Domingo 26 de junio 2022 Contacto

Los desgarradores videos de una médica ucraniana que muestran de primera mano el horror de Mariupol




19/05/2022 - 16:09:18

Infobae.- Una célebre médica ucraniana registró su tiempo en Mariupol en una tarjeta de datos del tamaño de una uña del pulgar, que logró sacar afuera de contrabando en un tampón. Ahora, ella está en manos rusas, y Mariupol mismo está a punto de caer.

Yuliia Paievska -conocida como Taira en su rol de médica- usó una cámara corporal para grabar 256 gigabytes de imágenes sobre los frenéticos esfuerzos de su equipo durante dos semanas para rescatar a las personas que estaban al borde de la muerte. Le entregó los clips desgarradores a un equipo de Associated Press, los últimos periodistas internacionales en la ciudad ucraniana de Mariupol, cuando partían en un raro convoy humanitario .

Los soldados rusos capturaron a Taira y su chofer al día siguiente, 16 de marzo, en una de las muchas desapariciones forzadas en áreas de Ucrania ahora en manos de Rusia. Rusia ha retratado a Taira trabajando para el batallón nacionalista Azov, en línea con la narrativa de Moscú de que está intentando “desnazificar” a Ucrania. Pero AP no encontró tal evidencia, y amigos y colegas dijeron que ella no tenía vínculos con Azov.

El hospital militar donde dirigió las evacuaciones de los heridos no está afiliado a Azov. Y el video que grabó muestra a Taira tratando de salvar a soldados rusos heridos junto con civiles ucranianos.

Un video del 10 de marzo muestra a dos soldados rusos siendo sacados bruscamente de una ambulancia por un soldado ucraniano. Uno está en silla de ruedas. El otro está de rodillas, con las manos atadas a la espalda, con una herida evidente en la pierna.

Un soldado ucraniano maldice a uno de ellos. “Cálmate, cálmate”, le dice Taira.

Una mujer le pregunta: “¿Vas a tratar a los rusos?”

“No serán tan amables con nosotros”, responde ella. Pero no podía hacer otra cosa. Son prisioneros de guerra.

Taira, de 53 años, es ahora prisionera de los rusos, al igual que cientos de funcionarios locales, periodistas y otros ucranianos destacados que han sido secuestrados o capturados. La Misión de Vigilancia de los Derechos Humanos de la ONU en Ucrania ha registrado 204 casos de desapariciones forzadas y afirma que algunas víctimas pueden haber sido torturadas y que cinco fueron encontradas muertas más tarde.

Los rusos han atacado a médicos y hospitales a pesar de que las Convenciones de Ginebra señalan a los médicos militares y civiles para su protección “en todas las circunstancias”. Los soldados rusos acusaron a una mujer en un convoy de Mariupol el 8 de mayo de ser médico militar y la obligaron a elegir entre dejar que su hija de 4 años la acompañara a un destino desconocido o continuar hacia el territorio controlado por Ucrania. La madre y el niño terminaron separados.

La situación de Taira y lo que revela sobre el trato de Rusia a los prisioneros ucranianos adquiere un nuevo significado cuando los últimos defensores de Mariupol son llevados a las áreas controladas por Rusia. Rusia dice que más de 1.700 combatientes ucranianos escondidos en una fábrica de acero se rindieron esta semana, mientras que funcionarios ucranianos dijeron que los combatientes salieron después de cumplir su misión.

El gobierno de Ucrania dice que intentó agregar el nombre de Taira a un intercambio de prisioneros hace semanas. Pero Rusia niega tenerla detenida, a pesar de su aparición en las cadenas de televisión de la región separatista de Donetsk en Ucrania y en la cadena rusa NTV, esposada y con el rostro magullado.

Taira es conocida en Ucrania como una atleta estrella y también como la persona que entrenó a la fuerza médica voluntaria del país. El video que tomó del 6 de febrero al 10 de marzo proporciona un registro íntimo de una ciudad sitiada que desde entonces se ha convertido en un símbolo mundial de la invasión rusa y la resistencia ucraniana.

El 24 de febrero, el primer día de la guerra, Taira relató los esfuerzos para vendar la herida abierta en la cabeza de un soldado ucraniano.

Dos días después, ordenó a sus colegas que envolvieran en una manta a un soldado ruso herido. Ella llama al joven “Sunshine”, un apodo favorito para los muchos soldados que pasaron por sus manos, y le pregunta por qué vino a Ucrania.

“Me estás cuidando”, le dice, casi con asombro. Su respuesta: “Tratamos a todos por igual”.

Más tarde esa noche, dos niños, un hermano y una hermana, llegan gravemente heridos de un tiroteo en un puesto de control. Sus padres están muertos. Al final de la noche, a pesar de las súplicas de Taira de “quédate conmigo, pequeño”, también lo está el niño.

Taira se aparta de su cuerpo sin vida y llora. “Odio (esto)”, dice ella.

A lo largo del video, se queja de dolor crónico por lesiones en la espalda y la cadera. Ella hace chistes. Y siempre, lleva un animal de peluche pegado a su chaleco para darle a cualquier niño que pueda tratar.

El 15 de marzo, un oficial de policía entregó la pequeña tarjeta de datos a un equipo de periodistas de Associated Press. Taira pidió a los periodistas por un walkie-talkie que sacaran la tarjeta de forma segura de Mariupol. La tarjeta estaba escondida dentro de un tampón mientras los periodistas pasaban por 15 puestos de control rusos.

Al día siguiente, Taira desapareció con su conductor Serhiy.

Un video transmitido en un noticiero ruso el 21 de marzo anunció su captura. En él, se ve aturdida y demacrada mientras lee una declaración que pide el fin de la lucha. Mientras habla, una voz en off se burla de sus colegas como nazis.

Con un esposo y una hija adolescente, Taira sabía lo que la guerra puede hacerle a una familia. En un momento, un soldado ucraniano herido le pidió que llamara a su madre y ella le dijo que podría llamarla él mismo, “así que no la pongas nerviosa”.

El esposo de Taira, Vadim Puzanov, dijo que ha recibido pocas noticias desde la desaparición de su esposa.

“Acusar a un médico voluntario de todos los pecados mortales, incluido el tráfico de órganos, ya es una propaganda escandalosa; ni siquiera sé para quién es”, dijo.

Taira fue parte de los Juegos Invictus de Ucrania. Recibió la cámara corporal el año pasado para filmar una serie documental de Netflix sobre figuras inspiradoras producida por el príncipe Harry de Gran Bretaña, quien fundó los Juegos Invictus.

En cambio, filmó imágenes de guerra. En el último video que filmó Taira, está sentada junto al conductor que desaparecería con ella. Es el 9 de marzo.

“Dos semanas de guerra. Sitiada Mariupol”, dice en voz baja. Luego maldice a nadie en particular y la pantalla se oscurece.

Noticias Recientes de Historias

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022