Jueves 13 de agosto 2020 Contacto

Sin Evo, el Chapare empieza a dividirse y aumenta la tensión




07/12/2019 - 07:49:37
Página Siete.- “Hay disidencias, hay visiones diferentes que han surgido al calor del momento político, de los recientes conflictos. Se puede hablar de una fragmentación (del Movimiento Al Socialismo) en el Chapare, de disidencias encontradas”. Así explica la socióloga y analista política María Teresa Zegada la situación del MAS en el trópico tras la salida de Evo Morales del poder y del país.

El Chapare, origen y fermento del MAS, se fragmenta de a poco porque el máximo líder de los cocaleros los “abandonó”. La decisión de Morales marcó un antes y un después en el trópico cochabambino.

Antes de la renuncia de Evo, los disidentes y los abiertamente contrarios al MAS podían llevar una vida pacífica y en armonía, pero luego del 10 de noviembre todo cambió. Ahora temen por sus vidas, por su integridad física y viven con la angustia de perder sus posesiones.

A partir del 11 de noviembre empezó una ola de violencia interna en el Chapare que despertó los resentimientos más reprimidos de algunos militantes del MAS, de los disidentes y de los antimasistas. Según los testimonios recabados por este medio, eso obedece a la represión ejercida durante años por los dirigentes de los sindicatos, encabezada por la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.

En la región, nueve estaciones policiales fueron destruidas y 180 policías fueron obligados a replegarse. El comandante de la Policía de Cochabamba, Jaime Zurita, aseguró que no hay garantías para que los agentes retornen al trópico luego de los actos vandálicos.

“Si no hay las condiciones no podemos enviar a los policías a trabajar allá. En algunas infraestructuras es necesario derribar todo para volver a construir de cero”, afirmó Zurita.

Golpizas, quemas y destierro

Ángela, de 22 años, era seguidora del MAS desde niña. Guiada por la ideología de sus padres creía ciegamente el discurso de que Evo era el único líder capaz de guiar el país. Su percepción cambió radicalmente el pasado 12 de noviembre.

La noche de ese martes vio cómo un grupo de seguidores de Morales fue a la casa de su tío y lo acusó de “derechista e infiltrado” con la intención de eliminarlo y quemar su casa.

“Cuando instruyeron el bloqueo en el Chapare y las movilizaciones en Cochabamba mi tío se opuso. Dijo que no era la manera. Esa misma noche casi lo matan”, relató Ángela con la voz entrecortada queriendo reprimir sus lágrimas.

Los dirigentes apedrearon la casa del tío de Ángela y estuvieron a punto de prenderle fuego. Él tuvo que refugiarse en la oscuridad del monte. Al día siguiente partió rumbo a Cochabamba, a pie, porque las vías ya estaban bloqueadas.

Tuvo que evadir el control en las trancas o peajes porque en uno de esos puntos lo habían retenido por “sospechoso”. Le revisaron sus documentos, su escaso equipaje y lo observaban de “pies a cabeza”. Esa vivencia familiar decepcionó y apartó a Ángela del MAS.

Para la profesora Lourdes, de una unidad educativa de Villa Tunari, los días posteriores a la salida de Evo Morales fueron los peores y más angustiantes de su vida. Cuenta que recibió amenazas, presenció golpizas, quemas y destrozos a viviendas de quienes eran considerados “opositores de la derecha”.

Fue testigo de cómo un comunario se negó a partircipar en los bloqueos, desobedeciendo las instrucciones de los dirigentes. Lo volvió a ver al día siguiente y esta vez él tenía las piernas y brazos “quebrados”.

“Es terrorífico lo que vivimos. Todos hemos estado obligados a bloquear y a salir a las marchas. Los comunarios para no perder sus chacos, sus casas o sus comercios han tenido que estar en los bloqueos. Han tenido que apoyar de alguna manera”, contó Lourdes.

Alcira, vecina de Shinahota, contó que aunque sus suegros no son militantes del MAS, tuvieron que bloquear la carretera bajo amenazas. “Mis suegros ya están mayores. Tienen un edificio y les han amenazado con quemarlo. Calladitos han venido a bloquear porque si no su patrimonio, su esfuerzo de toda la vida, lo iban a hacer añicos en un rato”, describió Alcira.

Pasó algo similar -relató- con casi todos los habitantes del trópico: fueron extorsionados de alguna manera. Y en todos los puntos de bloqueos del Chapare se ejercían rigurosos controles.

“Ni una moto podía circular. Te saludaban al intento para escuchar tu acento, te revisaban la mochila o los bolsos y a algunas mujeres las manoseaban con la excusa de revisar si llevaba algo sospechoso”, contó.

Trópico fragmentado

Las amenazas y las permanentes agresiones físicas y psicológicas a los habitantes del trópico han perforado la supremacía del MAS en la región.

De acuerdo a estimaciones de Alex Contreras, exvocero y disidente del MAS, en la Coordinadora de las Seis Federaciones hay más de 50.000 personas afiliadas y esa cifra crece si incluyen a sus familias, pero no reflejan a la militancia real.

