PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 21 de febrero 2024 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaTemas
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Mario Malpartida

Buscando un gobierno eficiente


2023-12-07 - 08:11:50
Este país llamado Bolivia merece un gobierno eficiente, y si es posible eficaz. Toda gestión es criticable y también mejorable, de eso se trata.

Un gobierno que aspire a ser envidiable, trabaje con transparencia enfocado en generar resultados, con funcionarios comprometidos, honestos y motivados. Fortalecer la capacitación de los empleados públicos en todos los niveles, mediante el desarrollo de sus competencias. Revisar a conciencia la estructura de la administración pública para consolidar la excelencia laboral en ministerios, viceministerios, direcciones, secretarías; programas y proyectos, para hacer más con menos (Descarta las adjudicaciones directas). Que conlleve el objetivo de racionalizar el ejercicio del gasto público, aplique la alineación estratégica, con visión táctica, con indicadores, metas y líneas de acción en los diferentes niveles de la gobernanza, así como en las diferentes empresas a su cargo.

Diseñe el presupuesto general del estado (PGE) sin trucos ni trampas, con base al cumplimiento de objetivos estratégicos, con seguimiento efectivo y cuantificable en los niveles operativos, respetando la transparencia en el uso de los recursos, y da cuenta y razón de los resultados a instancias fiscalizadoras: la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) y la Contraloría General, para su revisión auditada,

Un gobierno eficiente es aquel que cumple con sus funciones de manera óptima, buscando el bien común, la justicia, la libertad y la felicidad de sus ciudadanos. Está alineado con los objetivos fundamentales de las regiones: gobernaciones, alcaldías y universidades, y comparte el presupuesto de acuerdo con las necesidades justificadas de estas. Es inclusivo y respeta la diversidad cultural, económica y territorial de la población.
Es participativo y consulta a la ciudadanía –no solo a sus adeptos– sobre las políticas públicas, priorizando sus aspiraciones. Es transparente y rinde cuentas verídicas sobre el uso de los recursos públicos. Es moderno y utiliza la tecnología de la información y comunicación, para mejorar la calidad y eficacia de los servicios públicos.

Es profesional y actualiza a los servidores públicos especializándolos en competencias para su buen desempeño, generando un círculo virtuoso entre el dinero utilizado y el resultado obtenido. Es evaluador y mide el impacto de sus acciones; corrige oportunamente las desviaciones y reconoce los errores.

Para aumentar su eficiencia, aplica una visión que ponga la igualdad en el centro del desarrollo, que impulse la inversión pública y privada en torno a un objetivo ambiental, y la revolución tecnológica, con el fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes, y hacer frente a los desafíos globales.

En un gobierno eficiente crece la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas: justicia, defensoría del pueblo, participación y control social, tribunal constitucional, y sobre todo la Asamblea Legislativa Plurinacional donde reside la representación y la voluntad del pueblo. Promueve la capacidad de actuar en política, y evita que se degrade la democracia, suprime el autoritarismo abusivo simulando un falso control y la aparente sensación de proteger el orden y la paz social, confina el fanatismo ideológico, el propio y el de sus militantes.

En términos resumidos tales son los atributos de un gobierno eficiente, que como están las cosas viene a ser un asunto de “prioridad nacional”, permitiendo además que millones de bolivianos destierren de sus vidas, de una vez por todas, la mediocridad que oscurece la visión de los pueblos, cuyos ideales son hundidos por gobiernos cuyas ideologías se divinizan, donde la arrogancia engreída invalida la iniciativa, demoniza el reclamo y la discrepancia, enerva la aptitud de rechazar la opresión y el dominio prepotente, dejando a los ciudadanos a punto de ser domados. La colectividad debe exigir un gobierno eficiente, sin renunciar a sus derechos.

* Periodista

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2024
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0