PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 05 de diciembre 2021 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Inconcebible manipulación decimonónica


2021-10-31 - 17:17:36
Con estupor la gente pensante está asistiendo estos últimos días a un hecho que nace de un abominable acto delictivo de una violación a una niña de 11 años por un anciano degenerado, que por tener relación familiar cometió el bárbaro crimen que embarazo a esa menor que estaba a su cuidado.

El ordenamiento jurídico boliviano es muy claro tanto en la normativa contenida en el Código Penal como en el sustento y respaldo de una sentencia constitucional, que en caso del tipo criminal que es una violación y que tenga consecuencias con el embarazo de la víctima, se dispone la interrupción del embarazo, precautelando la vida de la víctima, no olvidemos que es una niña, para que siga creciendo y formándose, si bien arrastrando un grave trauma, pero que con el tiempo ira superando.

Acá nos encontramos con una realidad boliviana, de que este tipo de victimas no tienen ayuda ni apoyo para superar esa experiencia traumática de quienes estarían llamados por ley, mostrando la supremacía de la burocracia y su poco interés en cumplir para lo que fueron designados.

En el caso de análisis, la madre (tutora legal) y con el criterio de la niña, decidieron que se produzca la interrupción del embarazo producto de una violación y acogiéndose a lo que las disposiciones legales lo disponen.

A este nivel de la dramática situación, aparecen, cuando no, los medios de comunicación que buscando únicamente el rating de su audiencia, empiezan a revictimizar en cada entrevista, en cada nota, en cada intervención, a la niña que ya sufre por la agresión que tuvo y cada día los medios de comunicación le recuerdan y traen nuevamente esos tremendos momentos vividos, sin que a estos medios de comunicación les interese la salud mental de una pequeña niña de 11 años, a la que ven no como lo que es, una víctima, sino como el objeto principal de la noticia.

No es de extrañarse esta actitud, si vemos como en los canales de televisión se hace cada noche una apología al delito del narcotráfico y a la violencia contra la mujer, en telenovelas donde los héroes son delincuentes que muestran mucha violencia y riqueza y la vida humana no tiene ningún valor.

Por otro lado, aparecen organizaciones sociales y en especial las dependientes de la iglesia católica, que arguyendo conceptos propios de dogmas decimonónicos que ya están siendo superados en muchos países en el mundo y que además, quieran o no, se encuentra ya en entredicho dentro de la misma iglesia, rechazan la posibilidad que la víctima niña de 11 años, aborte, lo que en estos casos especiales está autorizado por ley.

Es loable que esas organizaciones le den hoy apoyo a la niña de 11 años para que pueda finalizar el no querido embarazo y así quedan satisfechas por haber podido evitar el aborto, la pregunta es, donde van a estar esas organizaciones cuando la criatura producto de la violación empiece a crecer y sus necesidades aumenten en un ambiente de muchas restricciones económicas, donde van a estar cuando el niño o niña producto de la violación, tenga 9, 10 u 11 años y no hubiera accedido (como así será) a una educación formal y dentro de un hogar (ahora no lo hay, mañana seguro tampoco) que les respalde y más bien, ojala no ocurra, empiecen a actuar más en la marginalidad social que en el pensamiento religioso.

Habrán tenido una victoria pírrica que les sirva de argumento en los sermones y reuniones sociales, pero en la realidad han creado un problema social cuyos resultados se verán en el futuro.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0