“Del total de la población del trópico (Chapare, Carrasco y Tiraque) deben ser por lo menos el 75% a 80% de los habitantes que apoyaban al MAS. Pero este porcentaje va bajando notablemente”, afirmó Contreras.

Página Siete intentó comunicarse, en reiteradas oportunidades, con el vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba para conocer la versión y la situación de los habitantes del Chapare. Nunca recibió respuesta.

“Pareciera que los del MAS están hipnotizados por Evo”

“Ahora que Evo se fue, los masistas no entienden que los abandonó, que se fue a México dejándolos a su suerte. No entienden que Jeanine Áñez es la Presidenta. Pareciera que están hipnotizados por Evo y quieren que sí o sí el MAS se quede en el Gobierno”, relató Carla, vecina de Villa Tunari.

Pese a que Morales y el MAS ya no están en el Gobierno, Carla no tiene esperanzas de que la situación cambie o mejore. Los dirigentes, a través de los sindicatos, aún ejercen “poder y dominio” en todo el trópico.

“No hay esperanza de que esto mejore. A los dirigentes no les importa si tenemos miedo, si nos da hambre o estamos enfermos. Tenemos que obedecer a ciegas las instrucciones de las federaciones”, lamentó.

Alex Contreras, exvocero y disidente del MAS, explicó que los productores de coca de Cochabamba están organizados a través de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico. A su vez, cada federación tiene como sustento a los sindicatos y éstos están formados por centrales.

“Es requisito que cada cocalero esté afiliado a un sindicato para contar con los derechos y deberes”, precisó Contreras. Dijo que mediantes las federaciones y sindicatos ejercen presión y temor en los habitantes.

Este lunes 2 de diciembre habrá un ampliado de la Dirección Nacional del MAS para tratar las diez demandas del ampliado realizado el 26 noviembre. En el documento señalaba un cuarto intermedio en las movilizaciones, ratifican el apoyo a Evo Morales, la aprobación de la ley de garantías, la liberación de los detenidos en los disturbios y ola de violencia, entre otros pedidos.

“Están avisando que el lunes van a determinar que otra vez van a empezar los bloqueos y que será más radical. Están dispuestos a morir por esas demandas”, dijo Carla.

El Chapare sin ley: 180 policías fueron obligados a replegarse

Las nueve infraestructuras de las direcciones cantonales y seccionales policiales del trópico de Cochabamba fueron saqueadas y quemadas por vecinos y dirigentes del lugar. Los hechos ocurrieron luego del motín que empezó en la UTOP de Cochabamba. Los 180 policías que trabajaban en esa zona tuvieron que replegarse porque sus vidas corrían peligro.

El Chapare, sin el resguardo y presencia policial, tiene “carta blanca para delinquir”. Esta situación motivó el accionar ilegal de los dirigentes cocaleros contra los comunarios y contrarios al MAS, de acuerdo al criterio de una fuente policial.

El hasta entonces comandante regional del Trópico, Rolando Raya, detalló los destrozos, saqueos, quemas y robos que sufrieron las infraestructuras policiales. En el municipio de Villa Tunari hay un Comando Regional y en las instalaciones de la Alcaldía funcionaban las oficinas de Tránsito y Diprove.

“Las tres han sido saqueadas y quemaron todos los equipos y mobiliarios al igual que la infraestructura”, dijo.

La Dirección Cantonal de Eterazama y Villa 14 fue vaciada mientras que en el municipio de Shinahota la dirección seccional fue quemada. “Era una infraestructura con paredes de vidrio, el año pasado recién fue entregada. No tenía ni un año de vida”, lamentó Raya.

La dirección seccional de Chimoré, donde funcionaban la unidad de Tránsito, Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen y la Violencia, también sufrió daños. La de Ivirgarzama no fue quemada gracias a la intervención de algunos dirigentes.

La seccional de Entre Ríos fue la primera en ser atacada. Allí quemaron los uniformes y otros artículos. En la cantonal de Bulo Bulo quemaron las camas.

Para Raya, los actos vandálicos no fueron protagonizados por gente del lugar, sino que era gente encapuchada y organizada que llegó de otras zonas en motos incitando a la violencia.

Algunos datos

Educación Algunos maestros rurales son obligados por los consejos educativos (donde todos los miembros son militantes del MAS) a dormir dentro de la unidad educativa o pueden perder su trabajo.

Multa A este medio llegaron denuncias sobre La Federación de Maestros Rurales –con tendencia masista- que envió un instructivo a los profesores del trópico para que participen de una marcha, caso contrario serían multados con 150 bolivianos. Este extremo no pudo ser verificado.

Comunidades Los yuracarés, de las comunidades más alejadas, también fueron obligados a participar de las movilizaciones. Los dirigentes los amenazaron con perder la ayuda social que les envían desde el centro poblado.

Pagados Los dirigentes cocaleros ofrecían 200 bolivianos por día para que vayan a marchar, bloquear y movilizarse en Cochabamba y 300 bolivianos en La Paz, según denuncias que hicieron a este medio los vecinos del trópico.

Noticias Recientes de Bolivia

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020