Viernes 07 de agosto 2020 Contacto

Autoridades sacan a relucir sus diferencias políticas en medio de la crisis por COVID-19




02/07/2020 - 08:36:39

Opinión.- Un juicio por incumplimiento de deberes y daño a la salud fue la advertencia lanzada ayer al alcalde José María Leyes por el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, quien dijo que tiene información de que el Ejecutivo edil no piensa apoyar la implementación de un centro de aislamiento en el campo ferial de Alalay. El  Alcalde respondió que el viernes, día de firma del convenio, se verá quiénes apoyan ese centro y recomendó al Ministro relajarse, cree que la cercanía de las elecciones lo pone “nervioso”, como a varios.

En medio de la pugna mediática, empresarios y cívicos exigieron la renuncia del Alcalde y de la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, ante la falta de acciones para evitar el colapso de los centros de salud y de los cementerios en Cochabamba.

Se sumó a ese pedido un pronunciamiento anónimo que circuló anoche en redes sociales dando 48 horas a Leyes para renunciar, caso contrario habría un “motín municipal” por su falta de interés en trabajar por la ciudadanía. El Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Alcaldía de Cochabamba se adhirió al pedido de renuncia. La ejecutiva Zorka Candia dijo que el último comunicado emitido desde Recursos Humanos obligándoles a trabajar o a tomar vacaciones fue lo que llevó a los trabajadores a tomar la decisión. Aseguró que no sabe qué unidad declaró el motín municipal, pero que el Sindicato se adhiere.

ADVERTENCIA

Murillo lanzó la advertencia a Leyes en el acto de entrega de camas para el centro de aislamiento previsto en Feicobol y cuestionó que no hubiera respondido el apoyo ofrecido por los empresarios desde hace cuatro meses.

"Si no cumple lo vamos a demandar. Yo, Arturo Murillo, lo voy a demandar. Lo único que le pido es que cuando se lo demande y se lo meta preso por incumplimiento de deberes y daño a la salud, no llore, no diga que es persecución política", manifestó. Dijo ser una persona tolerante, pero ya se están traspasando lo límites.

Destacó que, a diferencia del Alcalde, los 11 concejales del municipio cochabambino acompañaron las labores en el centro de aislamiento y manifestó que cualquiera de ellos podría asumir el mando de la Alcaldía si Leyes no desea colaborar.

Leyes afronta varios procesos por presunta corrupción. Uno de los más recientes es por portación ilegal de un arma de fuego que fue encontrada en el allanamiento a su casa, en mayo. El Alcalde dijo que el arma se la dio a “guardar” Murillo. Ninguno dio mayores explicaciones a la fecha.

Leyes respondió en tono sarcástico al Ministro y le recomendó que se tome unos días para descansar porque lo nota nervioso. "Lo veo al Ministro de Gobierno muy nervioso, muy preocupado, creo que sería bueno que se tome unos días de descanso y se relaje, le va a hacer mal a la salud. Anda amenazando con cárcel a todo el mundo".

Insistió en que algunos están nerviosos por el anuncio de elecciones y las encuestas. Agregó que la gente está cansada de autoridades que "hablan mucho y trabajan poco", a tiempo de destacar que los dos hospitales hechos en su gestión se están dedicando al COVID-19.

EMPRESARIOS

El presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellott, y el presidente del Comité Cívico, Marcelo Piérola, pidieron ayer, por separado, la renuncia del Alcalde. Ambos cuestionaron la falta de acciones de las autoridades ante la emergencia sanitaria.

“Esta mañana hemos hecho el intento de poder acercarnos y ayudar, pero no hemos visto una señal clara de querer contribuir a buscar una solución. (…) Por tanto, les pedimos formalmente que den un paso al costado”, dijo Bellott, quien estuvo presente en el mismo acto que Murillo.

Sobre el pedido, Leyes respondió que a Bellott nadie lo eligió como autoridad.

El líder de los empresarios pidió que las autoridades del departamento contribuyan con ropa de cama, insumos médicos y alimentación para la instalación del centro de aislamiento. Asimismo, pidió habilitar un cementerio de emergencia al sur de la Coronilla para los fallecidos por COVID-19, debido a la saturación de los cementerios de la ciudad.

La Fundación Feicobol y la Alcaldía están en disputa por el campo ferial de Alalay. El contrato de arrendamiento finalizó en marzo de 2020, pero se amplió por 90 días (hasta el 12 de junio) para que se lleve a cabo la Feria Internacional de Cochabamba 2020, que se suspendió por la pandemia de coronavirus. Leyes pidió la devolución para instalar un centro de aislamiento y los empresarios respondieron que hacía varios meses habían hecho la propuesta y fue ignorada.

El Alcalde declaró que, si era preciso, entraría con policías y militares a recuperar el predio. Aseguró que se mantendría como escenario ferial en 2021, pero no podía asegurar que bajo la administración de Feicobol, pues hay otras propuestas como la de la Cámara de Industria.

Mientras, el Servicio Departamental de Salud (SEDES) reportó hasta ayer 3.640 casos confirmados de coronavirus, 202 muertos y 153 recuperados en Cochabamba.

Los hospitales centinela están colapsados, el personal de salud no tiene insumos ni equipos y muchos trabajan a contrato y hay varios que ya vencieron. Los cementerios y el crematorio también están saturados, lo que obliga a dejar los cuerpos por varios días en los domicilios con el elevado riesgo que eso implica.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020