PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 30 de julio 2021 Contacto
InicioPortadaRecientesEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Degustando una Cuba Libre


2021-07-20 - 19:33:07
Ni el absurdo magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moisé, pudo distraer los conmovedores y trágicos acontecimientos que se dieron en Cuba, con unas protestas jamás realizadas, desde hace 62 años, en esa Isla de la tiranía.

Y hacemos énfasis en que,si elselecto servicio de inteligencia cubano no haya podido detectar,o al menos prevenir, semejante asesinato sucedido a escasos 650 kilómetros de distancia de la escena del crimen, fue porque posiblemente éste estuvo planeado para distraer a la opinión mundial de las protestas que se están realizando en esa isla.

En efecto, resulta extraño, sino risible, que toda una casa presidencial, por más modesta que esta sea, no cuente con un cuerpo de seguridad idóneo, o siquiera un can que con sus ladridos a la vecindad advierta, sobre la presencia de una treintena de extraños sicarios que estaban ingresando a la residencia con el fin de perpetrar tan abominable crimen, donde bastaban sólo dos de estos matones para cometerlo, y no, como nos relatan los medios: 28 sicarios colombianos, dos haitianos-norteamericanos y nada más ni menos que 17 balazos contra el cuerpo delgobernante.

De ahí que se infiere, y dimana la sospecha, que lo que se pretendía no era sólo el asesinato de un mandatario que ya había llamado a elecciones para dentro de dos meses, sino el escándalo que este magnicidio ocasionaría y, al mejor estilo del Dr. Joseph Goebels, servirse de él para soterrar las manifestaciones de los últimos días en Cuba, impensables hace apenas dos años, con miles de personas exigiendo públicamente reformas de un régimen que se ha debilitado, al grito de “Patria y vida” “¡Se acabó! ¡Abajo el comunismo!”.

Un pueblo sojuzgado durante sesenta años ya advierte el peligro que, de continuar este régimen, y los hechos que ocurren diariamente en la isla, pueden muy pronto desembocar en un nuevo éxodo de balseros hacia las costas norteamericanas, aún mayores que las que ya se registraron desde el 2017.

Para perfeccionar este sainete, hoy se pretende involucrar hasta a los médicos de la víctima; a personajes que tienen cierta cercanía con los EE.UU. y hasta aquellos que hayan visitado Disney World, y no comulgan con ese socialismo rancio; posiblemente muchos artistas caigan también en la trama, pero más temprano que tarde se sabrá con precisión, que el régimen cubano no estuvo exento de tener una participación directa en este narco atentado.

En su novela Crimen y castigo, Fedor Dostoievski presenta una historia policial construida en base al crimen de una vieja prestamista a manos del estudiante Raskólnikov y el remordimiento de conciencia que a éste lo agobia. Después, Raskólnikov cree ser una especie de superhombre, se compara con Napoleón y busca justificar su accionar con argumentos racionales empero, después de cometer el asesinato, su mala conciencia lo arrastra poco a poco hacia una desesperación agobiante. Sonia, la prostituta virtuosa, lo convencerá finalmente de confesar su culpa y empezar una nueva vida. Esperemos que este paralelismo se dé en la Isla, para estar muy pronto en la Habana degustando una Cuba Libre.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0