Miércoles 21 de agosto 2019 Contacto

Daniel Ortega cierra la puerta del diálogo y dice que se está preparando para las elecciones de 2021




20/07/2019 - 11:14:25
La Prensa.- El dictador Daniel Ortega cerró la puerta del diálogo, según el discurso pronunciado ayer viernes, en la conmemoración del cuarenta aniversario del triunfo de la Revolución sandinista. Ortega también reiteró su rechazo al adelanto de elecciones.

El dictador dijo que la única solución para el desarrollo económico y social del país es el diálogo con el pueblo trabajador, en momentos que la comunidad internacional y la oposición política esperaban una respuesta al llamado de reanudar las negociaciones, para buscar una salida a la crisis que vive el país desde el 18 de abril de 2018, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles.

“¿El diálogo con quién? Con los campesinos, con los obreros, con los pequeños empresarios, con los artesanos, con los productores pequeños, medianos y grandes; con todos aquellos que estén dispuestos a trabajar por la paz y por la producción económica y social en este país. Ese es el único diálogo que tiene sentido, el único diálogo que tiene cabida en las circunstancias históricas que vive Nicaragua”, expresó Ortega.
¿Reformas electorales a su medida?

Aunque Ortega no permitirá un adelanto de elecciones, sí dijo que permitirá las reformas electorales. “En el 2021 vendrán las elecciones. Y nosotros ya estamos preparados para ganar esas elecciones, y se harán las reformas, los ajustes que sean necesarios dentro del marco de la ley, dentro del marco de la Constitución, reformas a la Ley electoral. ¿Para qué? Para que aquí nadie venga a quejarse después que les robamos las elecciones”, manifestó el dictador en el momento más eufórico de su perorata y ante la ovación de sus simpatizantes.

El diálogo entre la organización opositora Alianza Cívica y los representantes del régimen fue suspendido en marzo pasado, debido al incumplimiento de Ortega de los acuerdos firmados, entre estos la ratificación de las garantías ciudadanas, la libre manifestación, movilización, reunión y derecho a la protesta. La Policía Orteguista ha mantenido sin tregua la represión, detención, agresión, acoso y persecución contra los opositores.

Comete otra vez error histórico

El opositor miembro de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, manifestó ayer en su cuenta de Twitter que Ortega una vez más comete un error histórico.

“Queda en evidencia la intransigencia de Ortega, a pesar del llamado internacional y el deseo de las amplias mayorías de este país que deseamos una salida pronta a la crisis. Otra vez más, como en 1990, en la misma plaza se envalentona y comete un error histórico”, expresó Chamorro.

Este año, la pareja de dictadores que dirige Nicaragua, Ortega y su esposa Rosario Murillo, convirtió la conmemoración del 19 de julio en un culto evangélico, con pastores y reverendos extranjeros, exclamando eufóricos sermones de reconciliación, pero también con sacerdotes católicos que pidieron el retiro de las sanciones de Estados Unidos.

La actividad del 19 de julio comenzó con las palabras de la primera dama y cogobernante Rosario Murillo, quien como siempre no escatimó en metáforas, alusiones cristianas, religiosas, divinas, amor, paz y un sinnúmero de redundancias ante un pueblo que sigue siendo el segundo país más pobre de la región, con más desempleo que hace dos años.

“Esta es la fiesta del amor, la esperanza, la fraternidad, la fe, la reconciliación, el encuentro, los valores, la paz”, dijo en una de sus siete intervenciones, como maestra de ceremonia del acto.

El Ejército y la Policía

Cuando llegó la hora de pasar revista a los funcionarios presentes en el acto, los primeros saludos fueron para las instituciones armadas, el Ejército y la Policía Orteguista (PO), ambos señalados por los críticos y opositores de ser cómplices y ejecutores de la matanza y represión contra las protestas civiles, que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha dejado al menos 325 muertos.

Murillo saludó a su consuegro y jefe de la PO, Francisco Díaz, personaje sancionado por Estados Unidos y Canadá por violador de los derechos humanos de los nicaragüenses. También mencionó al comisionado general Ramón Avellán, un personaje repudiado por dirigir la masacre del pueblo indígena de Monimbó, en Masaya, durante los meses más cruentos de la represión.

“Saludamos con amor y reconocimiento a todos los oficiales y soldados de nuestro Ejército que cuidan con dedicación, velan por la soberanía nacional de nuestra Nicaragua. Y nuestra Policía Nacional, saludamos a nuestra Policía Nacional, a su jefatura: primer comisionado Francisco Díaz Madriz, a los comisionados generales Adolfo Marenco y Ramón Avellán, que conforman esa jefatura, y a todos los comisionados y mayores, a todos los policías que custodian la alegría y la vida segura de nuestro pueblo”, aseveró Murillo.

La primera dama luego saludó al sancionado presidente sin funciones de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; a la presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Alba Luz Ramos, y “a todas las autoridades” del Consejo Supremo Electoral (CSE).

Saludo al Nuncio

Al momento de saludar al cuerpo diplomático, la primera dama hizo una particular mención al nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, quien, sin embargo, no se alcanzó a ver entre los presentes y si estaba, no fue enfocado por las cámaras de televisión. Los que sí sobresalieron en el evento, en primera fila, fueron monseñor Eddy Montenegro y monseñor Bismarck Carballo. También se le dio la palabra al padre Antonio Castro, párroco de la iglesia La Merced.

El padre Castro pidió al reverendo estadounidense Ralph Drollinger (invitado especial de Ortega) que interceda ante el gobierno de Estados Unidos para que quite las sanciones impuestas a la dictadura orteguista. Sin embargo, Drollinger es un pastor que dirige grupos de estudios de la Biblia y no es funcionario del gobierno estadounidense.

El presidente de Osetia del Sur

En la celebración del cuarenta aniversario del triunfo de la Revolución sandinista, se destacó la presencia del presidente de Osetia del Sur, Anatoli Bibilov, una provincia separatista que solo es reconocida por cuatro países en todo el mundo, entre estos Nicaragua, Rusia y Venezuela.

Los grandes aliados de Ortega en la región, Venezuela y Cuba, enviaron a sus vicepresidentes Delcy Rodríguez y Salvador Valdés Mesa, respectivamente.

Otro ausente fue el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Tampoco el ahora expresidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén llegó a acompañar a su exhomólogo, ni los expresidentes Manuel Zelaya y Vinicio Cerezo, de Honduras y Guatemala, respectivamente. La líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú fue otra de las ausentes este año.

Por su parte, la subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Kimberly Breier, a través de Twitter reiteró el respaldo de Estados Unidos hacia el pueblo nicaragüense.

“Mientras (Daniel) Ortega festeja el 40 aniversario de su ascenso inicial al poder, los ciudadanos de Nicaragua no olvidarán su represión brutal desde abril 2018. EE.UU. está del lado de los nicaragüenses en su valiente lucha por recuperar la democracia”, escribió.

Noticias Recientes de Mundo

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0