PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 15 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Tiempo de construir


2019-11-13 - 23:57:27
¿Una vez más y ya van?, así empiezo recordando los avatares de la historia de este país que en sus 194 años de vida republicana han tratado de destruirla principalmente desde adentro, por intereses sectarios y deleznables disfrazados de ideologías y pensamiento políticos. Cuando se está llegando a lo más bajo del atropello y de la injusticia, surge su pueblo, conformado por gentes de diversa extracción económica, política y social, haciendo prevalecer el interés superior por la Patria y expulsando a los sátrapas que, con cantos de sirena y mentiras gobiernan para apropiarse de los caudales estatales, para salir huyendo cual delincuentes.

Después de casi 14 años, por empuje e iniciativa de las nuevas generaciones,que además en su gran mayoría o han nacido o solo han conocido el oprobioso régimen masista, iniciaron una fuerte protesta social y pacífica que muy rápidamente hizo eco en el resto de la población, hastiada por la destrucción sistemática del Estado de derechoy una vergonzosa corrupción que no tenía límites y abarcaba todas las actividades del Estado, con un manto gubernamental de complicidad y apañamiento, que tuvo que reventar con la reacción del dueño del país, que es la población boliviana.

Y la reacción no vino con los mecanismos usuales de la fuerza militar o de las armas, lo sui géneris -entre otras cosas- fue con mensajes y actitudes de que hasta lo que parece imposible se logra con fe y tesón, como lo mostraron los jóvenes líderes de las protestas pacíficas Camacho y Pomari, y que Luis Fernando Camacho cumpliendo su promesa ante el cabildo cruceño que inicio las protestas, ingreso al palacio de Gobierno con una carta en una mano y la biblia en la otra. Como dicen en el oriente boliviano “mucha cosa”.

Ahora viene una parte difícil que es empezar a reconstruir el Estado de derecho, porque destruirlo es fácil, lo han demostrado en estos últimos 14 años. Tiene sus bemoles propios porque empiezan a surgir los intereses políticos que no siempre son mezquinos, pero tiene sus peros, y el otro vértice delicado es que afloran las pasiones de revancha y de venganza, que también es una muestra mezquina de un pensamiento negativo y con esa postura se hace más difícil reconstruir y recuperar lo que los otros destruyeron. Ya tuvimos experiencias de gobiernos de reconstrucción nacional, que lo único que reconstruyeron fueron sus patrimonios personales y la Patria igual que antes.

Amanecimos con un sol radiante y se lo ve más lindo, porque tenemos la sensación de libertad, porque tenemos esperanzas de que vuelva el imperio de la ley, tenemos confianza en que el futuro estará manejado por esos jóvenes que con otra mentalidad podrán cambiar el país y nos han renovado la fe. Que se trabaje en esta nueva Bolivia para reconstruirla, dejando los afanes de revancha y venganza que hacen más daño y perjudican.

Una vez más Bolivia amanece mirando el futuro para poder crecer, salir de la mezquina mentalidad tercermundista y de las influencias de pensamientos políticos anacrónicos y mediocres y volver a ser la República para el beneficio de sus estantes y habitantes.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0