Lunes 03 de agosto 2020 Contacto

Las empresas vuelven a trabajar con estructuras más reducidas




11/07/2020 - 11:02:08

EL Deber.- ¿Cómo volver a la nueva realidad? ¿Cómo afrontar el trabajo en un contexto de incertidumbre? Son las preguntas que varios se hacen en un ambiente de recesión. Las empresas, afectadas por la crisis, también se hacen las mismas interrogantes. Todas buscan una respuesta, una que no existe.

Y no la hay porque cada realidad es distinta; no obstante, muchas retornan a operar con menos personal. Esta nueva realidad obligó a las compañías a ajustarse el cinturón y, en ese ajuste, una buena parte se sumó al tren de la digitalización y la optimización de sus recursos. Muchos puestos se perdieron, pero también se han generado otros.

Después de más de tres meses de cuarentena total en Santa Cruz, desde este 6 de julio en la urbe se flexibilizó la medida. Los buses de transporte público salen solo a un 60% de su capacidad. Y el horario de trabajo es hasta las 16:00.

Luego de esta hora los policías y militares ejercen rigurosos controles. Durante la vigilancia se retienen motorizados infractores y aplican sanciones establecidas en el decreto presidencial que van desde los Bs 1.000.

Pero, ¿en qué contexto, retornan las empresas a la nueva realidad? Lo hacen en uno complicado. El desempleo llegó hasta mayo a una tasa del 7,38%, la más alta en cuatro años, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). A esto se suman las proyecciones nada alentadoras de organismos internacionales como el Banco Mundial (BM). Esta entidad estimó que el país cerrará la gestión con una recesión del -5,9% en el PIB. Así, en este paisaje sombrío las empresas bolivianas nadarán en aguas turbulentas, para evitar ahogarse en el huracán de incertidumbre generada por el virus.

Cambios

En este nado sobre un mar huracanado de mal augurio, algunas empresas han optado por concentrarse en dos puntos esenciales, cuidar a sus clientes y optimizar sus recursos.

Luis Fernando Saavedra, gerente general de Dismac, sostuvo que su empresa se enfocó en estos parámetros para operar durante la emergencia sanitaria, y para seguir trabajando después de la flexibilización del aislamiento rígido, vigente en el país desde el 22 de marzo.

Desde esa fecha, esta empresa, según Saavedra, reforzó el aspecto digital. Esto llevó a mejorar el sistema de pago online y requerimientos de productos de parte de sus clientes en su página web.

De esta forma, su portal sufrió un cambio, de hecho, su catálogo digital se refrescó con una gran variedad de productos.

“Hicimos varios ajustes internos, para poder atender a los consumidores a través del delivery, créditos a través de una gran variedad de productos, y tener los precios más bajos posibles para nuestros clientes”, dijo Saavedra.

En esa línea, sostuvo que la firma tuvo que readaptarse obligándolos a tecnificarse, “porque necesitábamos asegurar que varios procesos que eran manuales se conviertan en automáticos, para alivianar costos y hacer más fácil la relación con el cliente”.

“Desarrollamos un modelo de operación en las tiendas en donde hay protocolos estrictos de seguridad y en donde hemos habilitado puntos de atención para evitar aglomeraciones”, sostuvo.

El cambio se hizo también en la forma en la que se trabaja; por ejemplo, “antes teníamos menos en call center; ahora tenemos más gente. Antes, teníamos pocos community manager, pero como el mundo se ha hecho mucho más digital se requieren más de estos profesionales”.

Un cambio similar vivió Remax. Oliver Viera, director nacional de esta empresa inmobiliaria, dijo que, como parte de los ajustes a la nueva realidad, la compañía decidió trabajar con un 50% de su personal administrativo cada día por medio, de forma física.

Además, admitió que llegaron a un acuerdo para una reducción de salarios convenida con sus empleados, que, según él, “se pusieron la mano en el pecho para ayudar a la compañía, eso en la parte económica”.

