Lunes 30 de marzo 2020 Contacto

El museo de Orinoca es un elefante blanco, vamos a cambiar su función




23/02/2020 - 05:29:10
Página Siete.- Hay en su escritorio una Biblia gorda, la talla en madera de una cholita y una foto suya besando la wiphala aquel 14 noviembre, cuando fue posesionada como Ministra de Culturas del gobierno de transición de Jeanine Añez. “Como mujer de pollera, sindicalista, alteña y madre de siete hijos ser autoridad es una responsabilidad, pero no me olvido de donde vengo. Voy a cumplir mi trabajo y luego estoy dispuesta a seguir mi rumbo”. Así se presenta Martha Yujra.

Hija de minero y formada en lides sindicales desde que tenía 17 años, Yujra fue representante gremial en El Alto y llegó a ser secretaria ejecutiva de la Central Obrera Regional. Madre de siete y abuela de tres, habla fluidamente el aymara, ríe cuando entra en confianza y alude a Dios recurrentemente .

La única mujer de pollera del Gabinete dijo el miércoles a Página Siete que encontró en el Ministerio de Culturas “una casa de pirañas” y que está decidida a luchar contra la corrupción. Al día siguiente, en conferencia de prensa, Yujra anunciaba la destitución y proceso contra un exjefe de esta cartera de Estado por cobro de coimas.

Por el caso, la propia ministra fue denunciada por el dueño de una empresa de vajillería y eventos, quien asegura que la autoridad tenía conocimiento del cobro ilegal del funcionario destituido. La Unidad de Comunicación ha dicho que no se referirá al asunto mientras siga la investigación.

De su posesión, ministra, se recuerda su beso a la wiphala.

Es que ha sido una sorpresa, no tenía en mis planes llegar de esta manera a ser ministra. Entonces me nació besar la wiphala porque es parte de mí misma.

Esos días yo estaba perseguida y en la clandestinidad. Los masistas querían colgarme, han buscado mi casa para quemarla, mis hijos estaban desparramados. Semanas antes estuvimos en las barricadas, con lluvia o con sol, con coquita, orando en El Alto; todos hemos doblado rodillas y hemos pedido perdón a Dios; pero ya no podíamos resistir tanto abuso, la burla al voto soberano del pueblo, las leyes malditas del nuevo código penal. Evo ya se comparaba con Túpac Katari. Por eso hemos empezado a organizarnos, no contra la persona sino contra ese régimen, para devolver la democracia a nuestros hijo y felizmente nos ha ayudado El Creador .

¿Es muy creyente, ministra?

Sí, yo soy pentecostal; tengo mi iglesia, es Luz de Cristo, que está en la ciudad de El Alto.

Usted llega con trayectoria en la lucha sindical, ¿tiene experiencia en el área cultural?

Yo soy una mujer de El Alto, una mujer humilde, soy madre y siempre he sabido trabajar. Ahora veo que estoy cumpliendo un compromiso con mi país; quizás tengo mis debilidades pero a mi lado está un equipo fuerte .

Yo he luchado desde que era representante estudiantil en la mina Chojlla donde he nacido; después, como gremial he llegado a ser dirigente en El Alto. Como secretaria ejecutiva de la Central Obrera Regional en 2005 he logrado sacar la personería jurídica de la COR. Siempre me he identificado con la clase humilde porque yo vengo de ahí, soy hija de minero, huérfana de madre. Yo sé que siempre es más difícil para las mujeres.

¿Machismo hasta en la dirigencia sindical?

Harto machismo. En la mina , a las mujeres nos decían los papás: “Vos tienes que aprender a cocinar porque tienes que tener marido. Tú no tienes que estudiar, no tienes que opinar”. Yo he vivido esos tiempos y me he rebelado En la dirigencia hay machismo; a las mujeres sólo nos dan carteras de género o hacienda. Al principio a mí en la COR los compañeros me mandaban a la tienda cuando yo era su par. Hasta que me he parado y he dicho: a la mujer se respeta.

¿Cómo encontró el Ministerio de Culturas?

Terrible. Había cientos de esas bombas caseras que hemos limpiado; pero ha sido más difícil limpiar a la gente mala, egoísta. He entrado en una casa de pirañas, donde querían sacarme, atacarme con falsedades. Sólo me ayudan mis oraciones, yo perdono a quienes me hacen daño. Como en la casa, primero teníamos que ordenar todo para encarar nuevos proyectos.

En Bolivia conviven dos visiones de cultura: una de élite y bellas artes, otra más popular y folklórica. ¿A cuál se adscribe?

Todo es cultura. La cultura son tradiciones, costumbres, música, danza, libros, comunidades indígenas. También es salud, educación... mi ropa es cultura. Para nosotros no tiene que haber diferencias; apoyamos a la música y danza folklórica, pero también a la clásica, tenemos la Orquesta Sinfónica Nacional. Como ministerio queremos apoyar a todo artista boliviano aunque tenemos y estamos ajustando programas de la anterior gestión que están mal conducidos.

Entre esos proyectos que llama “mal conducidos” ha habido uno especialmente polémico. ¿Qué se hará con el museo de Orinoca dedicado a Evo?

