PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 20 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

A un mes de las elecciones de octubre


2019-11-20 - 09:42:23
Este miércoles 20 de noviembre se cumple un mes de las elecciones generales en Bolivia.

Ante el descreimiento general sobre el resultado de la votación que fuera anunciado por el Tribunal Supremo Electoral, el gobierno se vio forzado a concertar con la OEA una auditoría del proceso eleccionario. Confiaba en que el Secretario General del organismo, que había sido cordial en su anterior visita a Bolivia creando empatía entre él y el presidente Evo Morales, de alguna manera influiría para convalidar ese resultado ostensiblemente fraudulento.

El gobierno se equivocó. El informe de la OEA muestra sin tapujos el escamoteo de votos en favor del oficialismo. Nadie hubiera contribuido a que se oculte un fraude tan grosero. Esto avivó la protesta general, exigiendo que se anulen los comicios del 20 de octubre, se cambien los vocales del Tribunal Supremo Electoral y que el actual binomio presidencial no vuelva a ser candidato por la prohibición constitucional a la reelección indefinida, ratificada por el referéndum del 21 de febrero de 2016.

Entonces fue que se exigió la renuncia del Presidente Morales Ayma. Y todo se agravó para el Gobierno cuando la Policía Boliviana se unió a la resistencia ciudadana, y las Fuerzas Armadas aconsejaron al presidente que renuncie. Así, la suerte del régimen estaba echada. La ciudadanía había logrado la caída del gobierno. El Presidente y el Vicepresidente, se asilaron en México; asilo que les había ofrecido el Presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador.

Pero el MAS estaba gestando una escalada de violencia, especialmente en el Chapare, bastión del Presidente, con la participación de agentes del neopopulismo internacional, especialmente de Cuba y Venezuela. Esto mientras en el exterior, la opinión se dividía entre los que sostenían que hubo un imaginario golpe de Estado y los que reconocían que, tras la renuncia del binomio presidencial, hubo una sucesión constitucional.

Está a la vista que el MAS no se ha resignado a perder el poder. Es notorio que tiene avidez para permanecer en el gobierno, y así ha perdurado 14 años, en los cuales se vio corrupción generalizada, indolencia, incapacidad, sectarismo, deterioro de las instituciones republicanas, violación de los derechos democráticos y más. Todo a contra mano con normas internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Carta Democrática Interamericana.

Los derrotados de ahora tampoco advierten que “Nos tropezamos y caemos constantemente, incluso cuando estamos más iluminados. Pero cuando estamos en la verdadera oscuridad espiritual, ni siquiera sabemos que hemos caído.” (Thomas Merton (1915-1968). Monje trapista). Los dirigentes del MAS no saben que dejar el gobierno o caer, es producto de una regla democrática: la alternancia.

La violencia empleada como señal de que no se acepta que se ha perdido, contribuye a que prevalezca un clima de inseguridad. Y la responsabilidad está a la vista.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0