Lunes 08 de agosto 2022 Contacto

20 años de la quema del tesoro de dinero almacenado por la República Democrática Alemana




27/06/2022 - 11:50:55

RDA.- "Nunca olvidaré esas imágenes impactantes. Había millones de billetes hasta el techo", describe Christine Volk, del banco estatal de desarrollo KfW, cuando habla del tesoro que había almacenado en depósitos subterráneos en el Thekenberge, cercano a la ciudad alemana de Halberstadt.

En ese depósito se esperaba que los billetes, que no iban a tener más validez desde el 1 de julio de 1990 con la implementación del marco alemán en Alemania oriental, se destruyeran con el tiempo. "La mayor parte de ellos parecían recién impresos", recuerda la portavoz del KfW.

A espaldas de la opinión pública, el banco estatal de la República Democrática Alemana (RDA) había almacenado los billetes en 1990 y 1991. El tesoro fue amurallado. Un informe daba fe de que el dinero se iba a destruir por sí solo en un determinado periodo de tiempo.

Sin embargo, la esperanza de una eliminación nada espectacular de los billetes de la RDA en el sistema de túneles construido en la época nazi por prisioneros de campos de concentración que había sido utilizado con fines armamentísticos no se cumplió.

En 2001, aparecieron billetes en el mercado de coleccionistas, recién salidos de la imprenta. Un análisis por parte del KfW, responsable del "tesoro enterrado" como sucesor legal del banco estatal de la RDA, demostró que esos billetes provenían de Halberstadt y que algunos ladrones habían logrado ingresar a la fosa a través de las ventilaciones.

Cuando el 28 de julio de 2001 dos hombres fueron detenidos por un guardia en plena faena, tenían un botín de muchos billetes de 200 y 500 marcos. Esos billetes, impresos en 1985 en la RDA pero que nunca entraron en circulación, tienen un valor muy alto para los coleccionistas.

El KfW temió más atracos y decidió eliminar el enorme depósito de dinero. "Queríamos impedir que el lugar se convirtiera en destino de aventureros", dice Christine Volk, que acompañó la disolución del "tesoro" entre abril y junio de 2002.

En esos tres meses, los billetes fueron quemados poco a poco en una planta eliminadora de desperdicios en Helmstedt. Previamente, las alrededor de 3.000 toneladas de billetes tuvieron que ser liberadas de grava y arena y trasladadas a contenedores.

Mientras diez empleados realizaban este trabajo, ocho guardias vigilaban que hasta el último billete fuera a parar a los contenedores.

Hasta fines de junio de 2002, casi diariamente seis vehículos trasladaron un total de 620 millones de billetes por la cordillera del Harz hasta la planta situada en Baja Sajonia. Los contenedores grises de 33 metros cúbicos estaban llenos hasta arriba. Los trasladaban de noche, con la intención de despertar el menor interés público posible.

En la planta de eliminación de residuos, la estación final de este dinero, algunos empleados al principio se asombraban por la lluvia de dinero que caía sobre la basura.

"Fue un poco como con el Tío Rico (Tío Gilito), el pato súper rico de Walt Disney, cuando los contenedores eran descargados y los billetes, en parte perfectamente conservados, volaban por el aire", recuerda un empleado de entonces.

Inmediatamente después de ser descargados, los billetes eran desmenuzados y mezclados con otros residuos. Luego, eran quemados a 1.200 grados.

El que fuera medio de pago para unas 17 millones de personas durante más de 40 años desapareció casi sin dejar rastro. Los restos surgidos de la mezcla de basura hogareña y billetes se utilizó como grava en la construcción de calles y la entrada a la antigua "cueva del tesoro" fue amurallada pronto.

Sin embargo, una pequeña parte del tesoro de Halberstadt aún se puede ver en público, dice Tanja Chatzinotas, del Foro de Historia Contemporánea de Leipzig. El KfW puso a disposición un puñado de billetes para su exposición. En una vitrina se presenta una colección de billetes de la RDA, entre ellos también algunos que estuvieron almacenados en la fosa.

Noticias Recientes de Mundo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022