PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 26 de enero 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaCoronavirusMundoViralesMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Daniel Castro

Políticos van tras el voto ciudadano sin importar la vida


2021-01-18 - 11:12:36
En casi cuarenta años de democracia, es la primera vez que los bolivianos elegirán gobernadores, asambleístas, alcaldes y concejales en medio de una pandemia mundial de Covid-19, que ya contagió a 187.183 personas y mató a 9.636 en Bolivia. Semejante escenario ha puesto a los candidatos de los diferentes frentes en la disyuntiva de elegir cómo encarar el escenario biosanitario para beneficiar su búsqueda de votos antes que pensar en el bienestar de la población. Más claro: No les importa la salud de la gente, sólo quieren ver cómo le sacan votos al adversario para hacerse del poder.

Lo ocurrido el pasado 18 octubre de 2020 con la postergación de la fecha de la elección nacional en tres oportunidades hasta que descendió el pico de contagios, le costó al gobierno de transición de Jeanine Añez un desgaste político que acabó con su candidatura y barrió del escenario electoral a la alianza Juntos; situación que hoy el MAS al parecer no quiere repetir.

Por eso no debería sorprendernos las declaraciones del presidente Luis arce Catacora pidiendo a los bolivianos que “aguantemos dos meses” hasta que lleguen las vacunas que su gobierno está comprando con visión política antes que médica, por eso eligieron la rusa Sputnik V y después por la presión social negociaron una partida de la vacuna desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford. La primera entrega está prevista para abril de este año. El contrato para conseguir la inoculación se realizó con el laboratorio de India denominado Serum Institute, que es el encargado de producirla.

Con la mirada puesta en las elecciones del 7 de marzo, Arce se despachó con otra declaración ideologizada que le valió un sinnúmero de críticas: “así como hemos aguantado un gobierno de facto y hemos resistido hasta lograr la recuperación de la democracia, hoy nos toca aguantar al coronavirus y recuperar la salud para el pueblo boliviano”, dijo en la posesión del nuevo ministro de Salud, Jeyson Auza.

Por eso la reflexión del arzobispo Sergio Gualberti, en la homilía dominical cruceña no es desacertada. ¿Qué quieren los partidos y candidatos de las elecciones departamentales y municipales? "Un plus a nivel electoral, el poder a como dé lugar y la búsqueda de sus intereses, recurriendo incluso a ataques personales, descalificando a los antagonistas, difundiendo medias verdades y mentiras, o buscan servir al pueblo". Gualberti hizo ese cuestionamiento, luego de plantear la interrogante: ¿Qué queremos y qué buscamos en nuestra vida y en estos días en los que el contagio del virus está prácticamente fuera de control?

La preocupación de Gualberti no es descabellada. Al menos cuatro políticos se contagiaron en campaña electoral y dos de ellos fallecieron a causa del Covid-19, que no tiene ideología y ataca a todos por igual. El pasado 9 de enero falleció Wálter Yanarico a consecuencia del coronavirus. El hombre buscaba ser alcalde en Viacha y se desconoce cómo se contagió.

El candidato a la gobernación de La Paz por Comunidad Ciudadana (CC), Samuel Sea, murió también por Covid-19.

En Cochabamba, el expresidente y líder del MAS Evo Morales, tan afecto a las grandes concentraciones, que no usaba barbijo y durante el encuentro de naciones indígenas por el Abya Yala en Cochabamba, recriminó a uno de sus compañeros para que “se baje” el tapabocas, se contagió de coronavirus y fue internado en la Clínica Los Olivos el 13 de enero. Unas horas después indicó que el contagio podría evadirse, “evitando por ejemplo en las noches… aglomeraciones del pueblo”.

Pese al anuncio que hicieran él y su partido en sentido que suspenderían las concentraciones, en la página oficial en Facebook de la Radio Kausachum Coca, que difunde todas las actividades proselitistas del MAS, se muestran a diario concentraciones en municipios del Chapare y de otros departamentos donde muchos de los militantes no llevan barbijos.

Lo último que ha corrido en los grupos de videos son los candidatos a la gobernación de Santa Cruz, Mario Cronenbold y Pedro García, bailando muy animadamente con un grupo folklórico con otros seguidores sin el respectivo tapabocas.

El candidato a alcalde por Cochabamba, Manfred Reyes Villa, de la agrupación Súmate, también contrajo Covid-19 y fue internado. “Manfred sale con grupos caminando a los distritos y uno no sabe en qué lugar se pudo haber contagiado”, sostuvo Mauricio Muñoz, dirigente cercano al excapitán, en declaraciones a Página Siete.

No se cumple el DS 4404. El 29 de noviembre de 2020, el ahora ex ministro de Salud, Édgar Pozo, emitió el Decreto Supremo 4404 para fortalecer la lucha contra el coronavirus, un trabajo que vincula al Estado y los gobiernos municipales y departamentales. El artículo 13 en el inciso I dice: “Las actividades culturales, deportivas, sociales, religiosas, procesos electorales y recreativas que generen aglomeración de personas, se realizarán considerando los protocolos y medidas de bioseguridad”.

Al respecto, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, instó el 8 de enero a que “las campañas de las organizaciones políticas se adecúen a los protocolos de seguridad sanitaria, dispuestos en los lugares donde están realizando actividades proselitistas”.

Y el artículo V del Decreto apunta a las alcaldías y gobernaciones que “normarán la realización de actividades públicas”.

Como todos están en campaña, cada declaración está cargada de una mirada electoral que dificulta la coordinación entre los distintos niveles de gobierno, al punto que cada quien hace lo que considera mejor para sus propios intereses, antes que para los ciudadanos.

Esa disputa se la percibe con mayor nitidez en el municipio cruceño, donde hay diez postulantes y tres de ellos tienen una fuerte estructura partidaria atrás. Roly Aguilera tiene al oficialismo departamental con Rubén Costas y los Demócratas a su lado. Adriana Salvatierra corre con la venia del MAS y la alcaldesa interina, Angélica Sosa de Santa Cruz Para Todos, quiere heredar el sillón de su mentor Percy Fernández. A ellos se les suma el concejal Johnny Fernández de UCS que ve la dispersión del voto como su gran oportunidad para hacerse de municipio cruceño.

En semejante escenario todo lo que se hace para luchar contra la pandemia de coronavirus en el municipio y el departamento que es el epicentro de la pandemia con 63.293 casos y 4.609 fallecidos, según el último reporte del Sedes, resulta muchas veces contradictorio y las decisiones se pierden entre los alegatos propagandísticos de los protagonistas.

Sí tomamos en cuenta, por ejemplo, que Bolivia recién llegó al 20% del rebrote, según el presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Joel Gutiérrez, el sufrimiento y la angustia de los familiares y los enfermos que se van a seguir contagiando va continuar en crecimiento ya que el oficialismo nacional se niega a escuchar la solicitud de los médicos y especialistas de posponer un mes las elecciones y el Tribunal Supremo Electoral baila a su ritmo sosteniendo que se guiarán por los protocolos de la Organización Mundial de la Salud.

En los departamentos y en los municipios ocurre lo mismo. Los colegios médicos claman por una cuarentena de al menos catorce días, para frenar la curva de contagios, pero las autoridades se niegan a tomar esa decisión para no pagar la factura de la molestia ciudadana en las urnas.

* Periodista

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0