PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 29 de enero 2023 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaTemas
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

País de cárteles


2022-12-26 - 19:45:49
Los cárteles de la droga han invadido Bolivia, el país que las provee de materia prima y la cocaína semielaborada para que sea transformada en la “diosa blanca” y parta hacia el mundo, urbit et orbit.

Un informe del gobierno admite que los cárteles brasileños se empeñan en ingresar al país, pero no los menciona con detalles. El periodismo brasileño sabe que se trata del Primer Comando da Capital, del Terceiro Comando da Capital, del Comando Vermelho y de La Familia.
Y otros cárteles que han surgido en las 560 favelas de Río de Janeiro y las 500 de Sao Paulo.

Algunos de ellos han invadido territorio boliviano para no depender de los imponderables a los que están sometidos los sindicatos de cocaleros bolivianos, que han cometido el peor de los pecados: tienen compromisos políticos.

Para una mafia, el compromiso político es un gasto inútil. Los mafiosos prefieren no financiar partidos políticos porque terminan siendo muy onerosos. Los partidos que dependen de las mafias son como hijos opas, con costos crecientes. En la contabilidad de las mafias el ejemplo boliviano es aleccionador. El partido que se ha acostumbrado a mamar de la teta de las mafias es incorregible. No larga la teta.

Lo que acaba de conocerse es que los disidentes de las FARC de Colombia operan en más de un parque nacional de Bolivia, como el Amboró o el Noel Kempff, donde mataron a un policía la semana pasada.
En el Amboró han hecho tantos progresos que convirtieron una pista clandestina en un virtual aeropuerto internacional, que incluso tiene “duty free” y más de un restaurante.

Estos cárteles, brasileños y colombianos, operan en la conexión de la droga hacia Europa, mediante contactos con mafia italianas.

Y están los cárteles mexicanos, que operan en la conexión que lleva la droga hacia Estados Unidos, para lo que utiliza la ruta Chapare-Venezuela-Cuba, inaugurada por la dupla Morales-Chávez, que llegó a montar un puente aéreo para llevar la droga incluso en aviones militares de ambos países.

El problema de esta conexión es que debe llevar también la droga del norte de Perú, de Colombia y Venezuela a un mercado de consumo en franca depresión.

Los norteamericanos se han acostumbrado a consumir drogas más modernas, como las anfetaminas, que pueden fabricar en sus casas con elementos comprados en las farmacias.

La cocaína es una droga anticuada, obsoleta, y ha sido reemplazada por otras más modernas, que van mejor con la música de ahora.

Son tendencias, son modas. Y, en este caso también, el cliente siempre tiene la razón.

Siglo21bolivia.com

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2023
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0