Lunes 21 de septiembre 2020 Contacto

Tensión en Bolivia: Los movilizados discrepan de su objetivo




11/08/2020 - 08:37:16

El País.- Las elecciones siguen teniendo fecha: el 18 de octubre, lo que no hay es una garantía de inamovilidad por Ley, pero ya no está claro que las movilizaciones que se mantienen en el país lo hagan por eso. Al menos no la mayoría. El "fuera Áñez" - mitad motivo, mitad venganza - ha cobrado fuerza entre los sectores movilizados y ha generado tensión entre la propia dirigencia masista.

¿Puede Evo Morales ser desconocido por sus bases en plena movilización? Puede. Morales, desde el sábado, ha pedido hasta cuatro veces porque se siga la vía del diálogo y se acepte la fecha del 18, pues a su criterio es una fecha más propicia para "recuperar la democracia" - pues no tiene dudas de la victoria de Luis Arce - que propiciar la renuncia de Jeanine Áñez, que postergaría la fecha y, además, permitiría la “rearticulacion de la derecha dispersa”, dice, por instrucciones de la embajada de EEUU.

Sin embargo, Morales ha podido cometer un error capital al hablar del rechazo popular a la medida según unas encuestas que nadie conoce: “Cuando dicen nueva convocatoria, o mejor: No elecciones, Fuera Áñez, parece que hay una coincidencia con la derecha. Será por falta de orientación o quizá por interés definido de algunos sectores porque, evidentemente, dentro de la movilización no son todos militantes de MAS-IPSP, tampoco todos los dirigentes son del MAS, tienen otras posiciones” recogió la página de Kawsachun Coca de las palabras de Morales, del que no se podría asegurar que esté preocupado hasta el punto de cambiar de parecer ni por las denuncias penales sobre este caso, ni por el otro asunto del estupro del que nadie habla.

Rechazo El propio Morales señaló que en las encuestas que el repudio de la movilización paso del 28% al 58% en una semana

La reacción en las bases - al menos las que comentan en Kawsachun Coca - ha sido de rechazo, pues muchos tampoco olvidan que Morales "ni Patria ni Muerte" y que la última gestión estuvo más dedicado a reuniones con la elite y partidos de golf que a "gobernar obedeciendo al pueblo".

Para otros analistas el asunto es más táctico. El MAS orgánico se desmarca de la movilización para acercarse a la clase media, asustada de lo que se puede venir no ahora, sino después de elecciones, mientras que los movilizados se convierten en carne de cañón. "Evo salva su imagen ante la comunidad internacional, aunque haya sacrificado la opción de volver al poder".

Movilizarse en plena pandemia tiene sus riesgos, peor si la gestión de la misma es deficiente y la provisión de oxígeno en una ciudad como La Paz apenas alcanza para cinco días. El uso de ese insumo como elemento humanitario le ha dado al Gobierno de Jeanine Áñez el oxígeno suficiente – valga la figura – para criminalizar la protesta y dotarse de cierta cobertura ante un inminente desenlace violento. El propio Morales señaló en las encuestas que el repudio a la movilización paso del 28% al 58% en una semana.

Tan evidente era el impacto electoral negativo y la decisión del Gobierno Áñez de entrar a la confrontación que el jefe de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, señalado como heredero de Evo, Andrónico Rodríguez, trató de desactivar el foco asegurando libre transitabilidad del convoy en el Trópico e insistiendo en su compromiso con la vida, etc.

En el MAS todo es lento, porque las decisiones se bajan a las bases y no siempre suben con la respuesta deseada, pero en este caso, el tiempo apremia. Electoralmente, la protesta no suma al MAS desde el enfoque clásico, pero la ortodoxia nunca ha sido un valor al alza en el conglomerado. Y además está el Mallku.

Los caminos del Gobierno

Las tensiones en el bloque movilizado han dejado más descolocado al Gobierno/candidato de Jeanine Áñez, que hasta ahora ensaya posturas sin llegar a definirse por una o por otra.

La entrevista de Arturo Murillo en CNN, con el “tótem” Fernando del Rincón, evidenció esta confusión: por un lado habló de “evitar la guerra civil” y por el otro “de tener las horas contadas – 24 – para intervenir”. Del Rincón, caliente y muy proclive a la grandilocuencia militar presionó varias veces en ese sentido, aunque finalmente “liberó” a Murillo de tener “intereses políticos en la crisis”. Al final, hasta parafraseó aquello de que “el pueblo le ha pedido” para justificar la candidatura de Jeanine Áñez.

La maniobra de Luis Fernando López, armando el convoy para desplazar oxígeno desde Santa Cruz a La Paz enfrentando los bloqueos le ha permitido recuperar posiciones luego de la escena del domingo, donde el fracaso del diálogo dejó tocada la capacidad del Gobierno.

La otra vía es la vía judicial: el teatrillo de la denuncia penal instando a la Fiscalía a investigar, como si la Policía no pudiera actuar señalando flagrancia en la violación de un derecho constitucional.

Diálogo discreto y moderación militar

Al igual que la semana pasada, en medio de la tensión generalizada, el diálogo vuelve a avanzar en La Paz con los actores que ya participaron de las conversaciones de noviembre y que creyeron encontrar una salida el viernes salvando la sigla del MAS y blindando por Ley la fecha del 18 de octubre. No se esperan resultados muy pronto.

De ayer también se rescata la moderación del discurso del Comandante General de las Fuerzas Armadas, Sergio Orellana, que recordó que no pueden participar del control del orden público salvo que exista decreto y petición expresa de la Policía donde se declare rebasada. “Será que tenemos que llegar a eso” señaló Orellana.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020