PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 05 de diciembre 2021 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

Hasta la victoria siempre!


2021-11-11 - 08:20:00
El pasado 7 de Noviembre, la población nicaragüense nos dio, nuevamente, una lección de madurez democrática, de amor a su patria y de confianza en su revolución. El comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo recibieron, en forma de voto, el apoyo del pueblo nicaragüense que, al acudir masivamente a las urnas y votar por el FSLN, no sólo les está diciendo: adelante compañeros, confiamos en ustedes para gobernar nuestra patria soberana, sino que dieron al traste con los planes del imperio del norte para alejar al FSLN de la conducción de los destinos de Nicaragua.

Más de cuatro millones de votantes hicieron del domingo pasado, una fiesta democrática. No fueron a votar bajo coerción ni amenazas, estuvieron firmes en los asientos electorales porque saben que la democracia que hoy viven, la libertad y desarrollo que beneficia al pueblo en su conjunto, es fruto de muchos años de lucha, de dejar la vida en los combates; el triunfo del FSLN en 1979, está reflejado en el triunfo de la verdad en 2018, cuando quisieron hacer el teatrito de 'gobierno autoritario y asesino', cuando los asesinos eran sicarios locales pagados por intereses transnacionales con el fin de desestabilizar al gobierno y traer incertidumbre al pueblo. Ese triunfo que a muchos incomoda, no tiene marcha atrás; el pueblo sabe qué es vivir con el somosismo y cómo se conquistó la verdadera democracia.

No es tan fácil confundir a un pueblo que conoce la diferencia entre pseudo democracia y democracia con paz y libertad; por esta razón, la gesta democrática nicaragüense nos enseña que se lucha sin perder la alegría de vivir, se ofrenda la vida por el bien común, sin perder de vista la pasión por una vida digna para todos; parafraseando al comandante Ortega: “el pueblo nicaragüense vota por la paz, no por la guerra”, porque estos son tiempos de construir el futuro en otro ámbito, ya no en las trincheras, sino en las urnas.

El FSLN es parte viva de esa gesta, supo posicionarse al lado de su pueblo, es parte de su historia, de ese tejido humano que quiere mejores días para todos, no sólo para unos cuantos. Es por esta razón, entre tantas otras, que es reconocido y valorado, es por esto que gobernó y continuará gobernando; es que sabe leer a su pueblo y es sostenido por éste.

Nicaragua definió su forma de elegir, de vivir, de organizarse, no necesita copiar recetas extranjeras ni tampoco necesita su aprobación, duela a quien le duela.

La participación con paz y en libertad, no es algo que mágicamente sucedió, así sin más ni menos, es este un proceso que requiere de mucha voluntad política por parte del gobierno y madurez política por parte del pueblo. En Nicaragua, ambas condiciones están dadas y, con la victoria del FSLN se asegura que este camino no sea truncado.

Pensar en el FSLN sin el comandante Daniel Ortega, es realmente una tarea difícil y querer visualizar a un Daniel Ortega sin el FSLN también lo es, podría decir que son dos caras de la misma moneda; algo similar ocurre con la compañera Rosario Murillo, actual y futura vicepresidenta, compañera de fórmula y de vida del hermano Daniel Ortega.

También militante del FSLN, pero menos visible que el, desde que llegó a la vicepresidencia se abocó tanto a la cultura – siendo ella misma una brillante poetisa – como al seguimiento y desarrollo de políticas sociales que engloban salud, educación y cultura, además de preocuparse por el vivir bien de la sociedad nicaragüense; sus intervenciones van desde consolidar espacios de acogida a mujeres víctimas de violencia hasta ocuparse del ornato público para que éste sea amigable a la vista y al entorno. No existe un espacio del tejido social al cual no le brinde atención y tiempo de calidad, buscando siempre soluciones prácticas, posibles y sencillas de ejecutar.

Esta “formula electoral”, ya dio muestras de que juntos son imparables y a eso apostaron los millones de electores que les dieron su voto, porque confían en su compromiso y lealtad a la revolución sandinista, que los encaminará por senderos de crecimiento económico y desarrollo social con la solidaridad como uno de sus principales valores, ya que justamente ésta solidaridad del pueblo nicaragüense fue la que hizo posible la victoria del FSLN y todo su pueblo, es por ella que la democracia, la paz y el desarrollo del pueblo nicaragüense, no se puede medir con la vara que utiliza el imperio del norte, es que ese concepto – solidaridad - no se encuentra en su diccionario político!

Me uno a los festejos de todas las ciudades, pueblos y villas nicaragüenses que en este momento están celebrando la victoria del sandinismo, ¡la victoria de estos dos luchadores y sus acompañantes de fórmula!

Sólo me queda felicitarlos y recordar las palabras de Bertolt Brecht:

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda una vida, esos son los imprescindibles.”

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE
SIEMPRE!!!

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0