PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 05 de diciembre 2021 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

País periférico


2021-10-20 - 18:14:17
José Ingenieros entre sus muchos y excelentes pensamientos, tiene uno que dice: “Cuando las miserias morales asolan a un país, culpa es de todos los que por falta de cultura y de ideal no han sabido amarlo como patria: de todos los que vivieron de ella sin trabajar para ella”. Conlleva una triste realidad que se aplica a Bolivia desde su creación hasta nuestros días, enrostrándonos que los bolivianos (salvando las excepciones que hubo) teniendo un país con tanta y diversa riqueza natural con la que nació, que en su ubérrima naturaleza tiene minerales, agua, vientos, productos agrícolas y pecuarios, no hemos sido capaces de poder construir un país moderno y con miras al futuro para beneficio de las nuevas generaciones.

Me contaba un amigo que, para instalar una maquinaria, tuvo que invitar a un técnico extranjero que venía de Alemania, y estuvo pocos días en el país. Al terminar su trabajo y después de haber compartido la hospitalidad cruceña, le compartió su precepción de porqué Bolivia era un país subdesarrollado y dijo: en las instituciones, empresas y las actividades que pudo él conocer, es un denominador común que ante cualquier actividad o trámite la respuesta es “vuelva mañana”, a diferencia de los países del primer mundo que dan respuestas y atención inmediatas.

Cada vuelva mañana significa que el país se va quedando y, por el contrario, los demás países sin postergar sus decisiones, trabajos o lo que fuere, cada día avanzan un paso más, ampliándose la brecha del desarrollo entre los que trabajan y producen eficientemente y los que postergan con el vuelva mañana, sin darse cuenta del grave daño que se va produciendo al país.

Desde fines del siglo pasado y parte del inicio de éste, en todos los estudios de tipo económico y del avance de los países, el común calificativo para los países del tercer mundo, por sus propias características se los denominaba países subdesarrollados. Pasado el tiempo y ante las nuevas estadísticas y muestras de los estudios de como habían ido cambiando esos valores, con tristeza podíamos evidenciar, que los países subdesarrollados como nosotros, habían ido mejorando hasta cambiar su calificativo a países en vías de desarrollo, y, sin que sea sorpresa, los posteriores estudios evidenciaban que nosotros ya no seguíamos en el mismo lugar, sino habíamos descendido en el cambio de esos valores estadísticos del avance de los países.

Los organismos internacionales, dentro de esa nueva mentalidad de inclusión, de evitar cualquier tipo de discriminación, de no poner en riesgo algo que molestase a los países, empezaron a evitar los calificativos de países subdesarrollados o países en vías de desarrollo, y nosotros, desde que se tenga recuerdos hemos sido un país en constante vías de subdesarrollo.

Leyendo una columna con criterios siempre acertados de Lupe Cajías, en su columna del 8 de octubre pasado, al referirse al calibre de unas palabras empleadas por un expresidente sobre las declaraciones de la UE, decía que no debería usarse ese léxico, así sea de un país periférico como Bolivia. Reconozco con total hidalguía que mucho tiempo venía buscando el calificativo apropiado al país, que ya no era ni subdesarrollado ni en vías de desarrollo o de repente ya no estábamos ni en el tercer mundo, y entonces si me doy cuenta que Bolivia es un país periférico, vamos andando (no avanzando) en la periferia del mundo y, siendo conscientes de ello, no hacemos nada para romper esa viscosidad de mediocridad que nos mantiene en la periferia del mundo.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0