En la parte operativa, dijo que negociaron una reducción en el pago de alquiler de sus oficinas. Con relación al tema de bioseguridad, sostuvo que a escala nacional han diseñado un protocolo que ya es usado en La Paz y Cochabamba en donde se mantiene una cuarentena flexible.

Viera explicó que en el negocio inmobiliario se requiere de contacto directo con los clientes. Para evitar la exposición de los agentes y las personas que buscan un inmueble se implementaron los clubes virtuales.

Esta herramienta de trabajo consiste en ofrecer a las personas, o mostrarles, a través de plataformas digitales diversos inmuebles “y si les gusta, recién se agenda una cita. Podemos incluso enseñar la propiedad en vivo”, dijo.

Sobre la situación económica actual, afirmó que a diferencia de otros sectores el negocio inmobiliario “se recupera muy rápido”.

La industria Incerpaz entrará en esta nueva fase de la cuarentena con varios cambios. El gerente general de esta compañía, Juan Manuel Bejarano, sostuvo que, ante la nueva realidad se realizaron una serie de cambios para dar una mejor atención.

Los ajustes se hicieron en su línea de producción y comercialización. La empresa no realizó ningún recorte de personal, manteniendo a sus 200 funcionarios. En esta nueva etapa de la pandemia realizará mayores controles en su planta y en sus ocho tiendas en Santa Cruz.

“Esto nos permite proteger a nuestros funcionarios y principalmente al cliente. Esa es nuestra premisa, que las personas hagan una compra segura”, señaló.

El ejecutivo agregó que una de las mayores transformaciones se dio en el campo digital con el lanzamiento de su tienda virtual.

“Es fácil de usar y se pueden hacer transferencias bancarias, es un proceso paulatino, con esto estamos tratando de cuidar a nuestros clientes”, sostuvo.

Bejarano añadió que realizan un control riguroso en la entrega de sus materiales en obra. Para realizar este trabajo la compañía cuenta con más de 40 camiones.

“Se tomaron todas las medidas de bioseguridad, nosotros desinfectamos el material cuando sale de la fábrica y cuando llega al punto de entrega; cada camión está provisto con mochilas de desinfección”, señaló.

El ejecutivo sostuvo que, en este contexto, reubicaron a su personal en áreas donde tenían flaquezas. “Hemos hecho una reingeniería, por ejemplo, nuestra tienda digital la atiende personal que estaba en otra área”, sostuvo.

Carlos Hugo Núñez, director de Eventrid, empresa que se dedica a la organización y gestión de eventos, explicó que su compañía se vio golpeada por la pandemia, en ese sentido, la sociedad optó por migrar a la realización de talleres y acontecimientos virtuales.

“Volveremos a nuestras actividades en las oficinas, pero seguiremos haciendo lo que desarrollamos en esta pandemia que son soluciones para atender eventos virtuales y que se están haciendo conocer en el mercado”, explicó.

Sostuvo que su empresa demorará por lo menos un trimestre en recuperar los niveles de ingresos que tenían antes.

Jorge Cwirko, presidente de la Asociación de Empresarios del Parque Industrial de Santa Cruz, explicó que las fábricas son optimistas, la mayoría hará un gran esfuerzo para operar en un contexto difícil. “Tenemos que manejar mejor los costos y agilizar la producción, y la recuperación dependerá de cómo se encuentre la demanda”, señaló el industrial.

Javier Arze, gerente general de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz, explicó que desde el 11 de mayo la actividad entró en una cuarentena condicionada, por lo que las empresas retornaron lentamente a sus actividades, comenzando por los proyectos de inversión privada y después con los de inversión pública.

En la ciudad existen un poco más de 90 obras en las que se están trabajando. “Son más de 1.000 obras en marcha, aún pocas han sido reactivadas”, precisó.

Sin embargo, existe otro factor vital que dificulta la reactivación económica: las deudas acumuladas de las entidades públicas.

El sector público es responsable del 72% de las obras que se construyen a escala nacional.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020