PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 13 de agosto 2022 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludEspectáculosHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Espectro de la Nacionalización


2022-07-26 - 18:49:03
A raíz de la comunicación del Centro Internacional de Arbitraje de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), obligando a Bolivia a indemnizar con 105 millones de dólares al Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) de España, en su calidad de propietario de la AFP Previsión, por las demoras ocasionadas en la nacionalización del sistema de pensiones, ha vuelto a aparecer ese indómito trasgo comunistoide, que tantos malestares le ha causado a nuestra Patria, en especial, cuando se presenta como una poderosa arma de política populista que, más apunta a timar los bienes ajenos que encuentra a su paso, que a administrar idóneamente las fuentes de producción y trabajo, generadoras de esa riqueza.

De ahí que, a más de medio siglo de haber implementado la nacionalización de las minas, a una empresa nacional, como fue la Patiño Mines, recién nos damos cuenta de la atrabiliaria acción, cuando de oponerse a pagar la indemnización se trataba pues, hasta ese debido punto, jamás los socialistas se habían percatado de que la tan famosa, como patriótica y noble medida, era una simple operación de compra y venta forzosa, donde más temprano que tarde se debía pagar al dueño el costo del bien expropiado, a riesgo de perder los contactos comerciales con el exterior. Caso que se dio en esa ocasión, al tratar de hacernos los vivos, y no querer pagar a Patiño la deuda, sin saber siquiera que 25 años antes, este extraordinario compatriota, hábil en los negocios, ya se había adjudicado las plantas de fundición de Estaño, lo que obligaba a Bolivia a pagar de inmediato.

Dicha sui generis ocurrencia, nos recuerda la insólita, como increíble confesión de Evo Morales en una charla que dio el 12 de julio, en el Instituto Patria en Buenos Aires, donde el ex nacionalizador del sistema de pensiones que hoy nos ocupa, afirmó: “En 2006, los ministros de mi primer gabinete me advirtieron que, si persistía con la idea de nacionalizar, las transnacionales demandarían al país ante el CIADI, al Banco Mundial. Yo no sabía qué era el CIADI. Cuando decían Banco Mundial (respondía): “Por qué debo estar sometido al Banco Mundial, y a un grupo de técnicos juristas digo: Redacte una carta, manden al CIADI, nos estamos retirando y si hay demandas, tienen que estar dentro del territorio nacional, no del Banco Mundial de Estados Unidos.”

Tales revelaciones, valientes y sesudas, provenientes de un ex mandatario de la nación, a más de enorgullecernos, deberían servir como referente para nuestras nuevas generaciones en el desarrollo de sus futuros emprendimientos, como la nacionalización del Chapare que, si bien comprende una región central de nuestra nación, al ser una de las fuentes de producción más rentables de Bolivia, está ocupada actualmente por varias empresas transnacionales de agroquímica, que, bajo una falsa razón social de Cárteles, operan sin pagar ni un solo centavo de impuestos al erario nacional.

Eso sí, muy al estilo político que se nos inoculó durante estos últimos quince años, se deberá prohibir terminantemente el uso de acrónimos, como CIADI, llamados a confundir a la noble clase trabajadora, salvo aquellos de fácil comprensión como: DEA, CIA, FBI, UMOPAR, etc., que tienen relación con nuestra noble empresa; están ligados a nuestro instinto de conservación; y nada tienen que ver con arbitrajes, ni con el antiguo espectro de la nacionalización.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0