Martes 24 de mayo 2022 Contacto

¿Tiene límite la vida humana?: Los supercentenarios ofrecen pistas para resolver el misterio más antiguo




20/01/2022 - 20:03:31

Infobae.- A finales del siglo 18, el filósofo y matemático Nicolas de Condorcet planteó una cuestión que aún hoy sigue siendo tema de debate en la comunidad científica. “No cabe duda de que el hombre no llegará a ser inmortal, pero ¿acaso no puede aumentar constantemente el lapso de tiempo entre el momento en que comienza a vivir y el momento en que, naturalmente, sin enfermedad ni accidente, la vida le resulta pesada?”, se preguntó el francés en su Esbozo para un cuadro histórico de los progresos del espíritu humano, publicado en 1794.

La respuesta a esta pregunta sigue dividiendo aguas, según plantea un análisis de la revista científica Nature, realizado por Michael Eisenstein. Algunos investigadores sostienen que la duración de la vida del ser humano moderno se acerca a un límite natural, mientras que otros no ven ninguna prueba de tal límite.

“La gente ha trazado una línea en la arena con su particular visión de lo que es la vejez”, escribe en otro artículo de la publicación Steven Austad, gerontólogo de la Universidad de Alabama en Birmingham, “y ahora se niegan a cruzar esa línea, independientemente de lo que sugieran las pruebas acumuladas”, afirma.

Por su parte, Jean-Marie Robine, demógrafo del INSERM, el instituto nacional de investigación biomédica de Francia en París, dice a Nature que los límites de la vida útil despertaron la curiosidad mucho antes de Condorcet. “Posiblemente sea la pregunta más antigua que se plantea en la investigación”, afirma. Aunque no exista un límite fisiológico formal, alcanzar las fronteras de la supervivencia no es una hazaña, y para seguir ganando en longevidad podrían ser necesarios avances notables en la ciencia médica, incluso si las filas de los centenarios del mundo siguen aumentando, escribe Michael Eisenstein.

Uno de los primeros trabajos para trazar los límites de la vida humana lo realizó el matemático y actuario británico Benjamin Gompertz en 1825. Su análisis de los registros demográficos demostró que, a partir de los 20 años, el riesgo de muerte de una persona aumentaba a un ritmo exponencial año tras año, lo que sugiere que existe un horizonte en el que ese riesgo alcanza finalmente el 100 por ciento.

“Gompertz especuló con que se trataba de una ley equivalente a la ley de la gravedad de Newton”, dice Jay Olshansky, epidemiólogo y gerontólogo de la Universidad de Illinois Chicago, según Nature. Casi 200 años después, el trabajo de Gompertz sigue siendo de vital importancia. Su modelo parece seguir mostrando con precisión la pauta de la mortalidad relacionada con la edad durante una parte considerable de la vida humana, aunque los avances médicos hayan alargado la esperanza de vida.

En 1996, por ejemplo, un análisis matemático de Caleb Finch y Malcolm Pike, de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, utilizó el modelo de Gompertz para estimar una duración máxima de la vida humana en torno a los 120 años, un techo razonable, dado que sólo una persona había alcanzado esa edad.

Sin embargo, los autores también especularon con que los avances médicos en el control de la senectud y el tratamiento de las enfermedades crónicas podrían, en teoría, doblar la curva y convertir ese límite en una esperanza de vida rutinaria en el futuro.

La flexibilidad del modelo de Gompertz fue objeto de dudas a medida que más personas alcanzan edades que hace unos años suponían casos muy excepcionales, de acuerdo a Eisenstein. Las Naciones Unidas calcularon que en 2020 había 573.000 centenarios vivos en todo el mundo, 20 veces más que 50 años antes. Cientos de personas alcanzaron los 110 años o más, aunque los demógrafos sólo han validado los registros de una parte de ellos. El actual récord de longevidad lo ostenta Jeanne Calment, una mujer francesa que falleció en 1997 a los 122 años y cinco meses.

Un estudio realizado en 2016 por el grupo del genetista Jan Vijg, de la Facultad de Medicina Albert Einstein de Nueva York, analizó las edades máximas de muerte registradas en Francia, Japón, Estados Unidos y el Reino Unido, y concluyó que la supervivencia más allá de los 125 años es excesivamente improbable.

