Domingo 05 de diciembre 2021 Contacto

Consumo de alcohol, entre la pobreza y la familia disfuncional




18/10/2021 - 08:52:00

El País.- La Unidad de Prevención Contra el Consumo de Drogas, dependiente del Viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas, presentó esta semana datos que revelan que Tarija ocupa el primer lugar a nivel nacional en consumo de alcohol, en el detalle de la estadística se establece que las causas tienen que ver con diferentes factores, desde personales a sociales.

Este estudio fue elaborado con el fin de determinar el nivel de prevalencia de consumo de drogas, por parte del Observatorio de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Gobierno.

Uno de los principales datos que arroja el análisis de las encuestas realizadas, indica que Bolivia no es un país donde existan índices de consumo de drogas consideradas ilícitas como cocaína o pasta base muy elevados. Sin embargo, existe preocupación por parte de las autoridades por el alto porcentaje de sustancias calificadas como lícitas, como el alcohol y tabaco, Tarija ocupa el primer lugar de la lista.

“Tarija prácticamente está liderando el consumo de alcohol en el país como ciudad, incluso por encima de otras ciudades más metrópolis como La Paz, Cochabamba o Santa Cruz”, dijo la jefa de la Unidad de Prevención Contra el Consumo de Drogas, Patricia Chávez.

Los resultados responden al análisis de una encuesta donde se determina las edades, frecuencia de consumo y otras variables. Así se puede determinar el índice de prevalencia – consumidores regulares -, que en Tarija llega a 79 por ciento, mientras que el segundo lugar lo ocupa Potosí con el 70 por ciento.

Además, se estableció que son cada vez menores los jóvenes y adolescente que incursionan en un consumo de alcohol de manera regular. Chávez dijo que en Tarija la edad promedio de inicio de consumo está entre los 12 y 15 años.

Los resultados de estas encuestas también se enfocaron en las causas para esta situación. Chávez explicó que se trata de razones multidimensionales, que van desde lo personal, lo familiar y lo social.

“Hay varios factores, personales inherentes al ser humano. También familiares, como la violencia, tener una familia con falta de comunicación, el tema de tener pocos recursos económicos. Las condiciones sociales también son impulsoras del consumo de drogas, estamos hablando de pobreza, vivir en barrios carenciados, falta de espacio de ocio para jóvenes, como culturales o deportivos. El desempleo también es determinante en muchos casos”, agregó.

En ese sentido dijo que, si bien se requiere que cada municipio y Cercado en particular construyan un plan de prevención y lucha contra el excesivo consumo de alcohol, que es una tarea que corresponde a las autoridades, también se requiere de un cambio de mentalidad en la población, pues al momento se estaría naturalizando este contexto en el que incluso se acepta que adolescentes beban con una frecuencia regular.

Nuevo estudio

La Secretaría de la Mujer, Familia y Grupos Vulnerables de la alcaldía, como parte del Comité de Prevención contra el Consumo de Drogas, estableció un acuerdo con la Universidad Privada Domingo Savio (UPDS) con el objetivo de realizar un nuevo estudio, esta vez con el fin de identificar el índice de consumo por cada distrito.

El asesor de esta secretaría, Waldo Tarifa, señaló que trabajará en esto el Centro de Estadística de la UPDS y se prevé tener los resultados hasta noviembre. Así se podrá elaborar una mejor estrategia de prevención.
Alcohol, pandemia y delivery

De acuerdo a un reporte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), durante la pandemia se volvió incluso más fácil que antes acceder a bebidas alcohólicas, esto por su gran oferta y disponibilidad mediante aplicaciones y servicios de delivery, con los que se elude la restricción del vendedor.

Sin embargo, se apunta que las personas que más hacen uso de este servicio son quienes ya tenían un hábito de consumo regular de bebidas alcohólicas que se ha facilitado.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021