PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 22 de octubre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesTecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Mauricio Aira

Brasil lanza señales claras


2012-08-10 - 01:14:24

Varios temas se agolpan en la mente a la hora de mover los dedos. Discurso presidencial. Escándalo de corrupción en YPFB. Asilo del senador Pinto. Maestros preparan artillería por Ley inconsulta. Regimiento Ecológico. Persecución a líderes del TIPNIS. Golpes de estado e ideología. Desfalco en Cooperativa San Luis…Diez más parecidos, por lo que nos quedamos con el tema del título.

Los Tiempos nos alerta acerca de la decisión de la Presidenta Rousseff de lanzarse con todo a la quinta edición de la Operación Ágata. Su editorial menciona las causas profundas que motivan tan aparatosa movilización de armas y tropas hacia sus fronteras con Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay además de las oficialmente publicitadas de “garantizar la paz y proteger nuestros recursos por la disuasión ante posibles amenazas externas”.  Es que Itamaraty  es toda una institución en materia de Derecho Internacional y de Acción Diplomática respetada globalmente, quiere dejar marcados algunos principios indiscutibles.

La batalla abierta contra lo delictivo, el crimen y el narcotráfico. Vemos en ello una ratificación de las Convenciones que ha suscrito y que mantiene vigentes. La lucha contra el crimen organizado y contra los carteles de la cocaína que desde siempre dibujaron un cuadro de inseguridad y peligro. Cuánto han hecho para tipificar a Brasil como un antro de drogadictos, de corruptos, de bandoleros agazapados en las favelas de sus grandes ciudades y hasta antes de ahora inexpugnables guaridas de malvivientes y subversivos. Fácil recordar que hasta hace poco, ni siquiera la policía podía adentrarse en las caóticas edificaciones, para llamarlas de algún modo, que caracterizan el submundo de pobreza y miseria física y espiritual.

Bolivia es por tanto el punto sensible del objetivo propuesto porque hasta ahora es el proveedor de la droga que va a las favelas, lo han proclamado a gritos, su prensa, sus políticos, sus policías y su acción diplomática. Lo han hecho en forma reiterada y elevando el tono de la prevención que ahora y este es un punto a favor de sus gestores, está concertado con los gobiernos de Bolivia y de los Estados Unidos que prestan apoyo logístico y de inteligencia a toda la operación.

Revisando la crónica de la toma de las favelas en forma violenta con sangre y fuego que se sucede todo el 2011, que culmina con la toma del Morro los Macacos y Rocinha que ocultaba casi una tonelada de droga proveniente de Bolivia, de donde no resulta extraño la afirmación de VEJA, “cocaína boliviana inunda las favelas” las lapidarias sentencias de la revista: “hay un gobierno en cuya gestión se expanden los cultivos de coca para cocaína que no ha logrado o no ha querido combatir al narcotráfico que desde su territorio inunda…” Todo parece ser una secuencia lógica que nos tiene que preocupar y que se repite desde Argentina, Uruguay y Paraguay.

Sorprende por ejemplo que en las redes sociales estén actuando simpatizantes del Régimen que bajo diversas formas, utilizando una suerte de argumentos intentan justificar, ¡oh conducta inaudita! La producción de cocaína, el enriquecimiento de los productores de coca y hasta aplauden “la bonanza económica que vive la Nación, como nunca antes en su historia”. Se ha impermeabilizado la sensibilidad colectiva, ya no parece clasificarse como delito, la producción, el tráfico y hasta el consumo de cocaína. Leemos ya sin asombro “la popularidad del consumo que hace 20 años espantaba a padres de familia,  maestros, la gente mayor”.

Brasil ha levantado el brazo y nos está mostrando que no debemos transigir con el narcotráfico, que debemos asumir la lucha sin cuartel de un mal tan grave y severo que está provocando la muerte del cuerpo y del alma de miles de seres que ven en su consumo un zafe a los problemas comunes que por desgracia subsisten el hambre, la desocupación, la pobreza extrema y la carencia de estímulos en la formación profesional de nuestros universitarios.

No es cuestión de sacudirse de hombros y transferir el problema a los otros, corresponde admitir el grado de culpa y demostrar en los hechos que Bolivia, su Gobierno, instituciones y la sociedad responden a las advertencias y al pedido de ser solidarios en la lucha anti narcótica.

Más publicaciones de Mauricio Aira
DATOS

¿El MAS ganará las elecciones nacionales?
SI
NO
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0