En 2018, un grupo dirigido por la demógrafa Elisabetta Barbi, de la Universidad de la Sapienza de Roma, puso en tela de juicio las conclusiones de Vijg con un estudio sobre los italianos mayores de 105 años. Los datos del equipo indicaban que la curva de Gompertz se estabiliza en esta edad extrema, con un riesgo de mortalidad que se estabiliza en un 50% de probabilidad de supervivencia cada año posterior, sin llegar a un límite firme de longevidad. Pero estos resultados también fueron objeto de fuertes controversias.

Uno de los mayores retos a la hora de estudiar a los supercentenarios tiene que ver con un registro deficiente. “Hay muchos errores en los informes”, afirma James Vaupel, biodemógrafo de la Universidad del Sur de Dinamarca en Odense y coautor del estudio de Barbi, en el artículo de Nature. Algunos son de carácter administrativo o producto de personas muy ancianas con problemas de memoria, pero también afirma que hay casos de fraude por parte de familias que buscan fama.

Sea cual sea la causa, el efecto sobre los datos es, en última instancia, el mismo, afirma Leonid Gavrilov, biodemógrafo que estudia la longevidad humana en el NORC de la Universidad de Chicago. Estos errores suelen sesgar los datos demográficos de forma que sugieren un riesgo engañoso de mortalidad en la vejez extrema, asegura, según Nature.

Vaupel señala que el análisis de Barbi utilizó datos rigurosamente comprobados procedentes de la Base de Datos Internacional sobre Longevidad (IDL). La IDL fue desarrollada por una red de gerontólogos y demógrafos, entre los que se encuentran Vaupel y Robine, y se basa en una cuidadosa revisión de los certificados de nacimiento, los registros de bautismo, los datos del censo y otras fuentes de información para validar la declaración de cada supercentenario.

Un estudio realizado en 2020 por Gavrilov y su esposa y compañera biodemógrafa Natalia Gavrilova cuestionó la utilidad del IDL para hacer predicciones sobre las tendencias de longevidad a escala poblacional. El biodemógrafo cree que otro conjunto de datos supercentenarios validados del Gerontology Research Group, una red de investigadores en gerontología con sede en Los Ángeles, es una herramienta más util. La pareja observó un fuerte y continuo crecimiento de la tasa de mortalidad más allá de los 113 años.

Los críticos también afirman que los modelos de supervivencia a edades extremas se enfrentan con el inevitable problema de la disminución brusca de las cifras, lo que puede dar lugar a tendencias engañosas o inexactas que desaparecen a medida que se dispone de más datos, escribe Eisenstein. Esto ocurrió con el modelo original de Gompertz, que perdió su capacidad de predicción más allá de los 85 años, que era una edad muy avanzada en el siglo 19.

La persona más cercana al récord de supervivencia de Calment fue Sarah Knauss, quien murió a los 119 años en 1999. Sin embargo, en 2019, el matemático y economista ruso Nikolay Zaka afirmó que Calment había muerto en realidad décadas antes y que su identidad había sido asumida por su hija.

El consenso científico apoya la afirmación de Calment. Vaupel señala que el campo de las matemáticas de la ‘teoría del valor extremo’, que evalúa las probabilidades asociadas con eventos ultra raros o incluso sin precedentes, ha demostrado que tales registros a menudo no se rompen durante muchos años. En un artículo de 2019, él y su colega Anthony Medford estimaron que había un 20% de posibilidades de que el logro de Calment siguiera siendo insuperable para 2050.

La rareza de la supervivencia a edades tan avanzadas subraya una mayor verdad estadística, que se mantiene independientemente de si la mortalidad alcanza o no una meseta. “Lo más optimista que puede decir es que después de los 105 años, su probabilidad de morir deja de aumentar”, dice Brandon Milholland, científico de datos de la compañía de datos de atención médica IQVIA en la ciudad de Nueva York y coautor del artículo de 2016 del laboratorio Vijg, en declaraciones a Nature.

Si la meseta es real, la cantidad de personas vivas de 110 años requeridas para producir un sobreviviente más allá de esa edad se duplicaría aproximadamente por cada año sucesivo de longevidad. “Esto significa que las probabilidades de que alguien llegue a tener más de 120 o 125 son muy pequeñas”, dice Austad. “No es realmente el límite en lo que piensan las personas que hablan de límites, pero tampoco es la inmortalidad”. Y si la meseta es simplemente un artefacto, las probabilidades se reducen aún más.

El progreso en la extensión de la esperanza de vida promedio podría aumentar potencialmente las probabilidades de que las personas alcancen una vejez extrema al crear un número cada vez mayor de personas centenarias, se asevera en la revista científica. Los grandes avances en la prevención de la mortalidad infantil y en la niñez, y en el tratamiento de enfermedades crónicas e infecciosas, ya han producido una mejora considerable en esta métrica.

