PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 28 de enero 2023 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaTemas
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Extrañas Analogías


2023-01-10 - 19:50:38
El enjuiciamiento del Gobernador de Santa Cruz, Luis F. Camacho, apresado en dicha ciudad el día de los Santos Inocentes, nos trajo a la memoria la ordalía del joven líder yungueño, presidente de ADEPCOCA, Franklin Gutiérrez, el año 2018, y su larga permanencia en el penal de San Pedro, acusado de la muerte de un agente antinarcóticos, en una supuesta emboscada a policías en la zona de Los Yungas. Su ilegal permanencia preventiva en dicha cárcel se extendió por más de un año, hasta su liberación, que se produjo dos días después de asumir el poder el Gobierno Transitorio presidido por la Dra. Jeaninne Añez quien, por una extraña coincidencia, sufre actualmente la misma pena que Franklin Gutiérrez.

En dicho conflicto, también fallecieron dos cocaleros por disparos en la cabeza. Hasta la fecha, esas muertes no han sido aclaradas, sin embargo, la versión de “inocencia de los organismos de seguridad” en ese suceso, se sostiene hasta el día de hoy, contrastando con el caso de la muerte del oficial, donde se actuó rápidamente, arrestando, como señalamos, al presidente de ADEPCOCA.

Tal determinación pone nuevamente en evidencia los mecanismos que permiten al oficialismo, a través de la fiscalía, instrumentar todo el aparato de persecución penal, en función de intereses políticos de coyuntura, hecho que concita la plena solidaridad de la ciudadanía con esas víctimas; con sus familias; y con todos los núcleos sociales y departamentales que ellas representan.

Es necesario señalar que Gutiérrez, y la organización que dirigió desde joven, fueron aliados del MAS, sin embargo, como varios otros dirigentes alteños, tomaron distancia tras considerar que “las acciones del Gobierno de Morales, antes de cumplir su compromiso de erradicar la coca excedentaria del Chapare, sólo trató de erradicar la coca de Los Yungas, zona originaria y legal, generando el conflicto que está dividiendo, no solo al “instrumento político”, sino a Bolivia”.

En forma simultánea al caso del Gobernador Camacho, se conoció el escándalo del Gobernador de Potosí, Johnny Mamani, por la firma de un contrato para la compra de 43 ambulancias “reacondicionadas”, mejor dicho, usadas, que nunca llegaron, y otros tres vehículos que incluyen una vagoneta de lujo, que también brilla por su ausencia. Según lo dicho por la aduana, se hizo una importación industrial, a fin de obviar impuestos de ley. Es más, dichos motorizados, a excepción de la vagoneta “fantasma”, permanecen en el Centro de Mantenimiento Policial. Se trata de vehículos Toyota Hilux SR5, que emplean combustible no apto para el país, precisamente, porque se compraron de un “mercado trucho”; (verdaderos elefantes azules).

Dichos negociados millonarios, cometidos con los dineros de un pueblo que no goza de un pasar económico que le permita subvenir los lujosos y aparatosos caprichos de su corrupta autoridad, como el descolonizado “Johnny” Mamani, deben ser objeto de una condena igual o mayor a la que se le está aplicando políticamente a Camacho, no sólo por moral, sino por la obscena similitud que guarda con la mamada del Gato Tito, a quien, hasta se le contrató una Comunicadora Interespecie, de la misma laya que los interculturales, propia de creaciones alienígenas, que nos permitiría saber: dónde se encuentran dichos vehículos, dónde está la plata del tal llamado Johnny, cuándo liberarán a los presos políticos, y todas las bellacadas que nos evocan Extrañas Analogías.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2023
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0