Miércoles 13 de noviembre 2019 Contacto

Técnicas para cultivar en desierto de Chile surten en Villa Pagador




16/09/2019 - 07:38:28
Opinión.- Aceitunas, hortalizas y frutas tropicales son los productos que hacen famoso al valle de Azapa, un oasis en medio del desierto, al norte de Chile.

Unos meses viviendo en ese lugar, le enseñaron al agrónomo boliviano Celso Mamani que, con las técnicas adecuadas, se puede cultivar casi en cualquier parte. Esa certeza le animó a volver al país para hacer que su parcela produzca hortalizas en Villa Pagador, un barrio al sur de Cochabamba cuya aridez fue el desafío que se propuso vencer.

Antes de su partida, que fue motivada por un amigo, Mamani producía en el huerto familiar maíz, trigo, arveja y haba para autoconsumo.

En Chile, trabajando en la parcela del amigo, también agrónomo, vio cómo "hacían llover" en el desierto y los cultivos estaban protegidos con malla antiácida que impide la presencia de plagas, un material muy costoso en Bolivia

El sistema de riego es por goteo, lo que permite ahorrar agua.Y lo más interesante para él fue la técnica de fertilización, enfocada en satisfacer las necesidades de la planta poniendo los nutrientes a su disposición.

“Para alimentarla se utiliza materia orgánica y fósforo, absorberá lo que requiera de acuerdo a cada momento de su desarrollo. Si está sana, no le invadirán plagas porque puede generar defensas”, explica.

Cuenta que preguntó a su ocasional jefe por qué se dedicaba a la agricultura siendo agrónomo, porque en Bolivia es extraño que los agricultores tengan grado universitario. La respuesta fue que el Gobierno chileno vio la necesidad de generar empleo, por eso brinda opciones a los profesionales en esa rama.

Además, los emprendedores reciben incentivos y apoyo; mejora la producción aplicando tecnología de punta e impulsa el uso de energía limpia a través de paneles solares.

Cargado de optimismo y con la idea de producir para obtener ingresos, Mamani regresó al país y dividió la media hectárea, propiedad de sus padres, en cuatro parcelas para empezar a producir.

Destinó dos lotes para maíz y cebada, usando el sistema tradicional de riego que es el agua de lluvia.

Pero para los otros dos aplicó lo aprendido. Uno está cubierto con malla semisombra, tipo invernadero, donde produce brócoli y pimentón. Son 450 metros cuadrados en los que también cultiva plantines a pedido. Hay unas 2.200 plantas de brócoli, 500 de pimentón y unos 2.000 a 2.500 plantines porque el objetivo es diversificar.

En el otro lote, de 240 metros cuadrados, hay un vivero con una estructura de metal, también cubierta con una malla semisombra. Está destinado a la producción de lechuga con sistema de riego por goteo.

Igual que en Chile, el suelo está cubierto por una película plástica llamada munch, tiene la finalidad de mantener la humedad y evitar la maleza, así como las plagas, entre ellas el pulgón, la mosca blanca, caracol y gusanos.

Otra característica de su producción es la calidad porque no tiene enfermedades ni plagas, gracias a las técnicas aprendidas para la fertilización del suelo.

Tampoco aplica químicos. Sus productos son orgánicos porque prepara sus propios insumos contra las plagas con elementos naturales, como los locotos rojos hervidos cuyo picante repele insectos.

Este tipo de producción ayuda a la conservación del suelo y suma clientes.

Mamani siempre tiene presente que los chilenos están convencidos de que se puede cultivar en cualquier terreno, solo hay que darle las condiciones a cada planta. Es la clave para producir en el desierto y también en Villa Pagador.

Riego

Para el riego se utiliza agua potable, comprada de una cisterna que carga el líquido en un pozo de la zona norte, certificado por Semapa y con registro sanitario, según el agrónomo Celso Mamani.

Cuenta que en su barrio todos compran agua de cisterna porque no llega la red de distribución de Semapa.

Plagas

Para controlar insectos y hongos utiliza un "caldo sulfocálcico" que no es más que una mezcla de azufre y calcio que son considerados productos orgánicos.

Oferta

Celso Mamani no solo produce hortalizas y plantines para vender, también plantines y equipos de su creación que optimizan el trabajo agrícola. Además, ofrece asistencia técnica. Contactos al teléfono 674-25779.

Valle de Azapa

El nombre significa “Tierra suave” en aymara, es un auténtico oasis en medio del desierto de Atacama.

Villa Pagador

El barrio fue fundado hace 43 años por migrantes mineros. Los vecinos cuentan que le pusieron ese nombre porque la mayoría eran orureños. La fiesta del barrio es el 29 de septiembre; pero también celebran el aniversario de Oruro.

Noticias Recientes de Economía

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0