Domingo 05 de diciembre 2021 Contacto

MAS apuesta a choque en las calles para evitar que Arce repita la historia de Evo




18/10/2021 - 08:28:52

Página Siete.- Para evitar los sucesos de  2019,  cuando  Evo Morales terminó renunciando a la Presidencia, el Movimiento Al Socialismo (MAS) apuesta por  emplear  grupos de choque. Ello  para impedir o arremeter en contra de  las manifestaciones de protesta, tal como sucedió en el paro reciente, coincidieron analistas políticos y militantes del partido azul.

Éstos últimos aseguraron que no van a permitir otro “golpe”, y que  si tienen que salir a las calles a defender el gobierno del presidente Luis Arce, lo harán, incluso con sus  vidas.

El despliegue  de los grupos de choque se observó  el 11 de octubre,   cuando grupos afines al partido azul buscaron  evitar bloqueo de vías durante  el paro convocado por   cívicos  y otros sectores;  el 5 de septiembre,  cuando los indígenas de tierras bajas denunciaron que su marcha fue  amedrentada  por un grupo de interculturales;   y el 5 de agosto,  cuando una manifestación concentrada en cercanías del Monoblock de la UMSA fue interceptada por  grupos de choque del MAS, los cuales fueron identificados por quienes  sufrieron las agresiones.

“No vamos a esperar que las movilizaciones ‘pacíficas’ de la oposición quieran buscar desestabilizar un gobierno,  que ha ganado con 55% (…). Vamos a defender si es necesario con nuestras vidas”, afirmó a Página Siete Remberto Calani, exdiputado del MAS.

Agregó que después de la crisis de 2019,  cuando Morales dimitió a la Presidencia, el oficialismo hizo una evaluación en la que  determinó que no se permitirán  movilizaciones supuestamente  “pacíficas”.

El 12 de octubre en las masivas concentraciones de tres principales ciudades del eje, en el marco del wiphalazo, el presidente  Arce advirtió a la oposición, a los cívicos y a las  organizaciones contrarias al MAS: “Si no quieren respetar en las urnas, nos vamos a hacer respetar en las calles”.

Grupos de choque

La actuación más reciente de los grupos de choque se vio en el paro,  convocado por comités cívicos, gremiales y activistas, el  11 de octubre. En La Paz, esos grupos  recorrieron varios puntos de la ciudad y buscaron   impedir los cortes de ruta, además  en muchos casos  agredieron a los movilizados. Lo mismo pasó en Santa Cruz y Cochabamba,  donde se registraron violencia y amagues de enfrentamientos.

El 5 de septiembre,   en la población de Cerro Grande del municipio de Ascensión de Guarayos,  un grupo de los denominados interculturales trató  de impedir el recorrido de la XI Marcha Indígena  de los originarios de las  tierras bajas.

El 6 de septiembre, el denominado  Ejército Guerrero Wila Lluch’us   amenazó  con “quemar” la casa de la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Amparo Carvajal, por supuestamente “apoyar a los neoliberales”. Días después,  activistas denunciaron que el mismo grupo les amenazó con impedir sus actividades.

El 5 de agosto,  el Comité de Defensa de la Democracia  y plataformas ciudadanas convocaron a una movilización, la cual  fue interceptada   por grupos de choque afines al MAS,  en el Monoblock de  la UMSA.

En aquella ocasión,  los grupos del MAS agredieron a los activistas, representantes de plataformas y médicos, entre ellos el diputado Alberto  Astorga de CC y el líder de los trabajadores en salud, Fernando Romero. Astorga,  que terminó con una herida en la cabeza, identificó a “los Satucos”, grupo del exdiputado Gustavo Torrico, y a Columna Sur  como sus agresores.

El análisis

Álex Contreras, exvocero de la Presidencia,  que estuvo en el primer gobierno de  Morales, identificó  tres hechos que enmarcan un escenario de confrontación,  para impedir que la oposición se rearticule: 1) El último discurso de  Arce, 2) el sorpresivo cambio del Alto Mando Militar, y 3)  el cambio radical de principios del MAS.

“No es casual el discurso del presidente Luis Arce,  apuesta por una solución por el desastre. Los pilares fundamentales que tenía antes el MAS de defender la cultura del diálogo, de la paz y concertación,  los está desechando. Tampoco es casual que hace dos semanas se cambie   de un plumazo al Alto Mando Militar en pleno”, señaló Contreras.

Agregó que  con el control total de la Policía,  que “el 11 salió a agredir junto a los grupos de choque del MAS a los que estaban bloqueando”,  el MAS muestra que “tiene una estrategia de  confrontación y  violencia”, siguiendo la táctica venezolana, nicaragüense y cubana.

El analista Paúl Coca señaló que la estrategia del MAS, ahora,  consiste en “una lucha en las calles” ,  donde ya se vivieron momentos de confrontación,  con grupos que no son afines al oficialismo.

