PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 29 de enero 2022 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Ahora Sí, ¡Vale un Potosí!


2021-12-18 - 09:52:26
Cada vez se hace más evidente el retroceso social, cultural y político que venimos sufriendo por el afán de algunos populistas que, en una fantasiosa narrativa, apologizan un pasado precolonial, quimérico y utópico, como las culturas Inca o Tiahuanacota, para simbolizar los regímenes autocráticos y comunistoides que actualmente detentan en nuestro continente; pretendiendo impresionar a las naciones del primer mundo, que aún son aquellas que desembarcaron en nuestras costas hace más de quinientos años y, hace doscientos años, fueron las creadoras de esas esas teorías socialistas que jamás funcionaron.

Para afirmar esta teoría, comenzamos suponiendo cuál habría sido la reacción de Hernán Cortés al desembarcar en costas veracruzanas, y en lugar del señor Moctezuma, enjaezado con tiara y narigueras de oro y piedras preciosas, hubiera sido recibido por el jefe de los mexicas, un anciano llamado AMLO que, lo poco que podía recordar se lo trasmitía en pretérito imperfecto.

De la misma manera embarazosa habría sido la sorpresa de Francisco Pizarro, al entrevistarse con el jefe Inca, enfundado en un uniforme de botones de hotel y con un inexplicable sombrero de paja, más alto que él. Un acontecimiento muy distinto al que en los hechos sucedió, cuando Atahuallpa le ofreció una cena de acogida donde, mientras él bebía chicha del cráneo de un prisionero ejecutado, brindó con el futuro conquistador y los españoles que lo acompañaban el mismo licor, pero en copas de oro.

Con esos pequeños anecdotarios hemos querido señalar la magnificencia en la que vivían los antiguos soberanos de estas tierras, a tiempo de la llegada de los llamados conquistadores, a quienes habían recibido enjaezados con hermosas tiaras de oro, piedras preciosas y muchos productos y adelantos médicos que perduran hasta hoy empero, es también útil preguntarse, ¿cuál es la razón para que después de medio milenio, esos conquistadores sigan disfrutando del primer mundo y nosotros continuemos llorando nuestra suerte, en menores condiciones que en el incario?

Algunos ignaros que todavía se sientan en la mesa de administración de nuestros países optan por la fácil e indecente solución de cobrar una deuda milenaria, solución que sonrojaría a los jefes Aztecas, Incas o Mayas, que, en medio de sus lujos, creían en el trabajo y la riqueza a través de éste.

En la actualidad, algo similar está aconteciendo con el hermano departamento de Potosí, cuando se trata de revivir un contrato leonino sobre la explotación del Litio, fórmula que dio al traste con el gobierno de Morales, cuando un 4 de noviembre de 2019, ante la férrea oposición potosina se vio en la obligación de abrogar dicha norma, razón que decretó finalmente su caída.

Esa clave parasitaria de gobernar y vivir, que nos viene empaquetada desde Cuba, México y Venezuela, será muy difícil que logre éxito en pueblos que han aprendido la fórmula de ganar dinero trabajando y sin necesidad de colonizar o sojuzgar a aquellos que dieron y siguen dando sus riquezas desinteresadamente. Ahora es tiempo de hacerlo. Ahora sí, ¡Vale un Potosí!

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2022
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0