PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 24 de mayo 2022 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

Vergüenza militar


2022-01-21 - 13:44:09
En 1974, el dictador Hugo Banzer ordenó la expulsión de 24 oficiales del ejército que habían intentado derrocarlo. Cuando finalmente fue derrocado en 1978, por su propio pupilo, esos oficiales retornaron a las FFAA. Entre ellos estaba el ahora general Gary Prado Salmón.

Cincuenta años después, un Alto Mando militar impuesto por el cocalero Morales, y que incluye a uno de sus más obsecuentes seguidores, ha ordenado excluir de los ascensos a tres promociones de las FFAA y degradar a cinco generales.

Nadie ha explicado el motivo de estos castigos, pero el coronel Jorge Santiesteban ha revelado que esas promociones y esos generales se habían opuesto, en noviembre de 2019, a una farsa por la cual el comandante Williams Kalimán debía tomar el poder y luego, de inmediato, entregárselo al cocalero Morales proclamándolo ganador de las elecciones.

Kalimán consultó con los oficiales, y fue en ese momento en que tres promociones del ejército y cinco generales dijeron que no iban a sumarse a esa farsa.

El cocalero había urdido esa trama para evitar una segunda vuelta. Fue cuando decidió escapar. Escapó de la posibilidad de una segunda vuelta
porque estaba seguro de que una derrota muy abultada sería el final de su carrera política.

Luego, ya en México, comprendió que su fuga había marcado, de todos modos, el final de su carrera política. Ése había sido el error de su vida. Su cobardía le había llevado a la derrota definitiva. Entendió que nunca más volvería a ser dictador.

Lo demás es conocido. Decidió negar haber renunciado y afirmó que fue víctima de un golpe. Para ello contó con la solidaridad de las autocracias de la región. Le hicieron el coro. Había renunciado públicamente y luego había huido pero decidió vender el relato de que fue víctima de un golpe.

Y decidió vengarse. Recordó que había tenido muchos militares que sirvieron en el Chapare y le juraron lealtad eterna. Acudió a ellos para armar la venganza.

Y también recordó que cuenta con fiscales y jueces que reciben sobresueldos del Cártel del Chapare. El esquema de venganza estaba armado.

Para conseguir que el senado apruebe las sanciones ordenadas por el cocalero, los masistas esperaron que los opositores cometan el error de dejarlos con dos tercios de los votos. Y eso se dio.

Todos los militares sancionados deberán recuperar sus derechos cuando haya terminado la dictadura del MAS. Los generales degradados recuperarán sus rangos… Si los generales ascendidos en medio de la patraña serán o no sancionados, dependerá de la firmeza con que los militares recuperen la dignidad y liberen a su institución de la vergüenza actual.

Siglo21bolivia.com

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0