“El MAS está trasladando la lucha a las calles. La primera lucha es en el Parlamento,  donde el MAS tiene mayoría, segundo se hace en las calles y redes sociales,  y tres, se hace en las urnas y ahora el MAS ha trasladado esa lucha a las calles”, dijo Coca.

Para el analista Franklin Pareja, esta estrategia confrontacional muestra al jefe de Estado “desubicado”,  ya que en vez de buscar la concertación como Presidente de todo el país, llama a la confrontación.

“Cuando (Luis Arce) hace apariciones públicas tiene expresiones desafortunadas como llamar a movilizarse y defender el voto en las calles,  que es un claro signo de violencia y confrontación fratricida entre bolivianos. El Presidente está desubicado y ausente de los conflictos”, manifestó  Pareja.

Para el analista e historiador Pedro Portugal, la estrategia de confrontación muestra que el MAS “está empecinado en la figura del expresidente Evo Morales”, y que la gestión y discurso de Arce se subordina  a la meta  de consolidar la imagen del exmandatario.

“En Bolivia se está realizando un ciclo de confrontación en el que los intereses del país son secundarios, todo en provecho de la figura de Evo Morales. Estamos reviviendo los escenarios de 2019,  y ojalá esto se pare,  porque de lo contrario  vamos a terminar en un enfrentamiento nacional”, afirmó Portugal.

En respuesta, el diputado  Juanito Angulo, del MAS,  aseguró a este medio que “no es una estrategia” la confrontación, y que el objetivo del presidente Arce   es trabajar con todos los sectores para recuperar la economía, pero recalcó que “no se va a permitir gobiernos antidemocráticos”.

“El pueblo está de pie frente a esas acciones antidemocráticas y móviles políticos,  que se están gestando por los golpistas como los cívicos, plataformas, Conade, Carlos Mesa,  Tuto Quiroga,  entre otros. Ante esto el pueblo dice que estamos en emergencia y de pie para no permitir que pase lo que ha pasado en 2019”, dijo Angulo a este medio impreso.

“El pueblo está de pie frente a esas acciones antidemocráticas y móviles políticos,  que se está gestando por los golpistas”.

Juanito Angulo, diputado MAS

 
PUNTOS DE VISTA

Franklin Pareja / Analista político
Arce está ausente de los conflictos

 
Es un despropósito que el presidente Luis Arce haga mención a que hará respetar su mayoría en las calles,  porque nadie está cuestionando su mayoría y lo último que tiene que hacer un presidente es incendiar el conflicto,  cuando lo que más necesitamos de él es que sea el artífice de una verdadera pacificación.

En todo este período de conflictos,  el Presidente está totalmente ausente, no se lo ve, tampoco se ve al Vicepresidente,  pero cuando hace apariciones públicas lamentablemente tiene expresiones desafortunadas como insistir en el golpe de Estado, atacar a las oposiciones y llamar a movilizarse y defender el voto en las calles,  que es un claro signo de violencia y confrontación fratricida entre bolivianos.

El Presidente está desubicado y además está ausente de los conflictos;  creo que el clamor popular es que intervenga, ponga la casa en orden, contribuya a la paz social como un requisito indispensable para la estabilidad.

Hoy por hoy, la población no está pidiendo la renuncia de Arce Catacora, no hay afanes desestabilizadores a su gestión, nadie está cuestionando la legitimidad de su triunfo y creo que el Presidente se equivoca al pensar que los ataques tienen un móvil sedicioso, cuando básicamente la cantidad de actores sociales son muy divergentes entre sí, que no tienen una organización común pero que sí se ven afectados por las mismas causas.

Remberto Calani / Exdiputado del MAS
Defenderemos con nuestra vida

 
Se ha hecho una evaluación interna con todas las organizaciones que componen el instrumento político del Movimiento Al Socialismo,   y  decidimos que ya no vamos a permitir que las movilizaciones,  que en su momento parecieron inocentes y pacíficas,  han desestabilizado un gobierno democrático como era el del presidente Evo Morales hasta hacerlo renunciar.

Ahora, como militantes y dirigentes del instrumento político,  se ha decido continuar la lucha en la defensa del gobierno del hermano Luis Arce y el proceso de cambio. Ya no vamos a esperar que las movilizaciones “pacificas” de los señores de la oposición quieran desestabilizar un  gobierno que ha ganado con el 55% en las elecciones. Vamos a responder con movilizaciones, eso es lo que vamos a hacer.

Mientras estemos los militantes trabajando en la defensa de este proceso de cambio y tengamos la fuerza, vamos a continuar, vamos a defender y si es necesario con nuestras vidas. Pero esperamos que no se dé este escenario,  porque ahora las organizaciones sociales son más conscientes que en 2019.

El objetivo que se tiene es llegar a la agenda patriótica y de ahí hacia adelante continuar construyendo un Estado que actualmente se está recuperando con la confianza que tiene la población y con la economía boliviana. Creemos que lo vamos a lograr al año que viene con las medidas económicas después de la crisis que nos ha dejado la señora Añez.

Noticias Recientes de Historias

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021