PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 05 de diciembre 2021 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoHistorias
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Gary A. Rodríguez A.

¡Usted no puede!


2021-10-14 - 21:04:23
El mundo entero pasa por tiempos difíciles, nadie se salva de los durísimos efectos del imprevisible desastre de la pandemia del COVID-19; todos, absolutamente todos los países están afectados y sufren las consecuencias, unos más que otros, en función de las medidas adoptadas durante el 2020 frente a la crisis sanitaria que en mayor o en menor grado, ha derivado en crisis económicas, unas más profundas que otras.

Mucha gente espera recuperar su empleo perdido; otros esperan volver a recuperar sus ingresos que se vieron disminuidos; la esperanza de mejora es general; el vocablo “esperar” tiene que ver con esperanza, ese “estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea” (Real Academia Española); el punto es, cómo generar más empleos, más ingresos y recuperarse de empobrecimiento ocurrido la gestión pasada.

El 2021 es el año de la esperanza de la recuperación, en Bolivia y el mundo entero. Por todas partes los gobiernos se esfuerzan con políticas públicas para reanimar la demanda, fortalecer la oferta y favorecer a sectores vulnerables de la sociedad. Pero, como todo en la vida, los resultados no son homogéneos, algunos países avanzan más rápido que otros porque hacen mejor las cosas, mientras que otros van más lento porque cometen desatinos y hasta provocan convulsiones políticas y sociales, empeorando las cosas.

La virtud de una política pública es que ayude a mejorar a unos, sin perjudicar a otros, para que ganen todos; de no ser así, toda medida, por más buena intención que tenga, acaba siendo insostenible, y prueba de ello es el hecho que varios países en la región latinoamericana tristemente están muy complicados al haber elegido transitar un camino incorrecto.

Me viene entonces a la memoria aquel famoso decálogo del “Ud. no puede” que circula por las redes, atribuyéndolo erróneamente al ex presidente Abraham Lincoln, cuando no había sido él, su autor, sino el Reverendo William John Henry Boetcker (1873-1962), influyente orador y líder religioso alemán que radicó en los EEUU y adquirió la ciudadanía en dicho país; fue él quien acuñó los diez célebres “Ud. no Puede” (Wikipedia.org), que bien harían en meditar y poner en práctica los políticos y los tomadores de decisión por el bien de todos.
A continuación, el decálogo en cuestión: 1) Usted no puede crear prosperidad desalentando el ahorro; 2) Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte; 3) Usted no puede ayudar a los pequeños aplastando a los grandes; 4) Usted no puede ayudar al pobre destruyendo al rico; 5) Usted no puede elevar al asalariado presionando a quien paga el salario; 6) Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana; 7) Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad admitiendo e incitando el odio de clases; 8) Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado; 9) Usted no puede formar el carácter y el valor de un hombre quitándole su independencia, libertad e iniciativa; 10) Usted no puede ayudar a los hombres permanentemente realizando por ellos lo que éstos pueden y deben hacer por sí mismos.

Estas sabias reflexiones por parte de una persona creyente en Dios tienen que ver fuertemente con la defensa del concepto de libertad y de la individualidad/individualismo, al mismo tiempo que con la capacidad que debemos demostrar como personas, de ser responsables, pensar en nosotros, pero también, en ser solidarios con el prójimo.

La política pública debería alentar la realización del individuo, su capacidad de hacer y ser; no confrontar al pobre con el rico ni presionar a quien invierte, arriesga y genera empleo a realizar pagos que hagan peligrar su giro; no gastar más de lo que se tiene; en vez de endeudarse, formalizar la economía para recaudar más y no aumentar la presión sobre los que ya tributan. Haciendo esto, los países crecerían más, por la iniciativa de sus propios habitantes que, buscando un beneficio individual, provocarían una mejor calidad de vida de manera general.

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0