Domingo 20 de junio 2021 Contacto

Utilidades de firmas estatales cayeron un 52% un año antes de la renuncia de Evo




09/05/2021 - 19:12:56

El Deber.- Desde que el Movimiento Al Socialismo (MAS) volvió al poder, la administración de Luis Arce Catacora no solo se ha puesto en campaña para sustentar la tesis de un golpe de Estado para justificar la renuncia del expresidente Evo Morales, que dimitió en medio de denuncias de fraude electoral. Más allá del tema político, el oficialismo se ha dado a la tarea de sostener que durante los 11 meses de gestión la expresidenta, Jeanine Áñez, llevó a las empresas estatales a la quiebra.

Pero más allá de la mala administración de la Jefa de Estado, las cifras del Gobierno del MAS, en el que el actual presidente era ministro de Economía, sostienen que las firmas estatales en 2018, un año antes de la renuncia de Morales, reportaron una caída en sus utilidades de hasta -52,16% con relación al 2014, cuando estas compañías alcanzaron una cifra récord de rédito.

Ese año sus utilidades totalizaron Bs 7.371 millones, pero después de esa gestión las cifras fueron mermando drásticamente, según datos de la memoria de la Economía Boliviana 2018. La publicación recoge datos de empresas estatales estratégicas como YPFB, Entel, ABE, ASPB, BoA, DAB, Comibol, Cofadena, TAB, ENDE, EMV, Banco Unión, Mi Teleférico, Sabsa, Bolivia TV, EBA, Lácteosbol y EBC.

Según esta publicación, en 2015 las ganancias de las estatales cayeron a Bs 1.767 millones; es decir, -76.03% con relación al pico más alto de beneficios.

La situación empeoró en 2016, cuando las cifras se desplomaron a Bs 939 millones.

Durante la gestión 2017 las cifras mejoraron. En ese intervalo las compañías alcanzaron utilidades por Bs 1.725 millones, pero lejos de los dígitos alcanzados en el 2014.

Los números crecieron en 2018, con utilidades por Bs 3.526 millones y las firmas estatales lograron superar los efectos de la anterior gestión. Sin embargo, los recursos obtenidos fueron un 52,16% menos a los Bs 7.371 millones de 2014, el mejor año del proceso de cambio en cuanto a economía se refiere.

Durante el Gobierno de Morales, seis empresas dependientes del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) generaron más gastos que utilidades. Según datos del último informe de rendición cuentas públicas de esa institución, hasta 2019, último año de gestión de la exautoridad, las compañías públicas reportaron utilidades por Bs 145,8 millones. En cambio, los gastos, hasta ese año, llegaron a Bs 558,9 millones.

Recientemente, el Gobierno anunció la reactivación de estas seis empresas, que según la actual administración fueron mal manejadas por el Gobierno de transición, dejándolas al borde de la quiebra.

“El Gobierno golpista aplicó medidas con el único propósito de paralizar y desmantelar las empresas públicas favoreciendo intereses particulares en desmedro del pueblo boliviano”, señala un informe del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Incluso esa cartera de Estado aseguró que “las empresas públicas pasaron a un estado de riesgo de quiebra técnica y financiera”.

Cifras en tiempos de Evo

No obstante, los informes oficiales de esa misma cartera de Estado, revelan que incluso en tiempos de Morales las cifras no eran del todo favorables.

El Sedem tiene bajo su tuición a las compañías estatales: Empresa Estratégica de Producción de Semillas (EEPS), Cartonbol, Ecebol, la Empresa Estratégica de Producción de Abonos y Fertilizantes (Eepaf) y Papeles de Bolivia (Papelbol).

El déficit fue frecuente en las entidades públicas. Según el Informe de Rendición Pública de Cuentas Final de la gestión 2020, empresas como Cartonbol entre 2015 y 2019, obtuvo utilidades acumuladas por Bs 7,1 millones.

No obstante, sus gastos entre 2010 y 2019 llegaron a Bs 151,5 millones y las ventas alcanzaron Bs 129,6 millones dejando un saldo negativo de Bs 25,3 millones.

Esta compañía está en Oruro y demandó una inversión de Bs 36,9 millones, a lo que se debe sumar otros Bs 16 millones como capital de operaciones. Para el 2021, su asignación presupuestaria será de Bs 39,6 millones.

En abril, la gerente general del Servicio de Desarrollo de Empresas Productivas (Sedem), Fátima Pacheco, reveló que, de 2010 a 2020, las seis compañías generaron Bs 716,2 millones por ventas.