Ese es un elefante blanco, no beneficia en nada a nuestra Bolivia. No se va a mover el museo como tal pero vamos a cambiar su función. En vez que generar recursos con esa obra estamos perdiendo dinero ahí. Lo cierto es que vamos a darle otra función porque ahora de nada sirve. Ya estamos de acuerdo en todo eso y el pueblo boliviano yo sé que me apoyará.

¿Cómo se va a determinar la nueva función de ese museo?

Espero que me den un mes, que pase Carnaval y ya vamos a sacar a luz cómo vamos a cambiar. A su debido tiempo me voy a pronunciar con un plan completo. Se está trabajando en varias alternativas. Es una sorpresa.

Hay varias denuncias en la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, ¿sabe de ellas? ¿Qué acciones tomará?

La misión que nos encomendó la presidenta Jeanine Añez es luchar frontalmente contra la corrupción. Las denuncias en la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia vamos a investigarlas como corresponde.

De todas maneras, se está haciendo una evaluación de la gestión anterior porque recién hemos posesionado a los representantes del ministerio en el Consejo de la Fundación: Se trata del poeta Gabriel Chávez, del académico Guillermo Mariaca y del historiador alteño Roger Mamani y entre sus tareas está la de la fiscalización.

Ha habido artistas que han recibido millonarios contratos de la pasada gestión. ¿Ha iniciado la investigación de esos casos?

Se han visto irregularidades en varias áreas. Claro que si encontramos hechos ilegales vamos a hacerlos conocer a la ciudadanía y se harán los procesos para sancionar a los corruptos.

Ya han pasado más de tres meses de su posesión , ya ha ordenado la casa, ahora ¿cuáles son las prioridades de su gestión?

Revalorizar nuestra cultura respetando nuestras tradiciones y costumbres. También estamos dando un gran impulso al turismo, sobre todo a regiones que han sido olvidadas por el anterior Gobierno. Estamos visitando poblaciones para fortalecer los sitios turísticos. Además, hemos presentado cinco grandes proyectos que están en Presidencia para su revisión y aprobación. En cuanto tenga luz verde, voy a hacer conferencia de prensa para presentarlos. A grandes rasgos, son proyectos referidos al turismo sostenible, a la Chiquitania, a la preservación de museos y a la ciudad de El Alto.

¿Qué significa para usted ser la única mujer de pollera del Gabinete de Gobierno?

Esa responsabilidad la llevo con mucha dignidad. Las mujeres de pollera hemos sido discriminadas históricamente y ahora somos protagonistas de la historia, con gran participación en diferentes campos.

¿Por eso su primera acción ha sido la declaratoria de la chola boliviana como patrimonio?

Con esta declaratoria queremos disminuir el machismo y también la discriminación. Durante mucho tiempo nos han querido manejar como si fuéramos floreros. Ahora me siento orgullosa de que hasta las señoritas se ponen pollera. Antes no era así, te hacían a un lado, no tenías voz ni voto, no podías entrar a ciertos lugares. Con esta ley, las mujeres de pollera vamos a tener el lugar que nos corresponde y eso gracias a la lucha de muchas mujeres desde hace muchas décadas.

¿Qué opina de la postulación presidencial de Jeanine Añez? Ella aseguró que terminaría su gobierno de transición y se iría.

La verdad es que la intención de la Presidenta era terminar el Gobierno transitorio al que hemos entrado; pero el pueblo le exige, le dice que tiene que ir como candidata a la Presidencia. Y ella tiene que obedecer al pueblo boliviano.

¿Usted seguirá siendo parte de su equipo cercano?

Voy a seguir siempre y cuando haya esa unidad, como ha habido ahora. Somos un equipo que trabajamos por nuestro país y lo vamos a seguir haciendo. Yo estoy convencida de que hay que seguir apoyándonos entre mujeres, aquí no debe haber diferencias. Todas las mujeres debemos ayudarnos, darnos fuerza. Creo que ésta es la hora de las mujeres.

Hay incumplimiento de promesas, ¿no cree que se están replicando los errores del anterior Gobierno que tanto se critica?

Hay algunos que durante 14 años se han agarrado nuestras instituciones; durante 14 años han manoseado los poderes. Y esos son los que ahora protestan y atacan a la Presidenta, los que quieren seguir viviendo de eso. Pero debe ya consolidarse el cambio aunque no es fácil, siempre habrá percances y debemos seguir unidos todos nosotros.

De una forma me siento feliz de ser partícipe de las elecciones nacionales donde estamos llegando con armonía, donde vamos a festejar la democracia sin fraude, cero fraude y con la unidad entre el occidente y el oriente. Ya no hay ese miramiento que durante 14 años del gobierno de Evo lo hemos vivido: todo era odio, todo era “ellos no, nosotros sí”. Tenemos ahora que estar unidos para dejar una democracia sana a nuestros hijos y nietos, a toda Bolivia, para que no vivamos como hoy están viviendo en Venezuela, en Cuba, en Nicaragua.

¿Como quiere que la recuerden en su rol de ministra?

Como a una mujer aymara, alteña y humilde. Pero un dirigente nunca debe decir “yo, yo, yo”, sino más bien la base tiene que decidir a quién recordar y a quién olvidar.

Noticias Recientes de País

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0