PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 16 de abril 2024 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaTemas
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Mario Malpartida

El médico y la enfermedad


2024-03-07 - 19:57:34
Tanta pertinacia se aplica que se está volviendo rutina el propósito deliberado para hacer un país desgraciado, (no es exageración) porque desde hace tiempo la sociedad está humillada, siente bronca pero aguanta, presiente que vienen días peores y que no puede hacer nada. Un cúmulo de realidades amargas cuajando en la desilusión. Es una dicha perdida, siente vergüenza de la gobernanza que tiene, vive consciente que la riqueza que pródigamente le entregó la naturaleza se desperdicia.

A pesar de su indulgencia se le acabó la paciencia, le han dado tanto escarmiento, no en cosa de horas o días, ha sido permanente y por años. La realidad que se vive al presente no es como el mandatario lo dice, los ministros y parlamentarios, aunque sean vehementes, son carentes de veracidad. Dicen encendidos discursos, no se sabe si son creencia propia o son de mal oficio; intentan cambiar las certezas, como si fuera asunto de repetición. Manipulan las palabras, pretenden sugestionar la visión del mañana con clara intención mendaz.

La prensa publica miles de palabras diciendo de lo que se trata, unas con tonos de queja y protesta, y otras procuran contagiar esperanza. Si algún entusiasmo provocan pronto se difumina al escuchar las mentiras urdidas y la pos verdad; la esperanza se aniquila, solamente queda alguna ilusión mortecina: el impulso que obliga a cumplir la obligación de vivir, viviendo, con la impotencia de saber que nada más se puede hacer; sobrellevar, arrastrando incertidumbres porque hoy fue desesperante, pero menos que mañana.

Leer el periódico, mirar la televisión, escuchar la radio, no hay buenas noticias, la moral esta disipada, menudean acusaciones y desmentidos en una de nunca acabar. Son especialistas en desordenar la verdad y generar desinformación. No se trata de sentir derrota, no, es la impotencia de no poder cambiar los hechos y hacer mejor dibujo para el futuro; intentas pero gana la prepotencia, puedes ser detenido y preso, el "establishment" esta arteramente organizado para proceder pronto; miles de voces están acalladas, reprimidas.

De pronto, brota la idea de pensar diferente (favoreciendo al poder) una alucinación, un soplo como un hechizo para sentir entusiasmo y empatizar con el gobierno, comprender que el entorno y el contexto no le son propicios, y hacer el intento de no ser oposición. Comprender la enfermedad. Para tranquilizar la conciencia se supone que en el corto plazo habrá dólares suficientes para responder a los requerimientos normales del país, se resolverá el déficit comercial, se exportará volúmenes importantes de hierro y de litio y se reordenará la institucionalidad, acabando con el manoseo del órgano judicial.

Sin embargo, a despecho del propósito, justo cuando empezaba el afecto, sale al paso el formato cultural de un comportamiento melindrero, el discurso retorcido modificado a conveniencia, falseando contenidos, irritando la lógica y el sentido común, ratificando que el cinismo destruye el ánimo sereno y el firme deseo de alinearse en favor del poder, tiene malas costumbres, entre ellas salir a desmentir mintiendo, deformando realidades visibles, demostrando su reacción automática de fementida arrogancia, reiterada tantas veces que sus autores no podrán ser de otra manera, con el peligro de contagiar tal patrimonio como parte del "proceso de cambio". Construyen una sociedad de estirpe mediocre, aunque están convencidos que merecen distinciones por su excelencia.

Uno es el problema en sí y otro la gente a cargo, dejando la sensación de que antes que resolver el problema se debe cambiar el pensamiento, y que luego se hará más fácil gestionar la solución, como cuando el médico es inepto para curar la enfermedad y sanar al enfermo, puede cambiar de medicamento, es otra oportuna opción porque ¡el enfermo está poniéndose grave!

*Periodista

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2024
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0