PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 30 de junio 2022 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Sincretismo Choquehuanquista


2022-06-07 - 20:57:56
Todo comenzó un 12 de octubre de 1992, cuando al flamante rey de España, Don Juan Carlos I, junto a Felipe González, primer presidente socialista de esa nación, celebraron los quinientos años del descubrimiento de América, fecha que casaba con los tres años de la caída del muro de Berlín que, a su tiempo, dio fin a 79 años de un infructuoso comunismo soviético que gobernó a Rusia y a algunos otros países incautos que aún adoptan esa entelequia para administrarse.

Con el oportunismo que caracteriza a los cabalistas de la política, muy pronto se creó la leyenda del año nuevo aimara, sumando a esos 500 años de invasión, como llamaron al descubrimiento, los 5000 años que el antropólogo Arturo Posnasky le había atribuido a Tiahuanaco y, a estos 5500 años, se les añadiría los que vendrían desde el 1992. De ahí que éste 2022, celebraremos el año 5530.

Obviamente, ese magnífico descubrimiento debería servir como una sólida base para el pachamamismo emergente, y tornarse en un instrumento irrebatible para el resarcimiento de daños y perjuicios por parte del genovés que se atrevió a hollar nuestras tierras. Al menos, existe un justificativo para pintarle la cara de negro.

Dicha debacle del modelo político soviético no fue indiferente a los países que entornaban a la Unión comunista, como Polonia, Letonia, Estonia, Lituania y otros que abandonaron el pacto de Varsovia, para adscribirse inmediatamente a los países “capitalistas” europeos, y a sus organismos más destacados, como la Organización del Tratado del Atlántico Norte, situación que mantienen hasta hoy.

Sin embargo, no corrieron esa misma suerte aquellas naciones de ultramar que pertinazmente se aferraron a la doctrina del fracaso, a través de sus cipayos, como Cuba, que a la sazón ya cumple 63 años de hambre y miseria bajo la monarquía comunista de los Castro y, pese a haber perdido todos los subsidios económicos de la nave nodriza, se dedicó a evangelizar el marxismo en países como Venezuela, de donde absorbieron hasta la última gota de petróleo, Nicaragua y otros países de la región que, aun conociendo la maldad del modelo, decidieron aplicarlo a sabiendas que se les cambiaría las piernas, por un par de muletas.

Ahora bien, siguiendo esta corriente cabalística, a nuestro vicepresidente Choky se le ocurrió otra de sus inefables predicciones al exigir a sus feligreses observar la cuaresma que nos separa de la celebración del año aimara, este próximo 21 de junio, precepto que significa abstenerse durante cuarenta días de comer carne, beber alcohol, tener sexo, y otras variaciones mundanas. Ello nos recuerda al número 40 que aparece en más de cien ocasiones en la Biblia y, para la Iglesia católica, el número de un tiempo de penitencia, marcado por el ayuno. Esta Cuaresma se prolonga durante 6 semanas, desde el fin del carnaval, hasta el Sábado Santo. Como los domingos no se ayuna, el número 40 se obtiene multiplicando esas 6 semanas por los 6 días de la semana, y agregando los 4 días dominicales. Ahí comienza el miércoles de ceniza. Así también se establece una clara muestra de piratería religiosa y un nítido sincretismo choquehuanquista.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0