PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 09 de diciembre 2022 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaEspectáculosTemas
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

El censo, la pieza clave


2022-11-21 - 17:31:38
Cuando aquel 6 de enero de 2006 Evo Morales asumía el mando presidencial, pocos o casi nadie podían imaginarse lo que ocurriría después. No fue una elección más. Fue la elección para el MAS. Control de dos tercios en el Congreso Nacional. Control absoluto del Poder.
Darle todo esto a un dirigente cocalero, cuya trayectoria estuvo signada por la violencia provocadora, fue un tremendo error. El pueblo también se equivoca.

Quince años después, los bolivianos estamos tratando de saber si todo fue una pesadilla o si estamos despiertos y fue una realidad. Tanta agua ha corrido por debajo que es difícil explicar todo de golpe.

Lo cierto es que tuvimos en nuestras manos una riqueza jamás soñada y la vimos esfumarse como ese gas que salió de las entrañas de la tierra y se fue a otros países para generar riqueza. Nos quedamos con las manos vacías y una sensación de haber sido engañados por un destino cruel.

Parece cuento de niños, esos que se crean con el fin de dar una lección de vida. No llegamos para ser inquilinos sino para quedarnos, dijo Morales anunciando la tormenta. Y acto seguido impuso una nueva Constitución, se inventó una nacionalización del gas, planificó y ejecutó la persecución a los dirigentes sociales y políticos adversos, sometió a la justicia para servirle de manera abyecta, corrompió a las FFAA, a la Policía Nacional, expandió la siembra de la coca por todo el territorio nacional y derrochó toda la riqueza que el gas puso en sus manos.

Este resumen trata de explicar por qué nos preguntamos si fue una pesadilla.

Y hasta aquí llegamos. Donde la conducta de la negación convierte la verdad en mentira y al revés. El referéndum que le dijo No a su reelección fue una violación a sus derechos humanos, el fraude que ejecutó en defensa de sus derechos humanos inventados, fue golpe de Estado, el hijo que tuvo nunca existió, la corrupción de su gobierno un invento de la derecha neoliberal y la protección al narcotráfico la guerra sucia del imperio en su contra.

Con estos antecedentes, el censo de población y vivienda, que debía ser un mero acto administrativo, se convirtió en la lanza de lucha contra la mentira organizada. La cuantificación de la población el año 2012 no fue realizada con probidad. Los datos censales se usaron para inventarse poblaciones rurales con mayor numero de habitantes, que le dieron control del parlamento por la forma en que se decidió la distribución de escaños y les restó recursos económicos a los departamentos con mayor población.

La demanda cruceña de censo el 2023 no fue un pedido insulso, no fue buscar un pretexto para crear un problema, fue un acto de rebeldía ante el engaño y la mentira, de hacer política en base al fraude. Y de exigir los derechos otorgados por ley. Esto es lo que no se entiende a nivel nacional. Santa Cruz tiene 29 días paradas sus actividades privadas. Pidió a todos su apoyo.

No obtuvo el respaldo solicitado. Están solos. Pero tienen la verdad. En estos días de paro pudo obligar al gobierno a develar sus mentiras, sus engaños, sus actos de barbarie social, la violencia fratricida desde la policía a su pueblo, en fin, todo lo que hacen los tiranos cuando ven amenazado el poder que mal detentan.

Tuvo que suceder en algún momento el choque de trenes. De esas dos visiones nacionales distintas, entre el modelo productivo, social y comunitario del MAS y el modelo productivo, liberal y creador de Santa Cruz. Ahí está el meollo de todo.

El censo es una pieza del rompecabezas, porque aclara la figura, y no le conviene al gobierno que suceda. El MAS enraizado en la ideología castro chavista quiere hacer del Estado el todo. Santa Cruz quiere liberar sus fuerzas productivas de las garras el Estado. El MAS quiere someter al pueblo a sus caprichos comunistas y Santa Cruz quiere libertad y progreso. El MAS quiere el control total del territorio para expandir el narcotráfico al que se debe, Santa Cruz quiere sanear eso.

La fecha del censo no es entonces algo superfluo, sin sentido, como quiere hacer ver el gobierno. Es la clave que en pocos meses destapará las verdaderas intenciones de una organización criminal que bajo la forma de organización política ha tomado el gobierno de Bolivia.

SANTA CRUZ VIVE, LA LUCHA SIGUE!!

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0