Lunes 03 de agosto 2020 Contacto

La cuarentena obligó a adoptar labores económicas alternativas




13/07/2020 - 10:05:29

El País.- Debido a la necesidad de generar recursos económicos a causa de haber perdido su fuente laboral o porque la cuarentena obligó al cierre de muchas actividades laborales, varias personas optaron por actividades alternativas, propias del momento por el que atraviesa el país.

De esta manera, los días habilitados para realizar compras en los mercados y ferias se suele encontrar a personas cargadas con fumigadores y que se dedican a la tarea de higienizar a sus eventuales clientes con un compuesto químico diluido en agua, las más de las veces se trata de lavandina. Esto a cambio de unos bolivianos.

Las experiencias

Otros, como Samuel Oña Flores, que hasta antes de la declaración de la cuarentena tenía un taller de metalúrgica, iniciado el encierro se quedaron sin trabajo, sin clientes. Las compañías paralizaron y Oña, por ejemplo, requiere generar dinero porque debe enviar recursos a sus tres hijos que estudian en Sucre, Oruro y Cochabamba.

“Les ha pillado la pandemia y no pueden salir y debo enviarles para su alimentación, alquileres, por eso tengo que ver la manera de generar dinero”, sostuvo. Así, primero se dedicó a la venta de verduras y fruta, pero no ganaba mucho, solo le alcanzaba para la comida, “pero ya no para mandar a los changos”, dice.

En su taller observó que había almacenado planchas metálicas livianas que se utilizan en la construcción y se le ocurrió elaborar con ellas bandejas a las cuales les puso alfombrillas y con ello sirven para desinfectar las plantas de los zapatos. “Gracias a Dios que apenas los vi, pensé en eso y se venden bien”, explica.

Entretanto, a la altura de la puerta del Mercado Central en la calle General Trigo, se encuentra Froilán Romero Cabezas, vestido con la ropa típica chapaca, y ejecuta tonadas propias del valle  en su violín. “Mi nombre artístico es Chapaco veloz”, dice a tiempo de contar que antes de la cuarentena trabajaba en la construcción.

Y cuando no conseguía ninguna obra solía trabajar como cocinero, elaboraba platos típicos de la región en las ferias. Durante los fines de semana junto a su grupo animaba musicalmente algunos locales, pero de un día para otro se vio sin nada que hacer para llevar alimentos a sus hijos, entonces optó por tocar el violín a cambio de algunas monedas que le dejan los transeúntes.

“Ahora me gano la vida tocando el violín, donde hay gente, ahora en el mercado, otros días en las calles, en las ferias de los barrios, pero también está presente el peligro del contagio, pero igual debo salir porque lo principal es llevar algo de comida a la casa”, asegura.

Entretanto Andrea suele recorrer las calles empujando un carrito para ofrecer distintos productos naturales que ayudan a combatir los resfríos, la tos y eventualmente prevenir el contagio del coronavirus. Su puesto rodante está atiborrado de manzanilla, matico, wira wira, eucalipto jengibre, borrajas, ajo y otras plantas medicinales.

“La gente está empezando a comprar bastante ahora”, comenta sonriente y dice que lo que más le piden es manzanilla eucalipto y el matico, que son hierbas para no caer en los resfríos. Sin embargo, explica que “por ejemplo, cuando la tos ya es grave, es mejor la wira wira porque es más fuerte y la cura”, detalla.

También apunta que el ajo y el jengibre lo llevan para preparar jarabes, los mezclan con cebolla y vinagre de manzana, así se licúa y se tiene un tónico para tomar por cucharaditas.

Antes de la pandemia era una trabajadora del hogar, pero apenas iniciada la cuarentena la despidieron de la casa donde trabajaba. Más aún, ella debe alimentar a sus pequeños hijos por lo que optó por ofrecer estos productos que suelen venderse bien en época invernal.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020