PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 25 de septiembre 2021 Contacto
InicioPortadaTemasEspecialesBoliviaSaludMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

Informe lamentable


2021-08-08 - 20:18:31
Resulta difícil entender a Luis Arce Catacora, aunque lee mucho mejor que su mentor.

La fuga precipitada del cocalero Morales hizo posible que Arce llegara a la presidencia, pero él sigue llorando su partida.

Quizá hubiera deseado seguir siendo ministro de economía del cocalero, que tenía pensado quedarse en la presidencia por lo menos hasta 2036, como Vladimir Putín.

Es probable que prefiriera estar en segundo plano, sobre todo ahora, cuando llegan las facturas del despilfarro que él manejó desde su cómodo puesto de ministro.

Haber destinado, entre 2006 y 2018 un total de 4.000 millones de dólares a propaganda y menos de la mitad a salud, visto desde este momento en que la pandemia mata a miles de bolivianos, es un crimen.

El único párrafo de su discurso en que no habló del “golpe” fue cuando lamentó la muerte de las personas que fueron contagiadas por el virus chino, por falta de vacunas.

Tiene que agradecer que la oposición no le esté pidiendo, todavía, que disponga el pago de indemnizaciones a las familias de todos los muertos causados por la demora de la vacuna rusa. Esas indemnizaciones tendrían que ser por montos superiores a los de las “víctimas” de Senkata porque se trata de persona que murieron cuando no estaban tratando de volar media ciudad de El Alto, sino personas decentes.

En su discurso de este 6 de agosto, el agente del despilfarro tendría que haber explicado cómo es que firmó un contrato con Rusia para recibir una vacunas que no llegan. Y revelar el contenido de la “cláusula de confidencialidad” sobre el precio que pagó por las vacunas que no llegaron. Y después de hacer esa confesión, sobre lo territorio entregados a Rusia, someterse a las leyes y ser juzgado por traición a la patria.

Este personaje que quisiera seguir siendo ministro fue responsable de que el gobierno del cocalero hiciera un desfalco por 4.700 millones de dólares, los “elefantes azules” (como Bulo Bulo y San Buenaventura) sumaron 6.491 millones de dólares, el despilfarro del gasto corriente innecesario sumó 21.350 millones, el sobreprecio de la inversión pública, calculado en 15%, sumó 53.152 millones de dólares, y mucho más todavía.

A pesar de esto, el personaje dice que el gobierno “golpista” gastó 2,3 millones de dólares en “respiradores” y hace un ejercicio inverosímil, quizá diseñado para que lo acepten los menos avispados de sus seguidores, los realmente tocaditos.

Los parlamentarios que lo abuchearon estaban reflejando el sentimiento de casi todos los bolivianos, indignados con la dictadura que aplica Arce por orden del cocalero.

Está manejando una gestión cuyo único propósito es vengar al cocalero castigando a quienes le obligaron a huir como una rata. Y él se contenta atribuyéndose el efecto “rebote” de la economía, que se da en todos los países que debieron dictar cuarentenas en 2020 y que ahora ven cómo retornan las actividades. Él dice creer que todo eso lo provocó en su gestión mientras estaba obsesionado con la venganza.

Es la primera vez que miente en su nombre y no en el del cocalero. Por eso añora ser segundón.

Siglo21bolivia.com

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0