Sábado 13 de agosto 2022 Contacto

Cuál es la probabilidad de que los niños padezcan COVID prolongado, según un reciente estudio internacional




01/08/2022 - 19:08:11

Infobae.- Los síntomas persistentes, nuevos o recurrentes, como condición posterior al COVID-19 (PCC, por sus siglas en inglés), tal como lo denominó la OMS, ocurren en una alta proporción tras la recuperación de la infección por el virus. Aunque se trata de un fenómeno muy descrito entre adultos, la preocupación por los PCC en niños ha ido en aumento.

Incluso entre los adultos, los médicos deben ser cautelosos al atribuir los PCC después de COVID-19 al SARS-CoV-2, ya que la investigación ha asociado más fuertemente los síntomas físicos persistentes con la infección por COVID-19 autoinformada, pero con serología negativa, en lugar de la infección confirmada.

Las condiciones post-COVID-19 entre los niños siguen estando pobremente descritas. Los primeros informes estimaron que entre el 25 % y el 58 % de los niños experimentaron PCC meses después de su enfermedad aguda y la aparición no se asoció con la gravedad de la enfermedad. Ahora, en un estudio reciente publicado en JAMA Network Open, los científicos evaluaron las condiciones posteriores a la enfermeda

Los autores recomendaron orientación y seguimiento para los niños con SARS-CoV-2 positivo, en particular los hospitalizados que tienen numerosos síntomas agudos y son mayores. “Se requiere una comprensión integral de las condiciones post-COVID-19 pediátricas para informar las políticas de salud pública y guiar la atención de los niños de alto riesgo”, indicó Anna Funk, profesional del Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina Cumming perteneciente a la Universidad de Calgary en Alberta, Canadá, primera autora del estudio.

“Encontramos que en algunos niños, la enfermedad con COVID-19 se asocia con el reporte de síntomas persistentes después de 3 meses. Nuestros resultados sugieren que se necesita una orientación y un seguimiento adecuados, especialmente para los niños con alto riesgo de COVID prolongado”, dijo el investigador principal Stephen Freedman, de la misma institución.

Los investigadores realizaron un análisis prospectivo de cohorte multinacional para estimar la proporción de niños positivos para SARS-CoV-2 con afecciones posteriores, definidas como cualquier problema de salud persistente, nuevo o recurrente informado en la encuesta de seguimiento de 90 días.

Compararon la prevalencia de las condiciones post-COVID-19 entre los niños positivos para la enfermedad, estratificados por estado de hospitalización, con una cohorte emparejada de niños negativos. Los investigadores también identificaron y evaluaron los factores de riesgo asociados con las condiciones posteriores a COVID-19 en esta cohorte.

El estudio incluyó a pacientes de 36 de 39 departamentos de emergencia (SU) en el Estudio COVID-19 de la Red de Investigación de Emergencias Pediátricas. Los participantes fueron reclutados entre el 7 de marzo de 2020 y el 20 de enero de 2021 en 8 países: Argentina, Canadá, Costa Rica, Italia, Paraguay, Singapur, España y Estados Unidos.

Los participantes elegibles incluyeron menores de 18 años que se sometieron a pruebas de SARS-CoV-2 en los SU participantes debido a síntomas o factores de riesgo epidemiológicos. Los participantes reales incluyeron 1.884 niños con SARS-CoV-2 positivo que completaron un seguimiento de 90 días. De estos, la frecuencia de 1.686 niños coincidió por estado de hospitalización, país y fecha de reclutamiento, con 1.701 controles negativos.

Se inscribieron un total de 8.642 niños, de los cuales 2.368 (27,4%) dieron positivo. Los 1.884 que completaron el seguimiento tenían una mediana de edad de 3 años y eran en su mayoría (52,8%) niños. 110 niños positivos para SARS-CoV-2 (5,8%) informaron condiciones posteriores, incluidos 44 de 447 niños hospitalizados durante una enfermedad aguda (9,8%) y 66 de 1.437 niños no hospitalizados (4,6%).

El 5% de los niños hospitalizados emparejados sin infecciones por SARS-CoV-2 y el 2,7% de los niños no hospitalizados emparejados sin infecciones informaron síntomas similares. Los más comunes entre los niños positivos fueron sistémicos, fatiga o debilidad (1,8%) y respiratorios, tos, dificultad para respirar o dificultad para respirar (2%). La fatiga y la debilidad fueron las condiciones post-COVID-19 más comunes en general.

Múltiples características se asociaron con el informe de al menos 1 afección posterior al contagio y hasta los 90 días posteriores, incluido estar hospitalizado durante 48 horas o más, tener 4 o más síntomas informados en la visita inicial al servicio de urgencias y tener 14 años de edad o más.

Los niños positivos para SARS-CoV-2 tenían más probabilidades de informar condiciones posteriores en comparación con los que dieron negativo, independientemente de la hospitalización. Se encontró que la positividad del SARS-CoV-2 se asoció con el informe de condiciones posteriores después de la visita al servicio de urgencias, específicamente problemas de salud sistémicos, como fatiga, debilidad, y fiebre.

Aproximadamente el 10% de los niños hospitalizados con infecciones agudas por SARS-CoV-2 y el 5% de los dados de alta del servicio de urgencias informaron condiciones posteriores a los 90 días. Aunque estas tasas fueron solo un poco más altas que las tasas entre los controles negativos , los autores esperan que estos hallazgos puedan informar las decisiones de política de salud pública con respecto a las estrategias de mitigación de COVID-19 para niños y los enfoques de detección para las condiciones posteriores entre aquellos con infecciones graves.

Este estudio es el primero en explorar las condiciones posteriores a COVID-19 entre los niños que buscan atención en el servicio de urgencias.

Otro estudio que se conoció en mayo pasado realizado entre los 80.071 niños con el COVID-19 indicó que el 25% desarrolló síntomas que duraron al menos entre 4 y 12 semanas o nuevos síntomas persistentes que aparecieron en 12 semanas, informaron los investigadores en la plataforma MedRxiv, que aún espera la revisión por pares. La revisión de estudios fue realizada por Carol Perelman, de la Universidad Nacional Autónoma de México, y dirigida por la española Sonia Villapol, que trabaja en el Colegio Médico Weill Cornell, de los Estados Unidos, y otras investigadoras, de Estados Unidos, México, y del Instituto Carolina de Suecia.

Desde la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Pediatría, la doctora Elizabeth Bogdanowicz dijo a Infobae que “los niños y los adolescentes pueden tener el COVID prolongado, un síndrome que aún está en estudio. La vacunación contra el COVID-19 reduce el riesgo de síndrome inflamatorio multisistémico y el COVID prolongado”.

Noticias Recientes de Salud

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022