Sin embargo, los informes oficiales señalan que incluso durante la gestión de Morales hubo años en los que algunas empresas reportaron cero utilidades.

Por ejemplo, Papelbol, que fue creada en 2007, pero que comenzó a operar en 2014, no reportó utilidades en 2015, 2016 y 2017. El único año que registró ganancias fue en 2018, generando un rédito de Bs 10,5 millones.

En 2019 nuevamente las ganancias fueron cero. Es decir, que en 12 años de creación y cinco de funcionamiento solo generó utilidades en uno, pero sus gastos llegaron a Bs 141 millones. Esta planta está ubicada en Villa Tunari-Cochabamba, un bastión político del MAS.

Para la gestión 2021, la compañía estatal tendrá un presupuesto de Bs 36,1 millones.

Otro caso llamativo es la Empresa Pública Productiva Envases de Vidrio de Bolivia (Envibol). Ubicada en Chuquisaca, fue creada en 2015, pero comenzó a operar en el último año de Morales. En su primer año tuvo utilidades por Bs 765.322. Los gastos en la plata llegaron a Bs 6,8 millones.

Por otro lado, la Empresa Estratégica de Producción de Semillas, reportó utilidades por Bs 10,7 millones entre 2015 y 2019. Mientras sus gastos entre 2013 y 2019 llegaron a Bs146,2 millones. En ese periodo, sus ventas llegaron a Bs 144 millones.

“Fueron mal manejadas”

Óscar Ortiz, exministro de Desarrollo Productivo y de Economía, durante el Gobierno de transición, sostuvo que la mayoría de las empresas estatales fueron mal administradas durante los 14 años de gestión de Morales.

La exautoridad rechazó las acusaciones y dijo que se quiere cargar la responsabilidad de más de una década de mala administración del Gobierno de Morales, a la administración de Áñez.

“Es falso lo que afirman y buscan ocultar una realidad de cómo se crearon estas empresas; sin estudio de factibilidad técnica”, dijo.

El exiministro sostuvo también que el Gobierno acusa a la anterior administración sin contemplar la emergencia sanitaria que vivió el país el año pasado y las medidas que se adoptaron para frenar el avance del coronavirus en el país. “No es cierto que hubo una decisión política de paralizar las empresas; en los meses de mayo y junio estábamos en plena cuarentena y la prioridad era atender la emergencia sanitaria para evitar la propagación del coronavirus”, afirmó la exautoridad.

Además, Ortiz reveló que el Gobierno recibió la administración con un déficit fiscal superior a los $us 4.000 millones.

Otra exautoridad que pidió dejar su nombre en reserva sostuvo que incluso varias empresas públicas se encontraban paradas por varios meses antes de que llegue el Gobierno de transición.

“Envibol tenía la línea de producción prácticamente parada. Nosotros tuvimos que reactivar y ordenar su funcionamiento pese a la crisis”, dijo.

A su vez, el economista Germán Molina sostuvo que durante los 14 años de Gobierno de Evo Morales, se crearon ‘empresas zombies’, que no son capaces de sobrevivir por sí mismas y que generan gastos para el Estado, que actualmente tiene dificultades para sostener esas compañías.

Incluso sostuvo que empresas más grandes como BoA tenían problemas financieros antes de la renuncia de Morales.

En 2020 el Gobierno de transición informó que BoA arrastraba una pérdida acumulada de $us 50 millones, entre 2014 y 2019.

En febrero de ese año, otra empresa estratégica YPFB, la más grande del país, informó que hasta septiembre de 2019 alcanzó un saldo negativo de 443,8 millones ($us 3.088 millones).

Gobierno en silencio

Para esta nota se enviaron cuestionarios a los ministerios de Economía y Finanzas, y de Desarrollo Productivo y Economía Plural, pero hasta el cierre de esta edición no contestaron.

Pero anteriormente, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca aseguró que “el Gobierno de facto ha ido destrozando y paralizando estas plantas industriales, de tal manera que no generen recursos”.

“El Gobierno de transición no tuvo ningún tipo de interés de garantizar la inversión pública, sobre todo en el sector de desarrollo productivo y mucho menos en la implementación de nuestras plantas para promocionar al aparato productivo”, cuestionó.

Es más, en diciembre de 2020, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, anunció que las empresas estatales recibirán una inyección económica de al menos $us 500 millones, para su reactivación.

Además, aseguró que la inversión pública alcanzará los $us 4.000 millones durante la presente gestión.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021