Martes 20 de octubre 2020 Contacto

Detectan en China que las personas que usan anteojos son menos vulnerables al coronavirus




28/09/2020 - 08:41:55

Un estudio de pacientes en la provincia de Hubei, China, al comienzo de la pandemia en el que encontraron que, entre un grupo de 276 pacientes ingresados en un hospital con COVID-19 confirmado por laboratorio, la proporción de pacientes que informaron usar anteojos habitualmente más de 8 horas al día fue menor que en la población general.

A partir de estos datos, los autores concluyen que usar anteojos más de 8 horas al día puede proteger contra la infección por SARS-CoV-2, y plantean la hipótesis de que esto puede deberse a que los anteojos actúan como una barrera que reduce la frecuencia con la que las personas se tocan los ojos, publica Infobae.

Detrás de los cristales

El documento demuestra una aparente asociación inversa entre el uso rutinario de anteojos y el riesgo de COVID-19 posterior. Se deben considerar las posibles consecuencias no deseadas antes de concluir que las personas deben usar anteojos u otros tipos de protección ocular en público para prevenir el COVID-19. El uso de gafas protectoras, un protector facial o incluso anteojos puede suponer un mayor riesgo de tocarse los ojos con más frecuencia y potencialmente contaminarlos al quitar, reemplazar o ajustar la protección ocular, especialmente si una persona no está acostumbrada a usarla.

La autocontaminación al quitarse el EPP es un riesgo bien documentado que se debe considerar cuidadosamente antes de recomendar a las personas que usen una nueva variante e EPP. La distancia física para mantener entre las personas es una intervención vital que, si se implementa de manera consistente, puede obviar la necesidad de un equipo de protección personal adicional o protección ocular en entornos públicos.

El informe plantea la posibilidad de que el uso de protección ocular por parte del público en general pueda ofrecer algún grado de protección contra COVID-19. Se necesitan más estudios retrospectivos y prospectivos para confirmar la asociación que se observó en este estudio y para determinar si existe algún beneficio incremental al usar anteojos u otras formas de protección ocular en entornos públicos, además de usar una máscara y el distanciamiento físico, para reducir el riesgo de adquirir SARS-CoV-2.

Los principales resultados fueron las proporciones de usuarios diarios de anteojos entre los pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 y entre la población local. Se recopilaron datos sobre el historial de exposición, los síntomas clínicos, las enfermedades subyacentes, la duración del uso de anteojos y el estado de la miopía y la proporción de personas con miopía que usaban anteojos en la provincia de Hubei. Las personas que usaban anteojos durante más de 8 horas al día se definieron como usuarios a largo plazo.

“Las mucosas nasales, bucales y oculares son las vías principales de contagio del virus y en este último caso es especialmente relevante que se extreme la limpieza de aquellos elementos que usamos para mejorar nuestra visión -declaró el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Quirón de Marbella, doctor Nabil Ragaei-. Si se sale habitualmente con lentes a la calle, la mejor opción es limpiarlas con alcohol para desinfectarlas totalmente”.

Todos los que usaban anteojos durante más de 8 horas al día tenían miopía (5,8%). La proporción de personas con miopía en la provincia de Hubei, según un estudio anterior, fue del 31,5%, mucho más alta que la proporción de pacientes con COVID-19 que tenían miopía en esta muestra.

Los estudios han demostrado que las personas normales se tocan los ojos involuntariamente unas 10 veces por hora. Los ojos generalmente carecen de protección y se ha encontrado una abundancia del receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 del receptor del SARS-CoV-2 en la superficie ocular, a través de la cual el SARS-CoV-2 puede ingresar al cuerpo humano.

El virus también puede transportarse a la mucosa nasal y nasofaríngea a través de la irrigación continua del conducto lagrimal, provocando una infección respiratoria. Según las estadísticas disponibles, entre el 1% y el 12% de los pacientes con COVID-19 tienen manifestaciones oculares. Se detectó SARS-CoV-2 en lágrimas o en los sacos conjuntivales de pacientes con COVID-19 y se informó que algunos oftalmólogos se infectaron durante el tratamiento de rutina.

El vocero de la Academia Estadounidense de Oftalmología, doctor Thomas Steinemann, explica en detalle: "primero te tocás tu ojo y luego otras partes de tu cuerpo. Te frotás los ojos, luego la cara, te la rascás, te ponés los dedos en la boca y en la nariz. Algunas personas no son muy higiénicas y pueden haberse olvidado de lavarse las manos primero..

Por lo tanto, los ojos se consideran un canal importante para el COVID-19 para entrar en el cuerpo humano. Para los usuarios diarios de anteojos, su uso puede convertirse en un factor protector, lo que reduce el riesgo de transferencia de virus a los ojos y conduce a concluir que quienes utilizan lentes por períodos largos rara vez se infectan.

“Actualmente -explica Weibiao Zeng, especialista de la Universidad de Nanchang -muchas pautas de COVID-19 establecen la necesidad de prestar atención a la prevención de infecciones a través de los ojos, pero la mayoría de las personas solo se enfocan en usar máscaras y aislamiento en el hogar, ignorando recomendaciones como lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos con las manos. Los resultados de este estudio se pueden utilizar como evidencia de la importancia de estas dos recomendaciones”.

Noticias Recientes de Más leído

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020