PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 20 de junio 2021 Contacto
InicioPortadaDestacadasEspecialesBoliviaMundoMás leído
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

¿Habrá paz ciudadana?


2021-06-07 - 21:36:28
Se tiene entendido que los partidos se proponen, cuando llegan al gobierno, trabajar por el país; que anteponen los intereses propios en favor del bienestar de la Nación. Este es un ideal que pocas veces es seguido y que predomina, en cambio, el interés personal o de grupo, interesados en su propia prosperidad, así el país se hunda en crisis terribles.

Es cierto que la crisis de la pandemia del Covid-19, está presente y que viene por olas. Estamos en la tercera ola de la enfermedad y aumentan diariamente las víctimas. Es el desastre sanitario mundial más severo de los últimos cien años. Si esto se comprende, la primera obligación de un gobierno es dar la mayor prioridad al esfuerzo de conjurar esta plaga que afecta a todos: miembros de cualquier secta, partido o clase social.

Sin embargo, las noticias son deprimentes. Los mayores esfuerzos están en perseguir y enjuiciar a los opositores, especialmente a los que integraron el gobierno –que fue constitucional– de la señora Jeanine Añez. Esto no significa que hay que dejar de perseguir delincuentes –que los hay– pero lo que más importa en esta emergencia es trabajar por la salud del pueblo, tan abandonada por catorce años.

Reafirmando: actualmente los esfuerzos no se concentran en la lucha contra la pandemia, sino en la revancha por las pérdidas en las elecciones subnacionales. Hay acciones para dificultar la administración de las Gobernaciones y Municipios, regidos por sectores de la oposición que son permanentemente acusados de cualquier delito o falta, por supuesto imaginarios y, para ello, se usa uno de los instrumentos más sensibles: el económico pues se retienen fondos para el funcionamiento de las entidades regionales.

Se habla mucho de pacificar el país. Pero la prédica de venganza es constante contra todo aquel que sea opositor. Es más: se embate contra la Iglesia Católica porque busca la paz y la concordia.

Por otra parte, conspiran también contra la unión de los bolivianos, los nombramientos para desempeñar cargos públicos –en los diplomáticos sucede lo mismo– que se hacen con estricta comprobación de que se es partidario del gobierno, cualquiera sea su especialidad o formación.

Lo que ahora es usual, es que se siguen las pautas que se señalan en las reuniones del Grupo de Puebla, integrado por los dirigentes populistas de nuestra región. En realidad, la bravata de uno de los venezolanos chavistas de que se cierne la brisa bolivariana en el continente, parece una realidad. El gobierno argentino ya ha asumido la posición chavista y se ha retirado del Grupo de Lima. Estas son muestras de una radicalización del kirchnerismo. En Chile, la izquierda, alentada por el populismo, ha ganado en las elecciones para elegir constituyentes.

¿Será este el tiempo en que los que ahora gobiernan el país reflexionen y comiencen verdaderamente a trabajar por toda la Nación, sin revanchismo ni exclusivismos? De otra manera, el enfrentamiento y el caos pueden ser las alternativas en este tiempo de sufrimiento de una tremenda pandemia y de avance populista.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2021
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0