Sábado 24 de septiembre 2022 Contacto

COVID prolongado: Por qué la fatiga y el dolor de cabeza son las principales secuelas de la infección




10/08/2022 - 19:38:53

Infobae.- La crisis sanitaria provocada por la enfermedad COVID-19 ya lleva dos años y medio desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró formalmente el estado de pandemia por coronavirus.

Luego, con el transcurrir de los meses se agregaron otras definiciones como el long COVID, o COVID prolongado, que son un conjunto de síntomas que algunas personas manifiestan tras la enfermedad. Y dos de los más comunes son la fatiga y el dolor de cabeza persistente. Los expertos observan como pasadas varias semanas de cursar coronavirus, un agotamiento en las personas en los consultorios.

Según la OMS, para ser considerados síntomas de COVID prolongado, deben estar presentes durante al menos dos meses, desde los tres meses posteriores al inicio de la enfermedad.

Esta semana, investigadores del Medical College of Georgia (MCG) publicaron un estudio científico en la revista ScienceDirect donde comprueban que la fatiga y el dolor de cabeza fueron los síntomas más comunes informados por personas con un promedio de más de 4 meses después de tener COVID-19.

Los dolores musculares, tos, cambios en el olfato y el gusto, fiebre, escalofríos y congestión nasal fueron los siguientes en la larga lista de síntomas persistentes. “Nuestros resultados respaldan la creciente evidencia de que hay síntomas neuropsiquiátricos crónicos después de las infecciones por COVID-19. Hay muchos síntomas que al principio de la pandemia no sabíamos qué hacer con ellos, pero ahora está claro que hay un síndrome de COVID prolongado y que muchas personas se ven afectadas”, precisó la doctora Elizabeth Rutkowski, neuróloga y autora del estudio.

El estudio publicado informa sobre los hallazgos preliminares de la primera visita de los primeros 200 pacientes inscritos en el Estudio de cohorte prospectivo neurológico y molecular de COVID-19 en Georgia, llamado CONGA, que fueron reclutados en promedio unos 125 días después de dar positivo por COVID-19.

CONGA comenzó a registrar enfermos en el MCG a principios de la pandemia en 2020 para examinar la gravedad y la longevidad de los problemas neurológicos. Así, se empezó a inscribir participantes en marzo de 2020 con el objetivo final de reclutar 500 en cinco años. El 80% de los primeros 200 participantes informaron síntomas neurológicos con fatiga, el síntoma más común, informado por el 68,5 %, y el dolor de cabeza le siguió con un 66,5 %.

Un poco más de la mitad informó cambios en el olfato (54,5 %) y el gusto (54 %) y casi la mitad de los participantes (47 %) cumplieron los criterios de deterioro cognitivo leve, con un 30 % que demostró problemas de vocabulario y un 32 % con problemas de memoria de trabajo. El 21% reportó confusión, y la hipertensión fue la condición médica más común observada en los participantes. Ningún participante informó haber sufrido un accidente cerebrovascular, debilidad o incapacidad para controlar los músculos relacionados con el habla, y los problemas de coordinación fueron algunos de los síntomas informados con menos frecuencia.

El 25% cumplió con los criterios de depresión, y la diabetes, la obesidad, la apnea del sueño y un historial de depresión se asociaron con aquellos que cumplieron con los criterios. La anemia y el antecedente de depresión se asociaron con el 18% que cumplía con los criterios objetivos de ansiedad. Si bien los hallazgos hasta la fecha no son sorprendentes y son consistentes con lo que están encontrando otros investigadores, Rutkowski dice que el hecho de que los síntomas informados por los participantes a menudo no coincidieran con lo que indicaban las pruebas objetivas fue sorprendente. Y era bidireccional.

La mayoría de los participantes informaron cambios en el gusto y el olfato, pero las pruebas objetivas de ambos sentidos no siempre se alinearon con lo que informaron. De hecho, un porcentaje más alto de los que no informaron los cambios en realidad tenían evidencia de deterioro de la función según las medidas objetivas, escriben los investigadores. Si bien las razones no son seguras, parte de la discrepancia puede ser un cambio en la calidad de su gusto y olfato en lugar de una capacidad alterada pura, dijo Rutkowski.

