, detectó cambios a gran escala en la conectividad funcional del cerebro en pacientes con depresión resistente al tratamiento a quienes se les administró estimulación magnética dirigida. Esta solución transcraneal se utiliza de manera repetitiva (rTMS) para tratar a pacientes con depresión que no responden a los antidepresivos. En tales pacientes, la rTMS se dirige a la corteza prefrontal dorsolateral derecha o izquierda, que activa las neuronas locales y distantes y afecta los síntomas relacionados con la depresión, como el estado de ánimo, las tendencias suicidas, el retraimiento social y la ansiedad. La terapia magnética implica la entrega de un pulso magnético indoloro a una frecuencia de 1 Hertz usando una bobina electromagnética colocada contra el cuero cabelludo del paciente. Aunque se encontró que es efectivo, los fundamentos mecánicos siguen sin estar claros.

En el artículo de investigación, un equipo de científicos que incluye a miembros del Centro Djavad Mowafaghian para la Salud Cerebral (DMCBH) y la Universidad de Columbia Británica (UBC), Canadá, realizó imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) en 26 mujeres y 12 hombres ambulatorios con depresión resistente al tratamiento para medir los cambios en la conectividad funcional en rTMS. El objetivo del estudio era determinar el valor de los cambios detectados en la predicción de la respuesta clínica al tratamiento en estos pacientes.

“Queríamos saber qué le sucede al cerebro cuando se administra el tratamiento con rTMS”, explicó Fidel Vila-Rodríguez, profesor asistente en el departamento de psiquiatría de la UBC, investigador en DMCBH y autor principal del estudio. “Nuestros hallazgos sugieren que la rTMS podría depender de la capacidad de cambio del cerebro (neuroplasticidad) para ser efectiva. También sugiere que los efectos de la rTMS en el cerebro se extienden más allá del área focal estimulada (efectos de red funcional). Este trabajo proporciona una explicación mecánica de lo que hace la rTMS para tratar la depresión y respalda la idea de que para que trate los síntomas depresivos es necesario un cambio distribuido en la actividad cerebral (red o base del circuito)”.

Vila-Rodríguez y su equipo administraron una ronda de rTMS a los pacientes mientras estaban dentro de un escáner de resonancia magnética. La IRM, una aplicación médica de la resonancia magnética nuclear (RMN), utiliza fuertes gradientes de campo magnético y ondas de radio para adquirir imágenes de alto contraste de la actividad cerebral, lo que permite a los investigadores registrar respuestas en tiempo real a la rTMS. Al estimular el DLPFC, el equipo encontró cambios generalizados, agudos y transitorios en la conectividad funcional, particularmente en las regiones del cerebro involucradas en la regulación de las respuestas emocionales a la memoria y el control motor.

Después del tratamiento con rTMS durante cuatro semanas, el equipo volvió a realizar resonancias magnéticas funcionales en los participantes y registró las regiones que mostraban cambios en la conectividad funcional. Luego, el equipo evaluó si las regiones activadas registradas al final del tratamiento estaban asociadas con pacientes que tenían menos síntomas de depresión. Vila-Rodríguez afirmó: “encontramos que las regiones del cerebro que se activaron durante la rTMS-fMRI concurrente estaban significativamente relacionadas con buenos resultados”.

El experto espera que el mapeo de regiones del cerebro estimuladas por rTMS pueda ayudar a determinar qué tan bien responde un paciente a los tratamientos con rTMS. El equipo encontró asociaciones predictivas más fuertes en las conexiones entre las regiones prefrontales y las cortezas motora, parietal e insular y entre las regiones bilaterales del tálamo.

“Al demostrar este principio e identificar las regiones del cerebro que se activan con la rTMS, ahora podemos tratar de comprender si este patrón se puede usar como biomarcador”, completó. El equipo de Vila-Rodríguez ahora está explorando cómo se puede usar la rTMS para tratar diferentes trastornos neuropsiquiátricos, incluido el uso de la rTMS para mejorar memoria en pacientes con enfermedad de Alzheimer de inicio temprano, y si los patrones de activación cerebral de rTMS se reflejan en cambios en la frecuencia cardíaca.

“Estamos a punto de comenzar un estudio en el que usaremos fMRI para guiar en qué parte del cerebro tratamos a los pacientes con depresión a nivel individual (focalización personalizada). Estas ubicaciones en el cerebro se denominan objetivos funcionales individualizados. ¿Cómo funciona la rTMS? es una de las preguntas más frecuentes que recibo en la clínica. Proporcionar una explicación y una narración precisas a los pacientes es fundamental. Ahora podemos darles mucha más información”, concluyó el experto.

Noticias Recientes de Temas

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022