PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 24 de septiembre 2022 Contacto
InicioPortadaActualidadEspecialesBoliviaEspectáculosHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

El modelo del presidente arde


2022-09-22 - 19:57:30
El presidente Arce está tratando de inflar la pelota con más aire del que soporta. Eso tiene un final, explotará. Y así como la materia responde a leyes físicas, la economía tiene sus propias leyes y en ambos casos se cumplen inexorablemente.

¿Hasta cuanto y hasta donde puede un gobierno gastar sin tener los ingresos suficientes para ello? Hay indicadores. Cuando se relaciona el gasto con el PIB, se tiene un porcentaje que nos enseña cuanto está gastando el gobierno en relación con la producción de bienes y servicios que genera la economía. En otras palabras, cuanto dinero se inyecta a la economía que aumenta la demanda de bienes y servicios con relación a la capacidad de la oferta para producirlos.

Si hay mas dinero para demandar y la oferta es menor para atender esa demanda, los precios suben. ¿Y como es que eso no sucede en la economía boliviana?

Porque la producción de bienes y servicios nacionales es tan pequeña y la importación ilegal de los mismos es tan grande, sucede que, al aumentar la cantidad de dinero, aumenta la demanda de dólares que van a fomentar esa importación ilegal, lo que hace que los precios se mantengan.

El gobierno gasta, ese gasto fomenta el contrabando, el contrabando demanda dólares e importa. Los precios se mantienen relativamente estables y nadie se queja. Pero la oferta de divisas no es ilimitada, y para atender este circuito están las reservas internacionales, que van disminuyendo aceleradamente. Son las reservas entonces las que marcan la pauta del hasta donde se puede continuar inflando el gasto.

Cuando la cantidad de divisas sea insuficiente y la demanda de dólares en la economía no pueda ser atendida para importar legal o ilegalmente, será el momento en el que la oferta de bienes comenzara a disminuir y los precios a subir.

Es cuando la pelota que está inflando el gobierno a llegado a su límite.

Y ese límite se acerca. Es la advertencia que estamos haciendo los economistas. Paren el gasto, ajusten la burocracia estatal, cierren las empresas publicas deficitarias, vayan disminuyendo las subvenciones a los carburantes, abran la economía a la inversión privada, denle facilidades, sostengan un comercio exterior sin trabas, canalicen el crédito al sector productivo, flexibilicen las condiciones laborales, reformen el régimen tributario. Devuelvan al BCB la autonomía institucional.

Todo esto se puede hacer desde ahora. Y será la forma de lograr un aterrizaje suave.

No digan que nadie les advirtió.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0