PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 27 de mayo 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Evo sigue, Añez hace lo posible


2020-05-03 - 19:27:22
Vivimos desde 1952 en un modelo económico nacionalista-popular que se ha constituido, así parece, en el todo, en lo único, en el viaje eterno de los bolivianos condenados como esclavos sujetos a la voluntad del amo: El Estado.

Solos hace seis meses que el gobierno de la coca dejó de serlo. Catorce años de derroche y de mal gasto parece que no fueron suficientes. Durante todo este tiempo hemos visto usar los recursos del pueblo para encumbrar la figura de un presidente convertido en el "padre de todos".

El programa Bolivia Cambia: Evo Cumple, fue diseñado para convertirlo en el eje central del Estado, en el gran benefactor y el hombre insustituible, sin el cual el sol podía ocultarse y la luna morirse. Este programa tuvo como contenido la construcción de obras municipales, como empedrados, alcantarilla, caminos vecinales, riego y canchas de futbol, Evo cumple era la cerveza y el cotillón de la fiesta. Quienes le rendían tributo recibían el regalo y el dinero.

Durante sus gobiernos se llevaron a cabo unas 7000 obras en todo el territorio nacional y se tiene conocimiento de que se gastó en ellas algo mas de 1790 millones de dólares. Esta es historia reciente.

Lo triste es que ahora se quiere repetir lo actuado con el nombre de "Plan Trabajo" y el mismo formato de "Bolivia Cambia: Evo Cumple" la presidente Añez, muy entusiasmada nos anuncia que su gobierno creará 600 mil empleos haciendo lo mismo que Evo, obras municipales como empedrados, alcantarilla, embovedados, construcción de postas sanitarias, hospitales y caminos vecinales. Con este anuncio podríamos decir: "Evo Sigue, Añez lo hace Posible".

Me parece una terrible equivocación que en medio de un momento de transición el gobierno encargado de convocar a nuevas elecciones pretenda comenzar a ejercer políticas fiscales como si fuera un gobierno que tiene un período de administración Estatal constitucionalmente elegido. Esto es un atropello electoral desde la misma presidencia exactamente como ejercía Evo Morales.

Por otra parte el encajonamiento de la economía debido a la pandemia que se vive en el mundo, no puede servir de pretexto para desvirtuar el calendario político trazado en las jornadas de octubre y noviembre 2019. La economía nacional, a pesar de todo el embate del derroche que hizo el gobierno de Morales, tiene todavía un colchón financiero y capacidad productiva para reactivarse. Por esto es importante que se definan las reglas de juego centrales que guiarán el nuevo proceso económico. Y este debe ser el resultado de una oferta electoral que reciba el voto mayoritario del pueblo.

Tenemos que decir basta al modelo nacional - popular que nos tiene atrapados y sin salida. Es hora de dejar al Estado protector para entregar la posta del desarrollo a la iniciativa privada: esa que está constituida como empresa y que resiste los golpes del Estado, esa que se expresa en las medianas y pequeñas empresas como emprendimientos generados por la voluntad del ciudadano que arriesga su capital, esa que está en las calles sosteniendo un negocio que le da para vivir y que quiere crecer, esa que está en el campo rural luchando por conservar su producción y toda la cadena de transporte, comercio y servicios que tenemos. Todos ellos no necesitan del asistencialismo del Estado ni la voluntad política de un presidente, requieren que los dejen trabajar, que no los exaccionen con impuestos infames, que no pongan empresas públicas como competencia desleal e ineficiente que los emprendedores pueden y saben hacer.

Dejemos ya al Estado todo hacedor y corrupto. Dejemos de pensar que los gobiernos son benefactores del ciudadano, cuando en realidad son tributarios del reparto Estatal entre sus militantes. Si logramos sacar al dictador más nefasto que tuvo en sus manos miles de millones de dólares y nos dejó sin sistema de salud y sin educación, no podemos continuar con sus prácticas y vicios, menos aplaudir iniciativas fracasadas no solo en catorce años de populismo sino en 68 años de sostener a un Estado que en vez de liberarnos de la dependencia y el atraso hace lo imposible por afianzarlos.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0