Martes 07 de julio 2020 Contacto

4.200 familias indígenas están al borde del hambre




31/05/2020 - 10:45:42

El Día.- Sin ingresos por la no venta de castaña, olvidados del acceso a los bonos sociales y una ausencia total de provisiones de alimentos, medicamentos e implementos de bioseguridad, alrededor de 4.200 familias, de los tres distritos del municipio de Ixiamas, parte de la región amazónica de la provincia Abel Iturralde del departamento de La Paz, se encuentran al borde de la hambruna.

El asambleísta departamental y representante de dicha región, Celín Quenevo, en contacto con El Día, relató que la situación es dramática sobre toda para la mayoría de la población indígena Tacana II y Araonas, que habitan dispersos en sus propias comunidades, en medio de la extensa selva que hace a la Amazonía boliviana.

“Prácticamente nuestras comunidades no han podido comercializar la castaña debido a los bajos precios, por esta lamentable realidad están condenados a pasar hambre y estar en situación de miseria. Peor aún, cuando ninguno de los bonos sociales ha llegado a la zona”, explicó Quenevo.

Tres distritos en abandono. Se trata de los distritos municipales Carmen de Emero, Esperanza del Madidi y Manurimi del Madre de Dios. Quenevo, explicó que comprenden alrededor de 4.240 pobladores que aún no han sido beneficiados del pago de los bonos sociales que el Gobierno hace entrega, a través de diversas entidades financieras, como un paliativo ante la cuarentena sanitaria por la pandemia que azota el país.

Por su parte, Rolando Justiniano, presidente de la Central del Pueblo Indígena Tacana II, aseguró que, debido a la escasez de alimentos y combustibles, ellos ya se encuentran en total emergencia. Además, puntualizó que ante todas esas carencias se suma la falta de provisión de alimentos, medicamentos e implementos de bioseguridad para atenuar el ingreso del coronavirus (COVID-19).

“Si bien, hasta el momento no tenemos contagios, esto se podría agravar con la cuarentena dinámica que el Gobierno ha determinado a partir del lunes. Ya estamos pasando situación de miseria y hambruna en este momento, porque ya no tenemos provisiones. El stock de ayuda que nos llegó hace un mes, ya se ha acabado. Ya no hay de dónde adquirir productos”, relató el dirigente indígena.

Desde el municipio de Ixiamas. El alcalde del municipio de Ixiamas, Jorge Adolfo Haense Howard, señaló que las personas del sector de Manurimi, normalmente acuden al municipio de Sena del departamento de Pando, para el cobro de estos beneficios; pero, a raíz de la pandemia del COVID-19 se determinó encapsular dicho municipio de Pando, ocasionando que la movilización y tránsito de personas se haga imposible para al menos 848 familias. Lo mismo pasa con los estudiantes que, pese a estar habilitados para el cobro de su bono, no pueden hacerlo por las restricciones que existe, como efecto de las medidas de cuarentena vigentes en la zona.

“El problema es muy serio. Son más de 800 personas que tienen que cobrar los bonos, incluido los alumnos, pero por el encapsulamiento del municipio de El Sena, no dejan prácticamente desembarca en la rampla, un lugar próximo a dicho pueblo. La gente en esas condiciones está aislada y condenada a no cobrar los bonos. Eso en pocos días originará hambruna y miseria”, manifestó el alcalde Haense, vía un audio grabado por las redes sociales.  

Ante esta situación, el municipio de Ixiamas, a través del asambleísta Quenevo, el alcalde municipal, Haense y autoridades del sector, hacen un llamado de urgencia a las entidades financieras y a las autoridades del Gobierno Central, para la atención pronta a sus demandas, enviando las brigadas móviles para la cancelación de los bonos, en los tres distritos municipales de Ixiamas como son Carmen de Emero, Esperanza del Madidi y Manurimi Madre de Dios.

Abandono

Los pueblos indígenas de toda esa región amazónica del país, si bien hasta el momento no reportan casos COVID-19, ellos expresan un sistemático abandono de los servicios de salud, educación y provisión de alimentos en la zona.
 
La castaña, producto natural que se cosecha cada año entre octubre y febrero de cada año, por la caída de precios y la crisis sanitaria que apareció desde marzo, no ha sido posible comercializar. Como consecuencia de eso, los pobladores dispersos en sus comunidades, se encuentran sin ingresos para satisfacer sus necesidades básicas.
 
Los indígenas Tacana II que sostienen desde hace tres años atrás un proyecto de Castaña, temen perder ingresos este año por efecto de tener almacenado sus productos, sin poder sacar hacia los mercados castañeros, cuyas empresas acopiadoras se encuentran en Riberalta (Beni).
 
Los pobladores piden al Gobierno, ver la manera más rápida posible, primero para tener abastecido sus comunidades con alimentos y combustibles, luego exigen la dotación de medicamentos, implementos de bioseguridad, entre otros. Finalmente, de manera urgente exigen el pago de los bonos en sus comunidades.

Noticias Recientes de Sociedad

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020