PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 26 de enero 2022 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

La pólvora y la mecha


2022-01-09 - 12:15:11
Todo parece demostrar que en Bolivia las condiciones para ingresar a una crisis política, económica y social están dadas. Esta predicción no es gratuita, se basa en observaciones serias que se ha realizado en investigaciones que nos avisan, de un contexto social en el que las capas medias bajas tienen una expectativa positiva en la mejoría de su economía, las capas altas miran con preocupación el futuro inmediato junto con las capas medias altas.

La sensibilidad social en este caso nos está avisando que hay una polarización de expectativas que se explican por el grado de conocimiento y formación personal que se tiene: a mayor formación y/o comprensión de la realidad mayor preocupación por la manera en que, el gobierno, está aplicando sus políticas, a menor formación personal, mayor confianza en el gobierno y sus políticas. La creencia de que los tiempos anteriores volverán sólo porque el MAS es gobierno se extiende en estas capas que confirman su apoyo social.

Esto alimenta directamente el comportamiento de Evo Morales y su decisión. como "caudillo" de retornar al Gobierno. En su consabida forma de ser, oferta el sueño del retorno al dinero fácil, los bonos sociales, la creación de empleos y el gasto sin límites. Usa la palabra pueblo, para diferenciar a los pobres de los ricos, a los indios de los criollos mestizos y a la izquierda de la derecha. Divide y confronta. Evo Morales es un ser grande y pesado que se mueve en una habitación, donde ocasiona desorden, desastres y malestar. En resumen, convierte todo en inestabilidad permanente.

Si a esto agregamos la situación económica que ejecuta el gobierno del señor Arce, caemos en cuenta de que todo va camino en la misma dirección. Un Presupuesto Nacional, donde se confisca el esfuerzo de los sectores productivos mediante una elevación impositiva que los debilitará, con el fin de solventar el gasto en sueldos de la burocracia oficial, obras baratas de contenido político y sustento de empresas públicas ineficientes y deficitarias, por un parte, y por otra, endeudamiento interno con el Banco Central, con organismos internacionales (si logra convencerlos) y, dilapidación de las reservas internacionales con el fin de financiar el gasto descrito.

De esta manera se logra "hacer creer" a esas capas medias bajas que sus expectativas son ciertas. Que el gobierno se preocupa por el "pueblo" y que está quitando a los ricos (empresarios) para distribuir esa riqueza a los pobres (pueblo).

Hay pues motivo para preocuparse. Porque la errada política económica junto con las expectativas populares, van a colisionar en algún momento. Es previsible que el gobierno, así cómo ha culpado al proceso de transición constitucional, de todos los males posibles, diga que el fracaso de su política se deba a la confabulación de la derecha golpista. Y para tener esta carta a mano, están ejecutando una persecución dura a la oposición política cruceña y a los lideres de movimientos cívicos, así como en menor medida a la oposición funcional que les conviene tenerla únicamente limitada en su accionar.

Tenemos entonces, la pólvora y la mecha listas. Falta la chispa que las encienda. Y eso ocurrirá cuando el dinero fácil se acabe y Evo decida lanzar su retorno anticipado.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0