PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 11 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Zapata y fuga


2019-12-03 - 21:33:22
Juan de la Cruz Villca, ex Secretario General de la COB y secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, declaró un 21 de abril de 1992, al entonces periódico HOY, que los campesinos de las más disímiles culturas e ideologías, se preparaban para la creación de un “instrumento político” que sería utilizado para “la toma del poder y la formación de un nuevo Estado plurinacional y socialista” añadiendo: “los campesinos pretenden plantear su propia alternativa de Poder, a partir del rescate de su identidad cultural como naciones independientes que estén gobernadas por las comunidades. Queremos rescatar nuestra bandera” dijo, “porque la tricolor no es nuestra. Queremos nuestra propia Constitución Política del Estado, por que la actual no refleja la condición del campesino. Queremos nuestro propio ejército que nos defienda y queremos recuperar nuestros territorios originarios”.

Hemos visto por conveniente rescatar dichas declaraciones del malogrado dirigente campesino; fundador del Movimiento al Socialismo (MAS), por la fecha en que éstas fueron formuladas (abril de 1992), y por su irrefutable coincidencia programática con los designios del Foro de Sao Paulo, creado dos años antes por Fidel Castro y Luis Inácio Lula da Silva, en Sao Paulo Brasil.

Lo curioso del caso, es que todos los postulados anunciados por Juan de la Cruz Villca fueron demagógicamente utilizados por Evo Morales, durante los casi 14 años de su presidencia del Estado Plurinacional, sin la participación del ideólogo y sin la más mínima mención a su persona. Como en la política la justicia no existe, empleó con él la purga estalinista que usó con Santos Ramírez, segundo hombre en la prelación masista, y lo desapareció en la cárcel hasta la caída del régimen.

Quizás previendo el inexorable destino del gobierno del déspota, sumido en la más abyecta corrupción y el narcotráfico, antes de su fallecimiento Villca señaló en una entrevista a La Razón, en julio de 2014: “El instrumento Político es nuestro hijo, de las organizaciones sociales, de obreros, gremiales, vecinos, especialmente del Pacto de Unidad; por eso decimos que no somos afines al Gobierno, no somos aliados, ni llamaditos, menos llunk’us, no nos hemos sumado al proceso; somos los padres del instrumento, es nuestra hechura en el terreno de la democracia".

A la luz de lo anteriormente expuesto, con matices o sin ellos, los bolivianos comprobamos azorados que, con cargo a una supuesta “deuda social” de hace 500 años, y que esperamos haya sido super abundantemente saldada, tuvimos que soportar con estoicismo el más repudiable racismo; al espectro de la desunión; la corrupción desembozada; el narcotráfico; la enajenación y el despilfarro de nuestros recursos naturales;y todos los males que nos fueron cargados durante estos irrepetibles catorce años.

Dios salve a Bolivia de recaer en semejante experiencia, bajo la égida de un caudillo impostor que nos mintió y, como recuerdo imperecedero de su funesto paso por la presidencia de la República, nos dejó su mejor obra: “Zapata y fuga”.

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0