PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 29 de junio 2022 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

El hilo de la corrupción


2022-05-17 - 20:42:23
Para entender apropiadamente el profundo y arraigado problema de la corrupción en nuestro país, debemos partir que la corrupción es la acción y efecto de corromper y el corromper es alterar o trastrocar la forma de algo, es echar a perder, depravar, dañar, pudrir, es sobornar, pervertir, seducir a alguien con dadivas. Se corrompen las costumbres, los principios, los ideales y, por ende, a las personas que formar parte de esa estructura.

Lamentablemente no es de ayer, es de mucho tiempo atrás en el que la corrupción ha tomado carta de ciudadanía destrozando y estragando conciencias e instituciones y, lo más alarmante, es que esa situación ya no causa asombro y mucho menos estupor en los habitantes de este país que ya no está en formación, por la corrupción ha dejado de hacerlo y procura mantenerse en niveles de ignorancia y mediocridad para que la corrupción siga actuando a sus anchas, sin límites y menos sanciones.

El hilo conductor de la corrupción tiene dos extremos, el que corrompe de un lado y el corrompido del otro y, es obvio, que, si uno de los extremos no existe, el otro tampoco lo hará. La legislación penal en algunos casos ya contempla este tipo de situaciones, por ejemplo, en el cohecho están los dos extremos del hilo de la corrupción, por uno el que soborna y por el otro el que es sobornado; existen muchos matices como el sobornado que es quien exige que el otro lo soborne, pero definitivamente no existiría este mecanismo de corrupción sino uno de los lados del hilo no existiera.

En otras situaciones, la percepción de la gente es que únicamente existe una punta del hilo, el que corrompe y a este debería caer el peso de la ley. En la realidad no es así y me permito señalar dos asuntos públicos recientes entre los muchos
-demasiados diría yo- que cada día somos testigos que ocurren.

En una punta del hilo se encuentran los contrabandistas de carros chutos, que, contra viento y marea, incluso atacando con armas de fuego a la autoridad, ingresan ilegalmente miles de vehículos para su comercialización en el país. En la otra punta de este hilo de la corrupción, se encuentran los miles de propietarios de esos autos chutos, que exigen se los legalice, aun cuando son fruto del delito, pero no les interesa y solo quieren hacer valer sus torcidos derechos que destrozan el mínimo sentido común y de legalidad, llegando a extremos inconcebibles como agruparse en asociaciones para defender esos sus derechos que nacen del delito y las autoridades competentes les otorgan personalidad jurídica, cuando debieron no solo haber rechazado esas solicitudes, sino más bien, en aplicación de la ley, incautado los ilegales vehículos productos del primer extremo del hilo de la corrupción.

Dentro del mismo tema de los autos chutos, se presentaron situaciones, obviamente ilegales, que muchos efectivos de la fuerza del orden tienen en su poder autos chutos, a los cuales nunca se les va a pedir documentos, como a cualquier simple vecino que circula con su vehículo. La máxima autoridad de esa institución, con alarde incomprensible declara que aquellos oficiales de la fuerza del orden que tengan autos chutos, van a perder un año de antigüedad. Esta inédita situación, nos muestra dos puntas del hilo de la corrupción, en un extremo está que la máxima autoridad de la fuerza llamada por ley a imponer el orden, reconoce que miembros de su institución tienen autos chutos, es decir ilegales y los toma como una cosa normal y los acepta, y, en el otro extremo del hilo de la corrupción, están aquellos efectivos de la fuerza del orden que tienen y manejan y disfrutan de autos chutos, es decir de autos ilegales.

Así, podríamos seguir en una muy larga letanía de los extremos del hilo de la corrupción y que se tome conciencia de una vez por todos, por lo menos la gente consciente que todavía se avergüenza con la corrupción, para denunciar situaciones que rayan en lo increíble y buscar por los medios que se puedan que no aumente uno de los extremos de los hilos de la corrupción.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0