En una publicación de 2002, Vaupel señaló que la esperanza de vida en Suecia y Japón había aumentado hasta tres meses al año desde 1840. De hecho, las mujeres japonesas actualmente tienen la esperanza de vida promedio más alta del mundo, con 87 años. Sigue siendo una pregunta abierta si tales tendencias continuarán: ha habido pocas mejoras en la esperanza de vida en los Estados Unidos o el Reino Unido durante la última década.

Pero Shripad Tuljapurkar, biodemógrafo de la Universidad de Stanford en California, dice que gran parte de este estancamiento podría deberse al aumento de la mortalidad prematura por abuso de drogas y alcohol, suicidio y otras “muertes por desesperación”.

Los países de ingresos bajos y medianos están en desventaja en términos de esperanza de vida en relación con sus pares ricos, pero también tienen oportunidades para obtener ganancias importantes. De hecho, las estimaciones del Banco Mundial han mostrado un aumento constante a una esperanza de vida promedio de 71 años en 2019, una mejora de seis años con respecto a la cifra dos décadas antes.

Robine también piensa que la esperanza de vida está aumentando. En un artículo de 2021 publicado por la ONU, analizó datos demográficos franceses para monitorear la edad más alta alcanzada por al menos 30 personas que murieron en un año determinado. Sorprendentemente, esta métrica había aumentado constantemente de 99 años en 1946 a 109 años en 2016.

Pero señala que hay evidencia sólida de que podríamos estar experimentando un fenómeno conocido como compresión de la mortalidad, en el que las poblaciones generalmente sobreviven hasta edades más avanzadas sin superar significativamente los límites exteriores de la longevidad. Gavrilov ve un patrón similar. “Tienes una supervivencia mucho mejor hasta los 100 años”, dice, “pero la esperanza de vida restante a los 100 años es la misma, sin progreso documentado en los últimos 80 años”.

Milholland señala que los gerontólogos han identificado nueve características celulares y moleculares que están fuertemente asociadas con el envejecimiento y la mortalidad. Estos van desde el acortamiento de las estructuras teloméricas que cubren los cromosomas y previenen el daño genético, hasta la acumulación de proteínas defectuosas y metabolitos tóxicos y la pérdida de células madre regenerativas. Milholland ve estas fallas en la maquinaria celular como resultados naturales e inevitables de hacer funcionar una máquina biológica complicada durante muchos años.

“¿Por qué estos procesos se detendrían repentinamente a los 110 años?”, se pregunta. Los supercentenarios pueden tener algunas características genéticas que les permitan mitigar algunos de estos procesos, y ahora se están realizando numerosos estudios genómicos para investigar esto, pero simplemente puede haber demasiadas fallas para vivir más allá de cierta edad, según Nature.

Algunos estudios han sugerido que las intervenciones que ajustan la actividad metabólica o las alteraciones en la dieta pueden conferir ganancias significativas de longevidad en especies como moscas, gusanos e incluso ratones. Pero Olshansky advierte que es probable que los efectos de las intervenciones para retrasar el envejecimiento estén sesgados en estos modelos animales. “El problema es que cuanto más vive una especie en general, menos beneficio de longevidad se puede esperar de cualquier tipo de intervención”, dice. Por lo tanto, no se puede esperar que un tratamiento que permite que un gusano viva unos meses, en lugar de unas pocas semanas, impulse a los humanos a varios siglos de supervivencia. “Estamos viviendo la vida en diferentes escalas de tiempo”, añade.

Incluso si los avances en el tratamiento de enfermedades han allanado el camino hacia una esperanza de vida considerablemente más larga, Austad duda de que un progreso similar con las enfermedades relacionadas con la edad tenga mucho efecto. Una condición como la enfermedad de Alzheimer representa solo una pequeña fracción de todas las muertes, dice, e incluso detener enfermedades con tasas más altas de mortalidad, como el cáncer, no extenderá mucho la vida. “Si cura eso, agrega dos años a la esperanza de vida, y probablemente no tanto en los extremos”, explica.

Lo cierto es que hoy existe un amplio acuerdo de que las intervenciones médicas que modifican la trayectoria de la mortalidad podrían cambiar las reglas del juego, incluso si nunca logran la visión de casi inmortalidad de Condorcet. “Creo que existe un límite”, dice Milholland a Nature. “Pero no es un límite inmutable”.

Noticias Recientes de Historias

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022