PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 27 de julio 2021 Contacto
InicioPortadaRecientesEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Insólitas semejanzas


2021-07-06 - 18:57:54
Los insólitos acontecimientos que acaban de suceder en la población yungueña de Coripata, dejando un lamentable saldo de muertos y heridos y hasta el curioso intercambio de prisioneros, como si del armisticio de una guerra se tratara, nos trajo a la memoria aquel canje que tuvo lugar en el puente Glienicke, sobre el río Havel de Berlín, un 10 de febrero de 1962, entre el espía soviético Coronel Rudolf Abel y el piloto del avión espía norteamericano U2, Francis Gary Powers.

Asimismo, esta pelea entre cocaleros yungueños de(Adepcoca), un acrónimo que significa: Asociación Departamental de Productores de Hoja de Coca vs. otros de(Adepcocain), que pertenecen a la Asociación de Agroquímicos y Creadores de las propiedades que posee esta milagrosa hoja sagrada, nos recuerda a un similar altercado sucedido entre los mismos protagonistas, con el enjuiciamiento del joven líder yungueño, Franclin Gutiérrez el año 2018, y su larga permanencia en el penal de San Pedro, acusado de la muerte de un agente antinarcóticos en una supuesta emboscada a policías en la zona del conflicto.

Su salida de prisión, dos días después de asumir el poder el Gobierno Transitorio, fue muy emotiva, cuando se supo de la muerte de su hijo menor de 2 años, cuando él llevaba tres meses encarcelado, y cuando la televisión mostró en vivo el castillo de juguete que prometió a su hija, para cuando terminara su pesadilla entre rejas.

Resulta imperativo señalar que Gutiérrez, de 35 años, y la organización que dirige desde más joven, fue aliado del MAS pero, como varios dirigentes alteños, tomó distancia tras considerar:“que las acciones del Gobierno de Morales, antes de cumplir su compromiso de erradicar la coca excedentaria del Chapare, durante los 14 años, vino a erradicar a la zona originaria, a la zona legal, y ese es el origen del conflicto que está dividiendo, no solo al “instrumento”, sino a Bolivia”.

Todas esas coincidencias señaladas, nos inducen a pensar que existe un parecido innegable entre la demoniaca pandemia china, que nos asola desde hace más de un año, y las vicisitudes que nos toca vivir hoy, en plena segunda ola masista, al mejor estilo estaliniano.La cárcel se ha convertido en una suerte de Centro de Aislamiento Antivirus para imaginarios opositores, que han bebido la sangre del murciélago derechista, y fueron cómplices de un “supuesto golpe de estado”, como la expresidenta Añez, la exalcaldesa de El Alto, el ex comandante de la Fuerza Aérea Gonzalo Terceros y, así por delante, los exministros, exviceministros, jefes militares y policiales que vayan apareciendo en los sueños paranoides del cocalero.

Como se puede establecer, resulta incontrovertible la similitud existente entre ambas pandemias.La una nacida en la China y que abarca todo el planeta, y esta otra que también se origina en la China, pasa por Rusia, Irán, Corea del Norte, Cuba y los países del Siglo XXI, que van desde México hasta la Argentina, con una estrategia que consiste en detener a la expresidenta, los excomandantes de las FF.AA, y a todos los golpistas asintomáticos, como: Mesa, Quiroga, Camacho, etc.

Según científicos políticos, la mejor vacuna para este tipo de pandemia, y que consiga una perfecta inmunidad de rebaño, es el confinamiento total e indefinido en las casas; la utilización de un bozal que reprima la difusión de críticas contra el gobierno, y que suelen generar altas tasas de contagio; lavarse las manos, como hacen las autoridades, ante cualquier acto de corrupción, o conato de injusticia. De esta forma derrotaremos la peste china, aunque el remedio guarde insólitas semejanzas con ella.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0