“Comen un sándwich de pollo y dicen que tiene gusto a humo o velas o alguna otra cosa extraña, pero nuestras tiras de sabor intentan representar sabores específicos como salado y dulce”, precisó Rutkowski. Otros, por ejemplo, pueden confiar más en estos sentidos, incluso cuando están preparando la comida, y pueden notar incluso un ligero cambio, dice ella. De cualquier manera, sus datos sugieren una pérdida persistente del gusto y el olfato después de la COVID-19. Muchos informes anteriores se han basado en este tipo de autoinformes, y las discrepancias que están encontrando indican que el enfoque puede no reflejar una disfunción objetiva, escriben los investigadores.

Por otro lado, las pruebas cognitivas pueden sobrestimar el deterioro en las poblaciones desfavorecidas, informan. Los primeros inscritos fueron en su mayoría mujeres, el 35,5% eran hombres. Tenían un promedio de 44,6 años, casi el 40% eran negros y el 7% habían sido hospitalizados a causa de la COVID-19. Los participantes negros en general se vieron afectados de manera desproporcionada, dicen los investigadores.

“El 75% de los participantes negros y el 23,4% de los participantes blancos tuvieron criterios de deterioro cognitivo leve. Los hallazgos probablemente indican que las pruebas cognitivas evalúan diferentes grupos étnicos de manera diferente. Y los factores socioeconómicos, psicosociales (como problemas familiares, depresión y abuso sexual) y de salud física en general pueden afectar de manera desproporcionada a las personas negras, escriben los investigadores. También podría significar que las pruebas cognitivas pueden sobreestimar el deterioro clínico en poblaciones desfavorecidas”, escriben los expertos en sus conclusiones.

Se considera que las personas negras e hispanas tienen el doble de probabilidades de ser hospitalizadas por COVID-19 y las minorías étnicas y raciales tienen más probabilidades de vivir en áreas con tasas más altas de infección. La genética también es un factor probable de su mayor riesgo de un impacto más elevado de COVID, al igual que tener un mayor riesgo de hipertensión y enfermedad cardíaca en una etapa temprana y más grave en la vida. Un enfoque de CONGA es tratar de comprender mejor cómo el aumento del riesgo y los efectos del COVID-19 afectan a los negros, que representan aproximadamente el 33 % de la población del estado.

Las nuevas olas de las subvariantes Ómicron en el mundo y que ahora con BA.5 podría comenzar en Argentina, es motivo también de cansancio y fatiga en la población que pensó que con la vacuna podría acabarse la pandemia. “Ómicron rompió con la ilusión de que estábamos saliendo de la pandemia”, dijo a Infobae Alicia Stolkiner, profesora titular de la cátedra de Salud mental y Salud pública de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. “Casi no dejó a nadie sin afectar de manera directa o indirecta. Hay agotamiento frente a la situación y desaliento y han aumentado mucho las consultas por cuadros de ansiedad y ataques de pánico. En tanto, hay personas que pueden no tener secuelas por la infección o aún no se han contagiado y padecen algún grado de fatiga por el tipo de vida que hay que llevar en el contexto de la circulación del coronavirus, más allá de que no haya confinamientos como durante la primera etapa de la crisis”, afirmó la psicóloga.
Mayor inflamación: ¿otro síntoma?

Una de las razones por las que la fatiga parece ser un factor tan importante entre las personas que tenían COVID-19 se debe potencialmente a que los niveles de inflamación, la respuesta natural del cuerpo a una infección, siguen siendo elevados en algunas personas. Por ejemplo, las muestras de sangre tomadas en la visita inicial y nuevamente en el seguimiento mostraron que algunos marcadores inflamatorios estaban elevados y permanecieron elevados en algunas personas. Estos hallazgos y otros indican que, aunque los anticuerpos contra el virus en sí pueden desaparecer, la inflamación persistente contribuye a algunos de los síntomas como la fatiga, dice. Ella señala que los pacientes con afecciones como la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide, ambas consideradas afecciones autoinmunes que, en consecuencia, también tienen altos niveles de inflamación, también incluyen fatiga como síntoma principal.

“Tienen fatiga corporal donde sienten que les falta el aire, van a lavar los platos y sienten palpitaciones, inmediatamente tienen que sentarse y sienten dolor muscular como si acabaran de correr una milla o más. Probablemente también haya cierto grado de fatiga neurológica porque los pacientes también tienen niebla mental, dicen que les duele pensar, leer incluso un solo correo electrónico y que su cerebro simplemente está aniquilado. Algunos estudios incluso han demostrado una reducción del volumen cerebral como resultado de una enfermedad leve a moderada”, sostuvo Rutkowski.

