PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 23 de enero 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jorge V. Ordenes L.

Eternitis en el poder también afecta a Putin


2020-01-22 - 20:51:33
Es de no creerlo pero el maleficio de creerse elegido para encarnar el poder supremo eternamente a lo rey Luis XIV de Francia que en el siglo XVIII proclamó nada menos que “el Estado era él” y por lo tanto nadie podía reemplazarlo lo que por entonces causó cumulativa molestia en la población que a las décadas y en la calles hilvanaron sus propias “pititas” y se deshicieron de la monaquía o realeza en la forma más categórica utilizando nada menos que la guillotina para separar la cabeza del cuerpo del rey borbón Luis XVI que no logró escapar, y de su esposa, la reina María Antonieta. Así el pueblo francés y sobre
todo el de París desterró para siempre la legendaria “eternitis” de poder que tanto había imperado en el devenir histórico de la gran República que hoy es Francia. Y de “eternitis” sufrió Fidel Castro de Cuba, Chávez de Venezuela, y ahora N. Maduro, D. Ortega, desde luego el ido pero no escarmentado y siempre parador e intrigante, E.
Morales. Y, por lo que ha venido aconteciendo también está en la cuadrilla Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa de 2000 a 2008, luego primer ministro hasta 2012, y presidente electo a su manera hasta 2024. Pero quiere más.

The Economist lo encabeza así: “Si usted se ha hecho de la cantidad de enemigos que él tiene se quedaría en el poder para siempre.” O sea que permanecer en el poder para pervivir, y más si se autoconsidera un “yo el supremo,” quizá sea más condena que otra cosa. Los detalles son confusos pero el plan de Putin es permanecer en ese poder dizqué constitucionalmente y a largo plazo. El 15 de enero empezó sorprendiendo porque en su discurso del Estado de la Unión anunció una reforma de la Constitución y un referéndum lo que no quedó claro. Este notición fue seguido de la renuncia del primer ministro Dimitri Medvedeb (y su gabinete) al que dio un apretón de manos, para ser reemplazado por un economista perito en impuestos, Mikhail Mishustin, que seguramente Putin espera que haga lo imposible para reactivar la economía que está en declive de modo que si las cosas favorecen a aquel también benefician a Putin. Se sabe que el Kremlin desde hace rato estudia la forma en que Putin permanezca en el poder más allá de los 20 años.

Muchos tienen a Putin como garantía de estabilidad. Como ex agente de la KGB en Alemania Oriental, procede sembrando opciones de forma que nadie esté seguro de qué decidirá en el momento que él considere favorable a su persona y poco más… eso sí, vigilando en todo momento las lealtades imprescindibles basadas en la sembrada incertidumbre porque en Rusia por supuesto que hay descontento por el deteriorro del nivel de vida y la falta de libertad política. Las manifestaciones callejeras frecuentes son reprimidas con fuerzas de choque que practican detenciones, encarcelamientos y otros bejámenes.

De todas maneras, el término “ambigüedad” es el que mejor proyecta lo acontencido el 15 de enero en Rusia que puede resumirse en tres conjeturas: (1) lo que parece haber acontecido, (2) lo que los observadores internacionales opinan que ha ocurrido, y (3) lo que realmente ha sucedido. Esta última es imposible de discernir ya que el propósito del régimen ruso es precisamente cultivar la incertidumbre en todo observador que no participe del centro y origen de estas cosas que es el señor Vladimir Putin. Y si no se está en el centro y origen no hay forma de discernir lógicamente la existencia de una voluntad de democracia abierta en Rusia… ni mucho menos.

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0