Martes 14 de julio 2020 Contacto

Caraqueños tienen más miedo a morir de sed que a contagiarse de covid-19




26/05/2020 - 12:44:47

El Nacional.- La escasez de agua se agudiza cada día más en todo Venezuela en tiempos en los que el servicio es vital para poder mantener las correctas medidas de higiene contra el coronavirus. En la capital, los caraqueños han recurrido a opciones incluso insalubres para poder abastecerse: hay zonas donde las tuberías se encuentran secas desde hace más de 50 días.

La desesperación se ha apoderado de los caraqueños. Cientos de personas ponen en riesgo su salud cada día ante la necesidad de llevar agua a sus hogares.

En Cotiza, un gran número de ciudadanos se aglomeran desesperados para poder llevar unos cuantos envases de agua en una fuente natural que viene desde la montaña. Mientras que vecinos de Montalbán III se bañan en un pozo de agua de una tubería rota en plena carretera.

Más de 1.500 familias tienen tres meses sin el servicio en la urbanización Terrazas de Guaicoco, en el municipio Sucre del estado Miranda. Esto ha provocado una serie de protestas en el sector, donde, sin cumplir con las medidas de prevención del covid-19, los habitantes cerraron la carretera Petare- Santa Lucía a modo de protesta.

En Pinto Salinas, municipio Libertador, los residentes recurren al agua de una alcantarilla porque están sin servicio desde hace más de 30 días. Una situación similar se repite en Las Mercedes, donde las personas sacan agua de pozos.

Lo mismo sucede en Palo Verde, municipio Sucre. Habitantes de la zona recurren a una tubería de agua limpia rota que se encuentra frente a la Iglesia San Rafael. Esta fuga la reparó recientemente Hidrocapital, pero tras más de 20 días sin el servicio vecinos abrieron de nuevo el hueco que se encuentra en la vía para llenar envases de agua.

El barrio José Félix Ribas de Petare también se ha visto seriamente afectado. En el sector El Chorrito vecinos de la comunidad rompieron la cuarentena y sin acatar las medidas contra el coronavirus se aglomeraron alrededor de una cisterna de agua que llegó al lugar.

Catia tiene 30 días sin recibir el servicio. Los habitantes de esta zona sacan agua del Parque del Oeste o recogen agua desde las casas de vecinos que tienen bombas.

Sistema Tuy al borde del colapso

El sistema Tuy II es el que abastece a gran parte de la ciudad de Caracas y varios municipios del estado Miranda.

Las constantes fallas eléctricas, falta de mantenimiento y presuntos actos de sabotaje denunciados por el régimen han provocado que el sistema no realice el bombeo de acuerdo con los ciclos previamente establecidos por Hidrocapital.

Recientemente expertos en materia hídrica del Plan País denunciaron que el mal manejo por parte del régimen, la falta de personal capacitado y la poca inversión generaron el colapso de los Sistemas Tuy I, II y III.

La situación del agua empeoró en los últimos meses. De acuerdo con una encuesta realizada por la comisión de expertos de la salud para hacer frente al covid-19, durante la pandemia solo 4% de los venezolanos tiene acceso al suministro de agua potable de manera continua y limpia, mientras que 21,4% denuncia no contar con el servicio desde hace más de 7 días y 74% de la población no tiene suministro de manera regular y la que reciben es de baja calidad.

Lejos de una solución

El régimen de Nicolás Maduro no ha planteado ninguna solución real a la problemática del agua.

Hace algunas semanas anunciaron la llegada de 252 cisternas traídas desde China para llevar agua a diversos sectores del país y, además, esperan que entre junio y julio lleguen otras 1.000. Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos coinciden en que quieren que el servicio llegue a sus hogares de forma regular por las tuberías.

Vecinos de Agua de Maíz, Bloques Grandes de Caucagüita, Julián Blanco en Petare, Miraflores en el centro de Caracas, entre otros sectores, recibieron este martes cisternas de agua para llenar algunos pipotes y envases.

Cerraron la carretera Petare Santa Lucía para reclamar por la falta de agua

Los habitantes reportaron mucho desorden, colas y pocas medidas de salubridad para poder abastecerse.

En algunas zonas reportaron que el agua de estas cisternas se encontraba sucia y de color amarillento, lo que hace imposible que la usen para ciertas labores del hogar como la cocina.

El costo de una cisterna privada es de alrededor de 80 dólares para 10.000 litros y de 100 dólares para 12.000 litros.

Solo este lunes se registraron en Caracas al menos nueve protestas ante la falta de agua, una situación que continúa este martes ante la desesperación de los ciudadanos que exigen a las autoridades que reestablezca el servicio.

Noticias Recientes de Mundo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020