Estas preocupaciones continuas multisistémicas son la razón por la cual algunos centros de atención médica han establecido clínicas de COVID prolongadas donde los médicos con experiencia en la gran cantidad de problemas que están experimentando se reúnen para ver a cada paciente. Los participantes de CONGA que reportaron más síntomas y problemas tendieron a tener depresión y ansiedad.

“Problemas como estos, así como el deterioro cognitivo leve e incluso el deterioro del vocabulario, también pueden reflejar el aislamiento a largo plazo que COVID-19 produjo para muchas personas. No estás haciendo lo que normalmente harías, como salir con tus amigos, las cosas que alegran a la mayoría de las personas. Además de eso, es posible que esté lidiando con dolencias físicas, la pérdida de amigos y familiares y la pérdida de su trabajo”, agregó la experta.

Para CONGA, los participantes autoinforman los síntomas y responden preguntas sobre su estado general de salud, como si fumaban, bebían alcohol, hacían ejercicio y cualquier afección médica preexistente conocida. Pero también reciben un extenso examen neurológico que analiza aspectos fundamentales como el estado mental, los reflejos y la función motora.

También toman pruebas establecidas para evaluar la función cognitiva y los resultados se ajustan a la edad. Además, realizan test exhaustivos en el hogar en las que se les pide que identifiquen los olores y la capacidad de saborear dulce, agrio, amargo, salado, caldoso o sin sabor. Incluso, efectúan análisis de sangre para buscar indicadores de infección persistente como esos marcadores inflamatorios y estrés oxidativo.

Los síntomas neuropsiquiátricos se observan en la fase aguda de la infección, pero existe la necesidad de una caracterización precisa de cómo evolucionan los síntomas con el tiempo, escriben los investigadores. “Y particularmente para algunas personas, los síntomas definitivamente persisten. Incluso algunas personas que anteriormente tenían un alto funcionamiento, que normalmente trabajaban 80 horas a la semana y hacían ejercicio todos los días, pueden encontrarse solo capaces de funcionar alrededor de una hora al día y estar en la cama el resto”, sostuvo Rutkowski.

“Una de las mejores cosas que todos pueden hacer para avanzar es seguir siendo diligentes para evitar infecciones, incluso vacunarse o reforzarse para ayudar a proteger su cerebro y cuerpo de los síntomas prolongados de COVID y ayudar a proteger a otros de infecciones. Existe evidencia de que cuantas más veces esté infectado, mayor será el riesgo de problemas continuos. Los hallazgos de su estudio pueden estar algo sesgados hacia altos porcentajes de síntomas continuos porque es probable que el estudio atraiga a un alto porcentaje de personas preocupadas por problemas continuos”, concluyó la especialista.

Se cree que el SARS-CoV-2 infectó a las personas por primera vez a fines de 2019 y es miembro del grupo más grande de coronavirus, que han sido una fuente de infecciones del tracto respiratorio superior, como el resfriado común, en las personas durante años. Al menos parte de la razón por la que se cree que el SARS-CoV-2 tiene un impacto tan amplio es que se sabe que el virus se adhiere a la enzima convertidora de angiotensina-2, o ACE2, que está presente en todo el cuerpo.

ACE2 tiene un papel clave en funciones como la regulación de la presión arterial y la inflamación. Se encuentra en las neuronas, las células que recubren la nariz, la boca, los pulmones y los vasos sanguíneos, así como en el corazón, los riñones y el tracto gastrointestinal. El virus se adhiere directamente al receptor ACE2 en la superficie de las células, que funciona como una puerta para dejar entrar al virus.

La experiencia y el estudio desde que comenzó COVID-19 indican que el impacto neurológico inmediato puede incluir pérdida del gusto y el olfato, infección cerebral, dolores de cabeza y, con menos frecuencia, convulsiones, derrames cerebrales y daño o muerte de los nervios. A medida que ha pasado el tiempo, hay cada vez más pruebas de que problemas como la pérdida del gusto y el olfato pueden volverse crónicos, así como problemas como confusión mental, fatiga extrema, depresión, ansiedad e insomnio, escriben los investigadores. Las condiciones persistentes, incluidas estas y otras, ahora se denominan “COVID prolongado”.

Noticias Recientes de Salud

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022